Presentado Por

Lonzo Ball practicó con normalidad el jueves y haría su regreso ante Dallas Mavericks.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers listos para afrontar el tramo final de la temporada

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – Con las baterías recargadas y el plantel (casi) completo, los Lakers regresaron al trabajo con la mira puesta en un cierre de campaña exitoso.

Tras una sesión de trabajos físicos el miércoles por la noche y una práctica enfocada en lo táctico – con énfasis defensivo – los pupilos de Luke Walton se preparan para recibir a los Dallas Mavericks el viernes por la noche.

Interrogantes sobran, pero a excepción de Channing Frye (descartado para el viernes y la venidera gira de carretera), el pleno del plantel se encuentra físicamente listo para encarar los 25 partidos que le quedan a la temporada 2017-18.

La gran noticia, sin dudas, es el regreso de Lonzo Ball.

El base, quien sufriera un esguince en el ligamento colateral medio de su rodilla izquierda el 13 de enero en Dallas, volvería a la cancha 41 días después – curiosamente ante el mismo rival.

La presencia del oriundo de Chino Hills no está 100 por ciento confirmada, pero se espera que sea de la partida de no suceder nada raro el viernes.

“Si dependiera de mí, jugaría, pero tengo que recibir el alta de ellos”, dijo Ball. “Vendré mañana, les diré como me siento, y veremos…no estoy al 100, pero siento que definitivamente puedo jugar”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Su vuelta causará un efecto dominó, ya que seguramente causará un nuevo cambio en la alineación titular. Walton dijo que considerará varios factores antes de tomar la decisión.

“Nos sentaremos con el cuerpo técnico y hablaremos sobre lo que eso hará en la primera unidad, lo que hará en la segunda unidad, cómo afectará a Brandon (Ingram) y la manera que él está jugando”, enumeró. “Quiénes juegan bien juntos. (Si) Lonzo tendrá una restricción de minutos. ¿Llegaremos más fácil a eso si viene desde la banca o es titular? Todas esas cosas están en juego cuando tomamos ese tipo de decisión”.

Desde el partido del 2 de febrero ante Brooklyn, Josh Hart ha sido el reemplazante de Ball, con Ingram pasando a la conducción, y esa decisión del entrenar benefició a ambos – y por ende al equipo.

En esos siete juegos Ingram promedió 19.6 puntos y 5.7 asistencias (disparando 53.6 por ciento en tiros de cancha y 55.6 en triples), mientras que Hart tuvo registros de 12.3 puntos y 8.0 rebotes, con 58.5 por ciento en tiros de cancha y 53.3 en triples.

Sea cual sea la decisión, Walton afirmó que habrá cierto énfasis en desarrollar a los jóvenes del plantel – aunque también aclaró que algunos ya se han ganado un protagonismo mayor.

“A veces los jugadores jóvenes lo merecen por la manera que están jugando, entonces no es que sea a costa de (los veteranos), porque se lo ganaron”, explicó.

Ganadores de 26 partidos en la temporada 2016-17, los Lakers buscarán superar esa marca de aquí al cierre de la campaña. Sin embargo, Walton señaló algunas metas que van más allá de lo numérico.

“Defensivamente queremos volver adonde estábamos”, aseguró. “Queremos ser un equipo defensivo top 10 en estos últimos 25 juegos”.

Actualmente los Lakers se ubican en la posición No. 13 en eficiencia defensiva, permitiendo 105.6 puntos por cada 100 posesión.

“Queremos jugar al ritmo que lo hemos hecho”, agregó, señalando que el equipo se mantiene en la cima de la NBA con 103.0 posesiones por partido.

“Queremos seguir desarrollando a nuestros jugadores jóvenes”, avisó. “Ellos necesitan seguir jugando, necesitan las repeticiones y necesitan seguir aprendiendo a ganar juegos”.

Artículos Recientes