Simmons guía a los Sixers frente a los Wizards

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Los Sixers vencieron a los Wizards (118-113), en un partido muy importante para Philadelphia, después de haber perdido ante los Cavaliers y con Boston Celtics y Detroit Pistons en el horizonte de este fin de semana. 

Un partido en el que el resultado final no era previsible, cuando empezaba el último cuarto. Los Sixers habían dominado los tres primeros cuartos con claridad, al vencer por diez puntos el primer parcial, por ocho puntos el segundo cuarto y por un solo punto el tercero. 

De este modo y con 19 puntos de ventaja, a falta de de tan solo 12 minutos para el final, la victoria parecía segura, pero entonces fue cuando emperezaron los problemas para los Sixers, llegando los Wizards a terminar el último periodo con 48 puntos anotados y haciendo que el fantasma de otra remontada, rondase el Sur de Philadelphia. 

El acierto del equipo de la capital federal, desde más allá de la línea de tres puntos y un obstinado acoso a Ben Simmons, al que continuamente le hacían falta para obligarle a ir a la línea de tiros libres (donde Simmons no tiene un porcentaje un tanto bajo), fueron determinantes para que los Wizards se metieran de lleno en la lucha por la victoria. 

El ocaso de los Wizards a Simmons, impidió jugar a los Sixers en ataque durante buena parte del último cuarto, desluciendo el espectáculo que hasta ese momento se estaba viendo en el Wells Fargo Center, pero eso no fue excusa para que los fans de Philly viviesen otro momento de alegría que les brindaban los 76ers. Además, los fans de los Sixers vivieron un hecho histórico, al lanzar Philadelphia 35 tiros libres en un cuarto (nuevo record de la franquicia). 

Ben Simmons aguantó el tipo, supo crecerse ante la adversidad y mantuvo los porcentajes necesarios, desde la línea de tiros libres, para poder ayudar al equipo a lograr la victoria número 12 de la temporada. 

Sin duda, Ben Simmons fue el auténtico protagonista del partido, no solo por lo vivido por él desde la línea de de tiros libres, sino también por haber terminado el partido con unos números impresionantes, en un partido en el que ha crecido como jugador y estrella en ciernes de la NBA. 

Terminó el encuentro con 31 puntos, gracias a un 8-16 en tiros de campo y un 15-29 en tiros libres, además de haber capturado 18 rebotes y haber repartido 4 asistencias, a los que hay que sumar 2 tapones y 2 robos de balón. Unos números impresionantes que ayudan a que la imagen de Simmons crezca cada día más. 

Decir que Simmons estuvo 41 minutos en pista, por lo que bien por Brett Brown, que no quitó a Simmons de la cancha, cuando estaba claro que la estrategia en defensa de los Wizards era el acoso en faltas a la joven estrella de los Sixers. 

No solo Simmons estuvo a un excelente nivel, sino que además Joel Embiid, terminó el partido con 25 puntos (6-15 en tiros de campo y 13-18 en tiros libres), además de haber capturado 14 rebotes y haber repartido 4 asistencias. Todo ello en 32 minutos de juego en pista, antes de haber sido eliminado del partido por faltas. 

Otra figura destacada del encuentro fue Dario Saric, que terminó el partido por encima de la veintena de puntos. Concretamente fueron 24 puntos lo que anotó, con un 8-12 en tiros de campo además de un 7-7 en tiros libres, con 8 rebotes, por lo que se quedó muy cerca de obtener un nuevo doble-doble para su carrera. 

J.J. Redick se quedó tan solo en 8 puntos, con un pobre 4-12 en tiros de campo y un 0-5 en tiros de tres puntos, pero protagonizó una jugada vital en los últimos minutos de partido, cuando los Wizards amenazaban con igualar el marcador, robando el balón en un contraataque claro de los visitantes, por lo que impidió la canasta y anotando en la acción posterior, tras asistencia de Jerryd Bayless. Del posible 108-106 (si los Wizards hubiesen anotado), se pasó al 110-103 (que fue lo que realmente ocurrió). 

Destacar también los 9 puntos de Robert Covington, los 14 puntos de Jerryd Bayless y los 4 puntos de T.J. McConnell, que tan solo pudo están en pista 16 minutos, tras sufrir un golpe en la cara, en una jugada fortuita en la primera mitad. 

La siguiente cita será el jueves en Boston y ante unos Celtics, que siguen siendo el mejor equipo del Este. La batalla entre Sixers y Celtics está servida.  

Hasta pronto desde España.