Sixers 2020 en el Recuerdo: Ben Simmons

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Ben Simmons es sin duda uno de los pilares del equipo, de la franquicia y del futuro de los Sixers y del deporte de Philadelphia. Obviamente lo fue en el atípico año 2020, hasta que una lesión en la burbuja le impidió estar en la postemporada del equipo de la ciudad del Amor Fraternal.

Estuvo de baja de indefinida tras ser diagnosticado con una subluxación en la rótula de su rodilla izquierda, tras caer lesionado durante el partido ante Washington Wizards, justo antes de terminar la mini temporada regular que se disputó en Orlando y eso le impidió al equipo competir con mayores opciones frente a Boston.

La joven estrella de los Sixers acabaría la temporada con una medio de 16.4 puntos, 7.8 rebotes, 8 asistencias y demostrando ser uno de los mejores jugadores de la liga, logrando estar una vez más en el Juego de las Estrellas y siendo nombrado uno de los mejores jugadores defensivos de la temporada, lo que hace subir de nivel en la liga, para lograr explotar en la siguiente temporada.

Logró terminar la temporada, a pesar de su lesión, haciendo historia para los Sixers, siendo incluido en el Primer Equipo Defensivo de la NBA 2019-20. Es el primer honor de este tipo en la carrera de Simmons, y siendo el séptimo jugador de los 76ers en la historia de la franquicia en ganar los honores del Primer Equipo Defensivo, uniéndose a los miembros del Salón de la Fama del Baloncesto Dikembe Mutombo (2000-01), Maurice Cheeks (cuatro veces), Bobby Jones (seis veces), Moses Malone (1982 -83), así como Robert Covington (2017-18) y Caldwell Jones (dos veces).

Lideró la liga con un promedio de 2.1 robos por juego, la mejor marca de un jugador de los Sixers desde 2014. Simmons estaba empatado en el liderato de la liga con el finalista del Jugador Defensivo del Año Anthony Davis con un promedio de 1.7 balones recuperados por juego, mientras que se unió a Fred VanVleet de Toronto y Jrue Holiday de Nueva Orleans como los únicos tres jugadores de la NBA en lograr al menos 3.9 desviaciones por juego.

Además fue uno de los seis jugadores en toda la liga en lograr al menos cinco robos en un juego tres o más veces, y el único jugador que logró varios juegos de siete robos, empatando el récord de la temporada de un solo juego de la NBA.

Esto, unido a su excelente actuación en el Juego de las Estrellas, le confieren un nuevo status en la liga, que debe de aprovechar para madurar y llevar a su equipo en volandas hacia cotas mayores que las logradas hasta ahora, a nivel colectivo.

En el Juego de las Estrellas, acabó jugando 29 minutos, anotando 17 puntos, con un 75 por ciento de acierto en tiros de campo, sumando además 6 rebotes (cinco de ellos defensivos y uno ofensivo), además de repartir 5 asistencias, que redondearon una excelente actuación.

Son buenos augurios para Simmons y los Sixers, más aun si tenemos en cuenta la llegada de Doc Rivers al equipo, lo que le da un nuevo horizonte al equipo. Todo esto es una combinación de factores que obligan a dar un paso al frente y a lograr algo importante en la próxima temporada y no me refiere a algo individual, sino a nivel colectivo y de liderazgo en ese caminar de éxito del equipo.

Todo eso, si las lesiones le respetan y podemos ver a un Ben Simmons pleno de facultades y a las órdenes de Rivers, durante toda temporada. De ello  y de la química que logren dar al equipo Rivers, Simmons y Embiid, dependerá en gran medida el buen caminar de los Sixers durante el 2021.

¿Será el año definitivo de Simmons? ¿Será el ano definitivo de los Sixers? Si de una vez por todas, Simmons e asienta como la estrella que todos creemos que puede ser, madura y da un paso al frente en el liderazgo del equipo, se podrán consolidar los cimientos de un equipo ganador a corto plazo, y podremos estar muy felices y confiados de tener muchos años de gloria en nuestro horizonte, para el deporte de Philadelphia.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter