Presentado Por

Brandon Ingram y los Lakers fueron superados el miércoles en su visita a Orlando.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers sucumben ante la punteria exterior de Orlando

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – “No estábamos comprometidos en marcar a nadie hoy”.

Con esa frase, Luke Walton fue directamente al corazón del problema de los Lakers el miércoles en Orlando, de donde se fueron derrotados por 22 puntos ante el equipo con el peor récord de la NBA.

Los laguneros tuvieron una actuación defensiva para el olvido, permitiéndole a los locales un 54.3 por ciento en tiros de cancha y 56.3 en triples – el mejor registro de un rival esta temporada.

Orlando disparó 9/13 en triples en el tercer cuarto, abriendo de par en par un partido que prometía ser parejo en el complemento. Y es que los angelinos se fueron al descanso apenas abajo por siete puntos, y han demostrado en partidos recientes que son capaces de reaccionar en el complemento.

“Era un partido de siete puntos”, recalcó Walton. “Por más que hayamos jugado pobremente en la primera mitad, arranquemos con esto. Siento que salimos sin energía”.

El Magic tuvo una ráfaga de 7-2 en los primeros 1:43 del tercer cuarto y, tras pedir el tiempo muerto, Walton mandó a la banca a todo el quinteto titular.

“Es la NBA, todos tienen juegos como este”, observó el entrenador. “Pero no vi eso con nuestro grupo hoy. Creí que saldríamos listos a jugar, listos para buscarlo, y creo que lo hicimos al principio, al comenzar el partido. Y ni bien las cosas se pusieron duras para nosotros, siento que las necesidades individuales fueron más importantes que las necesidades del equipo. Esa no es manera de ganar un partido NBA”.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

La segunda mitad fue un concierto ofensivo de los locales que los Lakers no lograron frenar ni desde lo individual ni lo colectivo.

Julius Randle y Jordan Clarkson, al igual que en las últimas semanas, fueron de lo mejor del equipo en ofensiva. Ellos tuvieron 20 puntos cada uno, pero al equipo le costó mucho generar ofensiva.

En total, los Lakers tuvieron la misma cantidad de asistencias que de pérdidas, con 17. El trabajo en los rebotes y en los puntos en la pintura también fue sólido, al igual que el porcentaje en la línea de tiros libres (76.7), pero el vendaval exterior de los locales fue una montaña imposible de escalar.

Los Lakers viajarán ahora a Brooklyn, donde se medirán a los Nets el viernes por la tarde.

Artículos Recientes