Espectáculo de Sixers y Celtics en Londres

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Los Sixers no pudieron seguir con la racha triunfal de 2018 y cayeron en Londres ante los Celtics (103-114), en un partido lleno de jugadas espectaculares y que hizo las delicias de los fans de la NBA, de toda Europa, que se dieron cita en el O2 Arena, de la capital británica.

Una vez más los Sixers cayeron, tras tener una ventaja de 22 puntos, cuando nos encontrábamos en el segundo cuarto, pero al final la maldición se volvió a cumplir, la ventaja desapareció y el partido se perdió.

El primer cuarto cayó del lado de los Sixers, con un comienzo de partido que muy igualado, pero en el que los Sixers estuvieron más acercados. Muy cerca estuvo el partido de ver la igualada en el final de primer cuarto, con un 23-21, los Sixers tuvieron un par de acciones acertadas, que le permitieron acabar con cinco puntos de ventaja, en los primeros doce minutos de juego.

Quizás una de las claves de este inicio de partido, fue que J.J. Redick estivo muy acerado de cara al aro, un acierto que continuó en la reanudación y que le llevó a anotar 16 puntos, cuando ni siquiera se había llegado al ecuador del segundo periodo, momento en el que los Sixers tenían controlado y mucho el partido, con ventajas superiores a los 20 puntos (49-27, a falta de algo más de seis minutos para el final de la primera parte).

En ese punto de inflexión, ninguno de los dos equipos bajaron la intensidad en el partido, pero sin conseguir los Celtics encontrar el camino para la remontada, mientras que por el bando de Philadelphia, podíamos disfrutar de un gran Ben Simmons, que jugó muy bien sus bazas de creación de juego, para estar con doce puntos, en a falta de tres minutos para el descanso y llevar a los Sixers a mantenerse lejos de los Celtics (54-37 a falta de 3:03 para el final del segundo cuarto).

Eran momentos en los que los Celtics tenían que apretar los dientes, ya que no podían permitirse el lujo de tener el partido tan cuesta arriba, llegado el descanso y lograron su propósito. En los últimos tres minutos de partido, en la primera parte, los Sixers tan solo pudieron anotar tres puntos, mientras que los Celtics llegaron a anotar 11 puntos, para dejar el marcador al descanso en un momentáneo 57-48.

Los mejores del partido en esos momentos eran Jaylen Brown para los Celtics, con 14 puntos anotados (5-7 en tiros de campo) y Kyrie Irving con 11 puntos anotados (4-14 en tiros de campo). Para los Sixers los mejores fueron sin lugar a dudas J.J. Redick y sus 18 puntos (6-8 en tiros de campo) y Ben Simmons con 12 puntos (6-9 en tiros de campo).

En la reanudación, los Sixers tuvieron que pedir tiempo muerto, nada más empezar, por culpa de un triple de Jason Tatum, que colocaba a los Sixers a tan solo seis puntos (57-51) y hacia aflorar los fantasmas de ventajas desperdiciadas, y que terminaban en derrota para los Sixers.

Una tímida reacción de los Sixers le llevó a dominar el partido de nuevo con ventajas superiores a los 10 puntos, pero los Celtics llevaban la iniciativa del partido y llegaron a ponerse a tan solo un punto y con posesión (66-65), casi en el ecuador del tercer cuarto y a controlar el partido por 68-69, con seis minutos por jugar, en el tercer parcial. Otra ventaja perdida y partido nuevo, con mucho por jugar todavía.

En ese arranque de partido nuevo, los Celtics insistieron en machacar a los Sixers y con 4:29 para el final del cuarto, la ventaja había aumentado hasta el 68-74, que lucía el marcador en

ese momento, quedando esa misma ventaja al final del cuarto (79-85) y un panorama incierto para los Sixers que habían disfrutado de hasta 22 puntos de ventaja, en un momento del partido, que parecía lejano, cuando se estaba en disposición de comenzar el último cuarto.

El comienzo del último cuarto siguió las pautas de lo vivido en el tercer periodo y los Celtics alcanzaron su máxima ventaja con 9:40 para el final, cuando lograron ponerse con nueve puntos de ventaja (83-92). Una ventaja que no paró de crecer y que llegó hasta los 14 puntos, cuando quedaban tan solo 6 minutos para el final. Finalmente los Celtics terminaron imponiéndose por , no dejando opción a los Sixers en los últimos minutos.

Los mejores del partido fueron Kyrie Irving por los Celtics, que terminó anotando 20 puntos, destacando también Marcus Morris con 19 puntos., Jaylen Brown con 21 puntos y Jason Tatum con 16 puntos.

Por parte de los Sixers destacaron los 22 puntos que anotó J.J. Redick (7-12 en tiros de campo y 5-9 en triples), los 16 puntos que anotó Ben Simmons (8-12 en tiros de campo), los 15 puntos de Joel Embidd (6-17 en tiros de campo) y los 14 puntos de Dario Saric (4-11 en tiros de campo), además de los 12 puntos de T.J. McConnell (el mejor del banquillo de los Sixers, con un 7-12 en tiros de campo).

Londres 2018 ya queda para los libros de historia de la NBA y ahora toca pensar en el partido frente a los Raptors en Philadelphia, la semana que viene.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol