CLEVELAND, OHIO - FEBRUARY 12: Tyrese Maxey #0 of the Philadelphia 76ers celebrates during the fourth quarter against the Cleveland Cavaliers at Rocket Mortgage Fieldhouse on February 12, 2024 in Cleveland, Ohio. The 76ers defeated the Cavaliers 123-121.
(Jason Miller)

Philadelphia se Refuerza Para la Recta Final de la Temporada

Los Philadelphia 76ers siguen soñando con retornar a las finales de la NBA, una vez más después de más de dos décadas de espera. Y queda poco para que llegue el momento de la verdad, en los playoffs de la NBA.

Un momento en el que soñamos con tener al equipo en perfectas condiciones y listo para afrontar grandes retos, en una conferencia Este repleta de equipos con un talento que les permiten presentar su candidatura para estar en las finales de la NBA.

Esperando la recuperación de Embiid, para el momento crucial de la temporada, lo cierto es que el equipo se ha movido para reforzanos de cara a la recta final de la temporada. Unos refuerzos que llegan justo antes de alcanzar el ecuador de la temporada, con la gran alegría del nombramiento de Tyrese Maxey como All-Star en este 2024.

Todo ello gracias a unos números que le han conferido un gran potencial en la liga y el estatus de ser una piedra angular en estos Sixers, que tratan de asaltar el anillo de campeón de la mejor liga de baloncesto del mundo.

En lo que llevamos de liga, Maxey ha participado en casi una cincuentena partidos, promediando una media de 37 minutos en pista, por encuentro. Una presencia en pista fundamental para las aspiraciones de los Sixers, y que le han permitido atesorar una media anotador de más de 25 puntos por encuentro, más de 6 asistencias, más de 3 rebotes y una asistencia por partido.

Números que le van a permitir estar en su primer Juego de las Estrellas, representando a los Sixers, no solo en el acto principal de la cita que será en Indiana, sino también participando en el concurso de habilidades.

Una gran noticia que ha sido la antesala de la llegada de dos refuerzos de altura, para poder romer este año sí, la barrera de las semifinales de conferencia, y  lograr de una vez algo que no se vive en Philadelphia, desde los años de Allen Iverson con los Sixers.

Buddy Hield llega desde Indiana, como un refuerzo de lujo para dar a los Sixers más capacidad de acierto en los lanzamientos de tres puntos y más capacidad anotadora, en el momento crucial del año.

Es cierto que los Sixers ya eran uno de los mejores equipos en acierto en tiros de tres puntos, pero no eramos de los mejores en volumen de intentos desde la linea de tres, por lo que con la llegada de Hield, se pretende ser mucho más agresivo en esa faceta del juego y así poder tener más variedad ofensiva, que pueda liberar un poco en juego interior del equipo.

Llega a Philadelphia con una media en su carrera de más de quince puntos por partido, aunque en esta temporada supera los doce puntos por encuentro, con una media de acierto en tiros de campo que supera el 44 por ciento, y que casi llega al 40 por ciento en tiros de tres puntos, en esta temporada, a los que suma más de tres rebotes y casi 3 asistencias de media.

También llega a Philadelphia, procedente de Milwaukee, otra pieza que será clave para el devenir de los acontecimientos en la postemporada. Es clave reforzar la segunda línea del equipo y con ese fin llega desde los Bucks, Cameron Payne.

Cameron Payne después de pasar las últimas cuatro temporadas con los Phoenix Suns, firmó con los Bucks en la temporada baja. Fue un jugador clave para el equipo de las Finales de la NBA de 2021 de los Suns como el respaldo principal de Chris Paul y se ha establecido como uno jugadores de reserva de la NBA.

Esta temporada, Payne promedia más de 6 puntos por partido, 1 rebotes y 2 asistencias mientras dispara un 45,5% en total y un 39,7% en triples.

La guinda del pastel la ha dado Kyle Lowry, oriundo de Philadelphia y que tras romper su relación con los Hornets de Charlotte, regresa a la disciplina de Nick Nurse, con quien se alzó con un anillo de campeón en 2019, cuando ambos militaban en el equipo de los Raptors de Toronto.

Aunque ya no tenga la misma capacidad ofensiva que antaño, lo cierto es que su experiencia y calidad y juego cerebral son indiscutibles, por lo que su llegada no hace más que sumar en el gran reto de devolver la gloria de la NBA a los Sixers y a la ciudad de Philadelphia.

Sin duda llegamos a la mejor parte de la temporada, con la fe y la esperanza de vivir un año histórico para nuestros Sixers.

Hasta pronto desde España.