Boston Celtics v Philadelphia 76ers - Game Four
ORLANDO, FL - AUGUST 23: Marcus Smart #36 of the Boston Celtics and Tobias Harris #12 of the Philadelphia 76ers hug after a game during Round One, Game Three of the NBA Playoffs on August 23, 2020 at the The Field House at ESPN Wide World Of Sports Complex in Orlando, Florida.
Jesse D. Garrabrant/NBAE via Getty Images

Amarga Despedida de la Temporada

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Los Sixers han dicho adiós a la temporada de un modo amargo. Quizás del peor modo que se podría haber dicho, en este año tan aciago para todos. Ingresó en la burbuja con la plaza para los playoffs asegurada y no subió ni bajó de la sexta plaza que tenía cuando viajó para Orlando.

Eso le obligó a verse las caras con un vejo “amigo”… los Celtics de Boston. Pero los verdes nunca habían logrado barrer a Philadelphia, hasta ahora. Con la derrota por 110-106, se confirma la debacle de estos Sixers, que han empeorado los resultados obtenidos en las dos anteriores campañas y que se tendrán que enfrentar al duro examen de offseason, para ver como se enfoca de una manera sólida y acertada, la próxima temporada.

Los Sixers estuvieron aguerridos en el juego, con la motivación de caer barridos en la serie, aguantando el tipo y con el marcador igualado, hasta que llegó un momento clave, que afortunadamente no pasó a mayores.

Tobias Harris puso el corazón en un vilo de todos los aficionados, con una mala caída, que dio con su cabeza contra el parquet y le mantuvo en el suelo varios instantes que se convirtieron en eternos. Un gran susto, que se quedó en eso, ya que a parte de una laceración en la parte de su ojo izquierdo, no hubo conmoción cerebral, e incluso pudo llegar a regresar al juego. Pero los Sixers en ese momento perdieron comba y los Celtics aprovecharon el desconcierto de Philadelphia para abrir una brecha en el marcador, que resultaría decisiva.

El parcial de 0-12 favorable a los verdes, fue una losa demasiado pesada para los Sixers, a pesar de tratar de dar batalla en el último cuarto, donde Philly logró un parcial de 29-21, pero se quedaron cortos y finalmente los Celtics se alzaron con la victoria por cuatro puntos de diferencia y con un global de 4-0 en la serie.

Para los Celtics, quienes más destacaron fueron Kemba Walker, que anotó 32 puntos, mientras que Jayson Tatum añadió 28 unidades y tuvo 15 rebotes, un récord de su carrera en la postemporada, para Boston.

Por su parte, Joel Embiid volvió a ser el jugador decisivo para los Sixers, logrando de nuevo alcanzar la treintena de puntos anotados, con un 8-18 en tiros de campo (1-5 en triples) y 13-18 en tiros libres, además de sumar 10 rebotes a su estadística.

En esta ocasión sí hubo un compañero que logró alcanzar la veintena de puntos. Ese fue el combatido Harris, que a pesar del golpe y el corte en su zona del ojo izquierdo, regresó al duelo en el último periodo para luchar con sus compañeros hasta el final y terminar acumulando un total de 20 puntos, con un 7-12 en tiros de campo, con 5 rebotes y 2 asistencias.

Del resto de titulares, destacar los 14 puntos que anotaron tanto Shake Milton (5-11 en tiros de campo), como Josh Richardson (2-10 en tiros de campo y 8-9 en tiros libres), así como los 12 puntos anotados por Al Horford, el cual tuvo un foja de 6-10 en tiros de campo, además de sumar 10 rebotes, logrando un doble-doble para terminar la temporada, como Joel Embiid.

Del banquillo salieron 13 puntos anotados por Alec Burks (6-16 en tiros de campo y 30 minutos en pista) y un único triple protagonizado por Raul Neto. Nada más en ataque que añadir del resto.

Ahora llega la temporada baja y llega el momento de digerir lo ocurrido en este 2020 y planificar con el máximo acierto, como afrontar el 2021, para poder el salto de calidad que tanto busca y ansía Philadelphia y que no se ha podido dar este año.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

Tags
NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter