Presentado Por

Kyle Kuzma dejó atrás un mal comienzo y una torcedura de tobillo para rescatar a los Lakers en la segunda mitad.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers se vengan de Denver y continúan de racha en casa

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Un hueso duro de roer.

Esa es la identidad que encontraron los Lakers de Luke Walton con el correr de la temporada, convirtiéndose en un equipo que nunca está lejos de ganar, y que siempre está al asecho de una potencial remontada.

En esta ocasión, empleando una rotación básicamente de seis jugadores – uno de ellos rengueando – y perdiendo por 13 puntos a 2:21 del final del tercer cuarto, los laguneros volvieron a dar la nota.

“En el equipo creen en ellos mismos, y salen y compiten y juegan duro”, explicó su entrenador. “Si haces eso, cosas buenas suceden. No vas a ganar cada noche, pero te das la chance, y es todo lo que puedes pedir”.

Fue así, con una explosión ofensiva de Kyle Kuzma y con aportes puntales de sus titulares – y de Isaiah Thomas en la banca – los de púrpura y dorado se recuperaron una vez más de la adversidad para lograr el que fue el duodécimo triunfo en sus últimos 13 encuentros en STAPLES Center.

“Nos unimos”, resumió Lonzo Ball. “Teníamos que proteger la casa. Encima, habíamos perdido dos partidos ante ellos, y no queríamos que fueran tres. Como dije, nos unimos, el entrenador pidió esos tiempos muertos, nos unimos e hicimos el trabajo”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Los Lakers dispararon 3/18 en el segundo cuarto, y Kuzma se fue al entretiempo con un 1/6 en tiros de cancha tras fallar sus primeros cinco. Lo que vendría en la segunda mitad sería más acorde con el jugador que deleitó a todos al comienzo de la temporada.

El novato encestó 10 de sus últimos 15 intentos, anotando 24 de sus 26 puntos en la segunda mitad para llevar a los Lakers a su victoria No. 31 de la temporada – y complicar las aspiraciones de playoffs de un rival con el que han tenido una buena cuota de roces esta temporada.

Kuzma mezcló pasos europeos con ganchos lujos y gran puntería exterior – 5/11 en triples – y ni siquiera una torcedura de tobillo en la última jugada del tercer cuarto lo desvió de su misión de sepultar a los Nuggets. A su producción también le agregó 13 rebotes.

“Necesitábamos una victoria”, dijo el alero. “Ese es un equipo que está tratando de ir a la postemporada e hicimos un gran trabajo de pelear contra muchas cosas. Logramos frenarlos y prevalecimos”.

Walton alabó la mentalidad de Kuzma en los últimos partidos.

“Creo que su espíritu competitivo fue fantástico toda la noche”, opinó. “No podía meter un tiro en la primera mitad…pero no me importa eso, se trata de él jugando de cierta manera. En los últimos juegos realmente ha hecho un gran trabajo de dar todo lo que tiene en el juego y tratar de hacer las cosas de la manera correcta. Eventualmente, es tan buen anotador que iba a encontrar su ritmo y lo hizo esta noche por nosotros”.

Todos aportaron su granito de arena. Thomas sumó 23 puntos y un par de asistencias desde la banca, colaborando con cuatro triples. El base tuvo 15 de sus unidades en la segunda mitad, yendo de menor a mayor.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Julius Randle, por su parte, fue el barómetro perfecto para el equipo. Él terminó con 26 puntos y 13 rebotes en una noche en la que brilló en el primer cuarto (11 tantos), desapareció en el segundo y tercero, y cerró con otros 11 en el periodo final.

El ala-pivot confirmó su gran momento.

“Tuvimos que ser fuertes al final”, dijo Randle. “Son un equipo realmente talentoso ofensivamente, y mueven la bola y juegan de forma generosa. Tuvimos que enfocarnos y conseguir frenarlos al final”.

Vaya si lo hicieron, ganando el último periodo por 35-21, recuperando recién la ventaja a 7:40 del final con un triple valiosísimo de Ball – su único de la noche en siete intentos.

“Es una de mis cosas favoritas sobre Lonzo, que le gusta la presión del partido”, dijo Walton. “Pero también tuvo ocho asistencias y nueve rebotes, así que eso es crédito suyo y terminó +18 por nosotros…así que el impacta el juego de muchas maneras”.

El entrenador se fue realmente contento con la perseverancia de los suyos.

“Les dije, me encanta la determinación con la que jugamos esta noche, especialmente en el cuarto periodo consiguiendo esas paradas que no habíamos tenido en la dos veces que nos vencieron este año. Nuevamente, se trató de la defensa en el cuarto periodo, y estoy complacido con la manera que los muchachos batallaron y compitieron, y la manera física con la que jugaron”.

Artículos Recientes

Related Content