Un 2017 lleno de recuerdos y un 2018 lleno de ilusiones

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Hace unos días nos despedimos del año 2017. Un año de grandes recuerdos, que deja paso a un 2018, que está lleno de grandes esperanzas para los Sixers. 

En nuestra memoria quedarán momentos imborrables, el homenaje que la organización tuvo con el equipo que ganara el anillo de campeones en 1967, en el 50 aniversario de la proeza, siendo el segundo anillo de campeón de la NBA para la organización y el primero que se lograba por parte de los 76ers en Philadelphia. 

También importante recuerdo fue el inicio de la carrera deportiva de Joel Embiid en la NBA (temporada 2016-2017), logrando tres premios de novato del mes, en los meses de noviembre, diciembre y enero, antes de caer lesionado y frustar un poco las opciones del equipo, en el tramo final de la temporada pasada. 

Sin duda recordaremos el brillante mes de enero, que nos muestra el camino que debemos recorrer para llegar a lograr nuestros objetivos en el futuro y que sin duda es el camino a seguir en este mes de enero de 2018, para consolidar al equipo, como un contendiente claro y serio a entrar a los playoffs, esta misma temporada. 

Pero también quedarán en nuestra memoria momentos que el ascenso en juego y en peso dentro del equipo de Dario Saric, que sin duda se ha convertido en otro gran líder sobre el que sostener este proyecto de futuro y sobre el que depositar nuestras esperanzas de éxitos futuros. Buenas noticias para los Sixers. Un brillante futuro el mostrado por Embiid y Saric, que se vienen a sumar a la tremenda calidad que ya en esta temporada ha demostrado tener Ben Simmons. 

También fueron grandes recuerdos, los tenidos por los fans de los Sixers en el pasado Draft 2017, que sin duda pasará a la historia de los Sixers, sobre todo por el modo en el que dieron los acontecimientos. Un paso muy importante en la fase de reconstrucción del equipo y que puede ser la piedra sobre la que se sustente un equipo que aspira a grandes cosas en el futuro. 

Tras haber obtenido el número uno del draft de 2016 (donde se escogió a Ben Simmons como uno de los pilares de futuro del equipo), los Sixers volverían a tener otro número uno a su disposición, siendo los 76ers el cuarto equipo de la era moderna (desde 1966) que logra tener el número uno del draft en años consecutivos. 

Se podría elegir a una pieza joven de gran valor, que se uniría al número ven que el equipo de Philadelphia ya tiene y que por el momento lo componen jugadores de la talla y el talento de Ben Simmons,Joel Embiid yDario Saric, entre otros. Y esa elección fue Markelle Fultz, convirtiendo al joven base de los Huskies en la nueva estrella del equipo de Philadelphia. 

Markelle Fultz no ha tenido muchas oportunidades de poder demostrar todo su potencial en el 2017, por culpa de unas molestias en su hombro, pero ya está muy cerca su total recuperación y su reaparición con el equipo, para ayudar a los Sixers en la segunda mitad de la temporada regular, donde su aportación será más necesaria que nunca. 

Markelle Fultz no fue el único que llegó para incrementar el potencial de los Sixers, de cara al futuro. Además de él, en la primera ronda del draft y con el número 25, los Sixers eligieron a Anzejs Pasecniks, pívot de 2,18 metros de altura, de nacionalidad letona, con fecha de nacimiento el 20/12/1995en la segunda ronda se eligió en el puesto 36 a Johan Bolden (de nacionalidad australiana), es un ala-pívot, de 2,08 metros altura y con fecha de nacimiento 02/01/1996, y ya con el número 50 del draftse escogió a Mathias Lessort, un jugador que puede jugar de 4, o incluso de 5, con una estatura de 2.06 metros y de nacionalidad francesa (29/09/1995). 

Ya en esta temporada, otro momento memorable lo vivimos con el logro de premio de novato del mes de Octubre/Noviembre para Ben Simmons. Fue un gran inicio de temporada para el joven australiano, que terminó como líder de los novatos en anotación, rebotes, robos de balón y minutos de juego, siendo el segundo jugador de la historia que atesora una media de 18.6 puntos, 9.4 rebotes y 7.2 asistencias, además de 2.3 robos de balón en 35.6 minutos de juego, todo ello en 20 partidos, uniendo su nombre del jugador del Salón de la Fama, Oscar Robertson. 

De este modo se confirmó el tremendo potencial joven que los Sixers tienen en su roster y que nos pueden dar muchas alegrías en el futuro. Un futuro que empieza por emendar en enero, la mala racha de resultados que el equipo ha padecido en el último mes de 2017. Y es que en el recuerdo están los diez triunfos que se lograron en enero de 2017. De repetir la hazaña, los Sixers volverían con fuerza a los puestos que dar derecho a jugar playoffs y se convertirían en el equipo peligroso de comienzos de temporada. Los últimos partidos de diciembre alimentan la esperanza. 

Londres será una gran cita para los Sixers en este 2018. Dentro de apenas una semana, los Sixers se enfrentarán a los Celtics, en la capital del Reino Unido, en el espectáculo que la NBA monta en Europa todos los años. 

Será la primera vez que los Sixers juegan un partido de temporada regular fuera de América. De hecho, a excepción de los partidos que los Sixers han disputado frente a los Toronto Raptors, nunca habían disputado partidos de temporada regular fuera de los Estados Unidos. 

La última vez que los Sixers jugaron en Europa fue en Octubre de 2013, cuando el equipo visitó España para enfrentarse a Bilbao Basket, en la ciudad de Bilbao y cuando visitaron el Reino Unido, al enfrentarse a los Oklahoma City Thunder en la ciudad de Manchester. En ambos casos fueron partidos de exhibición, en la pretemporada que disputaron aquel año. 

Pero ahora será un partido oficial de temporada regular, en el marco de NBA Global Games, que se están disputando en la capital del Reino Unido, desde hace ya bastantes años. 

El escenario también será de ensueño. El O2 Arena de Londres es un complejo multiusos, inaugurado en 2007 y que tiene capacidad para 20,000 espectadores. Ya ha sido sede de otros eventos importantes para la NBA (NBA Global Games de otros años), así como la Copa de Maestros de Tenis (ATP) y algunas pruebas de los Juegos Olímpicos, que se disputaron en la capital británica en 2012.  

Más adelante en el calendario quedará el Draft 2018 y la agencia libre, que también son momentos importantes para todos los equipos y que determinan mucho el futuro de la competición. Eso llegará en el verano y habrá tiempo para analizar la situación de los Sixers en ese momento, que también será clave, para terminar de configurar el futuro de la organización en las siguientes temporadas. 

Hasta pronto desde España.