Saric clave en la victoria en Denver

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Dario Saric lideró a los Sixers en Denver, en un partido especial para los chicos de Brett Brown. Especial porque no contaron con la participación de Joel Embiid (que sí estará en el último partido del año), especial porque era el penúltimo partido de 2017 y el objetivo es terminar el año con el mejor sabor de boca posible, y especial porque el triunfo llegó tras remontada, después de haber caído varias veces tras haber tenido importantes ventajas a favor. 

Pero en esta ocasión todo fue diferente y la victoria por 107-102, sonrió a Philadelphia, sobreponiéndose a una desventaja clara ante los Nuggets mediado el tercer cuarto (y logrando la mayor remontado de los Sixers en lo que llevamos de temporada), y sobreponiéndose a los 31 puntos anotados por Jamal Murray, los 19 anotados por Nikola Jokic y los 17 puntos de Gary Harris, que fueron los más destacados del equipo local. 

El partido comenzó con igualdad, venciendo los Sixers el primer parcial por 31-29. Pero ya en el segundo cuarto, los Nuggets demostraron que son un equipo con mejor balance que los Sixers (19-17 para Denver en puestos de playoffs y 16-19 para los Sixers después de la victoria ante los Nuggets). 

Nada más comenzar el segundo cuarto, los locales tomaron la iniciativa en el marcador y adquirieron ciertas ventajas, que fueron de nueve puntos como máxima en la primera mitad (33-42 a falta de 8:16 para el final del segundo cuarto), para terminar la primera mitad con un marcador de 58-61 favorable a Denver. 

En la reanudación del partido, los Sixers encontraron su redención, de lo ocurrido en los últimos partidos. Fueron los Nuggets quienes empezaron a jugar mejor y a encontrar el aro rival con mayor facilidad que los Sixers. Justo lo contrario que en otras ocasiones en las que los Sixers empezaban bien el partido o el tercer cuarto y terminaban amplias ventajas obtenidas (como ocurrió en Portland). 

El punto de inflexión en el partido, llegó a falta de 7:16 para el final del tercer periodo, cuando los Nuggets lograron su máxima ventaja en el partido (14 puntos, gracias que el marcador reflejó un 58-72, que no hacía presagiar nada bueno para Philly). 

Esta vez le tocaba a Philadelphia demostrar que sí sabe remar a contracorriente y que no se iba a dejar otra victoria sin luchar. Dos triples de Dario Saric iniciaron una remontada que duró apenas tres minutos, secundado por canastas de T.J. McConnellRichaun Holmes y Trevor Booker (en su única canasta del partido), para poner la ventaja de los Nuggets en tan solo un punto a falta de 4:11 para el final del tercer periodo (73-74). 

A partir de ahí, los Sixers lograron enfrentar mejor la recta final del partido, tomaron la iniciativa en el marcador con el 77-76 a falta de 2:31 para el final del tercer periodo, y no la perdieron hasta el final, lograron la victoria número 16 de esta temporada y afrontando con optimismo el último partido del año, que será en Phoenix, con la ilusión de poder acercarnos más a los puestos de playoffs. 

Sin duda, el mejor de los Sixers en Denver y sus alturas, fue Dario Saric. El Croata fue clave en el inicio de remontada de los Sixers en el tercer cuarto y terminó el partido liderando en anotación a Philadelphia y rozando el doble-doble.  

Logró anotar 20 puntos, gracias a su promedio de acierto en tiros de campo de 6-15, con 3-7 en triples (alguno de ellos fundamental para encender la mecha de la remontada) y 5-5 en tiros de campo. Además logró 9 rebotes y 6 asistencias, para redondear uno de los mejores partidos del jugador europeo en esta temporada. 

Otro jugador clave para los Sixers, fue J.J. Redick, el cual terminó el partido con 18 puntos anotados y con un 8-15 en tiros de campo, además de un 2-4 en triples. Gran actuación del escolta de Philadelphia, como también fue importante la actuación de Robert Covington, que terminó el partido con 15 puntos anotados (6-11 en tiros de campo y 1-6 en triples), logrando además 10 rebotes, lo que le permitió terminar el partido con un doble-doble, que no lograría ningún otro jugador de Brett Brown en este partido. 

Entre los jugadores titulares, cabe destacar que Ben Simmons terminó con 6 punts (3-9 en tiros de campo) y 6 asistencias, mientras que Amir Johnson terminó con 8 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias. 

El banquillo de los Sixers estuvo especialmente activo en Denver, logrando anotar 14 puntos Richaun Holmes (6-12 en tiros de campo, en 19 minutos de juego) y otros 14 puntos Jerryd Bayless (6-10 en tiros de campo y 2-3 en triples, en 20 minutos de juego). Especial mención hay que brindar a T.J. McConnell, que además de sus 10 puntos anotados (5-9 en tiros de campo, en 25 minutos de juego), logró añadir 8 asistencias, bordando una nueva gran actuación individual. 

Así pues, gran e importante victoria en Denver, que hay que volver a refrendar en Phoenix, ante los Suns (en el que será el último partido de este año) y así poder dejar 2017 con buen sabor de boca y un poco más cerca del octavo puesto de la Conferencia Este. 

Hasta pronto desde España.