Séptima victoria consecutiva de los Sixers

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Los Sixers siguen invictos en el Sur de Philadelphia, en partidos disputados en 2018. Un activo muy importante para el equipo de Brett Brown, de cara a poder aspirar a entrar en los playoffs con un buen puesto en la conferencia Este.

La racha es importante y ya son siete los partidos seguidos que cuentan los Sixers por victorias, lo que deja al equipo de Philadelphia con un balance de 32-25 y mirando muy fijamente a la posibilidad de poder aspirar, incluso a la tercera plaza de esta igualadísima conferencia.

En esta ocasión el rival era Orlando y la victoria llegó gracias a un gran esfuerzo de equipo, liderado por un Joel Embiid que firmó una excelente estadística, lo que permitió a los Sixers disfrutar de cómodas ventajas en el marcador, hasta llegar al definitivo 116-105.

El comienzo de partido fue prometedor para Orlando, pero solo en sus primeros compases. En esos primeros instantes de partido, todo parecía indicar que el equipo del norte de Florida había venido a dar mucha guerra y que los Sixers tendrían problemas que poder imponerse en el partido (6-15 para los Magic, a falta de 6-51 para el final del primer cuarto).

Pero entonces llegó la reacción de los Sixers, que hasta entonces se habían mostrado muy fallones (incluso con tiros desde la pintura) y se empezó a cimentar la ventaja que ya no desaparecería y que a la postre supondría la victoria número 32 de esta temporada (27-18 para los Sixers al final del primer periodo).

Nada cambió en el partido en segundo cuarto. La dinámica de superioridad de los Sixers siguió adelante y la ventaja no hizo más que aumentar hasta los 18 puntos que reflejaba el marcador, al final de los dos primeros cuartos. Y de ahí en adelante llegó la estabilidad en el juego y el coraje de los Magic, por no salir aplastados del Sur de Philadelphia, lo que provocó que los Magic no se conformasen por perder por más de veinte puntos (106-84 a falta de 5:45 para el final del partido) y llegar a soñar con vivir un final apretado, donde buscar sus opciones (110-101 a falta de 1:47 para el final y con posesión para los Magic, que con un intentos triple a punto estuvieron de poner la distancia en el marcador en tan solo seis puntos).

El mejor de los Sixers fue una vez más Joel Embiid. El center africano de los Sixers terminó el partido como el máximo anotador el partido, con 28 puntos anotados y estando en pista tan solo 27 minutos. Eso bastó para que dejara su huella en el partido y nos mostrase esos destellos de calidad que nos hacen pensar en lo enorme que será su figura para la NBA, en años venideros.

A sus 28 puntos (10-17 en tiros de campo y 7-10 en tiros libres), sumó además 14 rebotes, una asistencia y un soberbio tapón, que nos hizo recordar a otra gran figura de los Sixers, como es Dikembe Mutombo, cuando Embiid hizo el famoso gesto de Mutombo, señalando con la mano que no anotarían en su casa.

Gran figura la Embiid, que en este partido se vio refrendado por un sensacional Ben Simmons, que en los 29 minutos que estuvo en pista, logró anotar 17 puntos, con un 7-11 en tiros de campo y un 3-4 en tiros libres. Unos excelentes números que completó con 4 rebotes y 7 asistencias, además de un robo de balón. Para el recuerdo nos quedarán unas excelentes penetraciones a canasta, que dieron muestra de su gran dominio del juego. Sobre todo en una jugada, cuando amagó el tiro con la mano derecha, para terminar anotando apoyándose a tablero y tras haber dejado rota a la defensa de los Magic.

Del resto de jugadores del quinteto titular, hay que destacar que todos superaron la decena de puntos anotados. J.J. Redick terminó con 16 puntos (6-8 en tiros de campo y 1-2 en triples), Robert Covington terminó con 12 puntos (4-10 en tiros de campo, y con un 4-9 en triples), sumando además 5 rebotes y 4 asistencias, y Dario Saric terminó con 11 puntos (3-10 en tiros de campo), sumando además 6 rebotes y 4 asistencias.

Ante los Magic, el mejor del banquillo de los Sixers fue el italiano Marco Belinelli, que terminó el partido con 15 puntos en su haber, gracias al 6-12 en tiros de campo y 1-3 en triples, a los que sumó 2 rebotes defensivos y 2 asistencias, en los 27 minutos que estuvo en pista.

Por parte de los Magic hay que destacar los 20 puntos de Aaron Gordon (8-17 en tiros de campo y 4-8 en triples), los 16 puntos de Evan Fournier (5-12 en tiros de campo) y los 13 puntos de Mario Hezonja (4-10 en tiros de campo), que terminó siendo el mejor jugador del banquillo de los Magic.

El siguiente rival de los Sixers será ya en la semana que viene. El duelo tendrá lugar en la capital federal y los Wizards como el adversario a batir, para prolongar la buena racha de victoria a 8 al hilo y de paso consolidar a Philadelphia entre los mejores del Este, en esta temporada.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol