Presentado Por

Kyle Kuzma lideró a los Lakers con 31 puntos en otra gran actuación en su temporada de novato.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Unos Lakers diezmados sucumbieron ante los Timberwolves

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Tres ausencias fueron demasiadas.

Los Lakers cayeron el lunes en su duelo navideño ante los Timberwolves en una noche en la que tres de sus titulares – Lonzo Ball, Brandon Ingram y Brook Lopez – estuvieron fuera de la alineación por diversas lesiones.

Los pupilos de Luke Walton batallaron a lo largo de la noche pero extrañaron a tres de sus figuras, particularmente en el costado defensivo.

El esfuerzo fue valedero, y los laguneros llegaron a ponerse en ventaja tras una arremetida de Julius Randle al comienzo del cuarto periodo, pero los visitantes emplearon un parcial de 13-0 para retomar el control del partido y encaminarse hacia la victoria.

El entrenador de los Lakers se fue satisfecho con la garra de sus dirigidos y con las actuaciones individuales de sus dos novatos en cancha – Kyle Kuzma y Josh Hart – pero eso no resultó ser suficiente ante un rival inspirado en ofensiva.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Kuzma volvió a destacar, y cada vez presente más seriamente su candidatura al Novato del Año. El oriundo de Flint (Michigan) terminó con 31 puntos, y es el primer novato de Lakers con tres partidos seguidos de 30+ puntos desde Magic Johnson en la temporada 1979-80.

“El espíritu competitivo de Kuzma es bastante impresionante”, dijo Walton.

Sus marcas se multiplicaron. El ala-pivot tuvo la mayor producción anotadora para un novato en Navidad desde que LeBron James tuviera 34 en 2003, y además sus seis triples igualaron los registros de Ryan Anderson (2011) y Kevin Love (más temprano hoy) en esta simbólica fecha del calendario NBA.

“(Sé) como le gusta competir”, agregó Walton. “Para nosotros y la manera que queremos jugar, queremos que le llegue orgánicamente, y no cantarle jugadas (siempre). Que lo tenga dentro del flujo de cómo estamos jugando y cómo estamos impulsando la bola. Creo que ha hecho un gran trabajo, recientemente dando pasos (adelante) en esa área”.

Kuzma también es el novato de Lakers con más puntos en la historia del juego navideño, superando los 19 de Rudy LaRusso en 1959 y los 16 de D’Angelo Russell en 2015.

En total, sus 31 puntos fueron la séptima mejor marca en la historia de los juegos navideños, por detrás de las conseguidas por leyendas como Wilt Chamberlain, Walt Bellamy, James, Bill Cartwright, Patrick Ewing y Oscar Robertson.

Kuzma es el único que no está sorprendido con lo que está logrando.

“Trabajo duro y siento que debería estar haciendo esto”, avisó. “Así que no es un sentimiento tipo sorpresa, pero definitivamente es lindo alcanzar marcas y todo eso”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

A la postre eso no sería suficiente, ya que los visitantes dispararon 58.3 por ciento en tiros de cancha – la marca más alta permitida por los Lakers esta temporada.

Walton recurrió al ingenio para tratar de armar una rotación competitiva, pero los minutos de jugadores como Alex Caruso y Tyler Ennis simplemente no fueron efectivos.

Tampoco alcanzó el aporte de Julius Randle (16 puntos y siete rebotes en 19 minutos) o lo hecho por Josh Hart, quien batalló en los tableros y contuvo a Jimmy Butler durante gran parte del segundo y tercer cuarto.

El novato de Villanova terminó con 12 puntos, seis rebotes y dos asistencias, y se llevó los elogios de Walton.

“Pienso que Josh Hart fue realmente bueno esta noche”, reconoció el entrenador. “La manera que se esforzó y se fajó. Sabíamos que ellos eran un gran equipo reboteador y él siempre estuvo ahí chocando gente, saltando con jugadores más altos que él y jugando un tipo de baloncesto físico. Creo que fue fantástico”.

Los Lakers mejoraron en ofensiva en la segunda mitad, pero Walton señaló que el movimiento de la bola fue desapareciendo a medida que el rumbo del partido se volvió adverso.

Al final el equipo terminó con 22 asistencias en 40 canastas, y con apenas 12 balones perdidos. La contracara fue que los Timberwolves convirtieron esas 12 pérdidas en 23 puntos.

En líneas generales, el consenso es de un mal sabor de boca, aunque entendiendo lo complicado que era el reto dadas las circunstancias.

“Sé que competimos, que es lo que hemos enfatizado desde el primer día”, concluyó Walton.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Artículos Recientes