Presentado Por

Lonzo Ball sumó el segundo triple-doble de su carrera en el triunfo de los Lakers el domingo ante Nuggets.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Ball conduce a los Lakers al triunfo ante Nuggets

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Hay triunfos que sirven para poner las cosas en su lugar.

Los Lakers tuvieron uno de esos el domingo ante los Denver Nuggets, redondeando una gran actuación colectiva que además tuvo varios picos en cuanto a lo individual.

El gran protagonista fue Lonzo Ball, quien sumó el segundo triple-doble de su carrera en una actuación para el recuerdo. A sus 20 años y 23 días, el base se encargó de conducir a una ofensiva de alto voltaje, que acumuló 36 asistencias y apabulló a los visitantes.

“Hubo un compromiso con eso”, dijo Brook Lopez sobre la tendencia a dar el pase extra. “El movimiento de pelota fue fantástico y nos hizo las cosas fáciles en ofensiva”.

El novato terminó con 11 puntos, 16 rebotes y 11 asistencias, consiguiendo el tercer triple-doble más joven de la historia (distinción que comparte con LeBron James).

Su rendimiento le permitió conseguir varias otras distinciones. Por ejemplo, el oriundo de Chino Hills se convirtió en el segundo novato en la historia de la franquicia en tener dos triples-dobles, junto a Magic Johnson. Además, sus 16 rebotes no se veían en la NBA por parte de un guardia novato desde 2000, cuando Steve Francis tuvo 17.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

“Es lo que decimos todo el tiempo, incluso cuando no está anotando él tiene rebotes, asistencias, robos”, reiteró Luke Walton. “Dieciséis son muchos, pero no estoy totalmente sorprendido. Es realmente bueno en las ventanas”.

“Es algo que esperamos que haga”, reconoció Clarkson. “Tener impacto en las tres categorías, incluso defensivamente. Salió, fue en transición, asistió a los muchachos, tuvo tiros para él, y se encendió en el rebote, así que eso es bueno”.

Walton hizo hincapié en cómo Ball logró encaminar la ofensiva. Los Lakers conectaron 12 triples y dispararon 53.0 por ciento en tiros de cancha – su segunda mejor marca de la temporada.

“(Lonzo) siempre es responsable de nuestro ritmo, incluso en noches en las que no juega tanto”, explicó el entrenador.

“Tuvimos 36 asistencias esta noche, e incluso cuando estamos compartiendo la pelota, damos el pase extra. Pese a que tengas el tiro, este te volverá si todos los hacen, y esta noche creo que tuvimos a siete jugadores en dobles dígitos. Todos tuvieron los mismos puntos que tienen normalmente, si no más, pero es una manera mucho más divertida, placentera y energética de jugar el juego cuando la bola se mueve de esa manera”.

En efecto, el pleno del quinteto titular anotó en dobles dígitos, y Julius Randle (24 puntos) y Clarkson (18) aportaron su cuota usual desde la banca.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

“Fuimos muy generosos en el lado ofensivo, y tuvimos oportunidades fáciles para todos”, resumió Randle. “Nuestra defensa estuvo acertada también”.

Vaya si lo estuvo. Los Lakers dejaron a los Nuggets en 42.9 por ciento en tiros de cancha – cifra que fue menor a lo largo de la noche hasta que ellos lograron acercarse un poco con una lluvia de triples en la segunda mitad. Los laguneros también generaron 21 pérdidas, con Kentavious Caldwell-Pope y Corey Brewer como los ‘ladrones’ designados. Los veteranos se combinaron para aportar ocho robos, la mayoría de ellos en un pasaje crucial en el segundo cuarto que terminó por inclinar el partido a favor de los locales.

Walton alabó la pauta que estos marcan en defensa, algo que empieza en los entrenamientos.

“Hacen un gran trabajo”, opinó. “Mucha gente pregunta cómo hemos dado hasta ahora un gran salto desde ser últimos a una defensa en el top cinco. Mucho de eso es lo que han traído a la mesa ellos dos. Ser duros, capaces de hacer la lectura correcta y cambiar y perseguir gente, ser los agresores en ese lado, y juegan así en las prácticas todo el tiempo también”.

Tras perder cinco de seis, y con el fin de la seguidilla en casa a la vuelta de la esquina, la vuelta al triunfo no podría haber llegado en mejor momento.

Y si eso se combina con el mejor cuidado del balón, la nueva puntería exterior y el mejor partido de Ball ante el público de STAPLES Center, sin dudas los Lakers se llevaron una de esas victorias vitales para regresar a la buena senda.

Artículos Recientes

Related Content