Los Sixers se dejan una victoria en Portland

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Partido de locos el vivido en Portland, entre los Sixers y los Blazers. Un partido igualado en los dos primeros cuartos, pero que cambió radicalmente en la segunda parte. Los Sixers gozaron de una ventaja de 18 puntos, tras un sensacional comienzo de tercer cuarto, pero un horrible último cuarto, donde los Sixers encajaron 42 puntos, sentenció el encuentro a favor de los locales por 114-110. 

Una vez más, los Sixers no supieron gestionar una gran ventaja, pero con tiempo suficiente para poder remontar por parte de los Blazers. Un desastroso último periodo fue clave, pero el fondo de la cuestión, es la juventud y la inexperiencia de un equipo joven, al que a veces le puede la impaciencia. Y prueba de ello es como se gestionó los últimos minutos del partido, cuando hubo opciones de poder igualar el marcador, pero no se supo encontrar la manera de lograrlo, con pérdidas de balón y acciones precipitadas, que impidieron lanzar a canasta y poder poner en aprietos a Portland. 

El marcador de 52-51 al descanso (favorable a los Blazers), muestra la gran igualdad con que ambos equipos estuvieron en los dos primeros cuartos, donde la máxima fue para los Sixers (19-12), pero con apenas 5:42 para el final del primer periodo. 

Pero lo cierto es que ese equilibrio terminó con el inicio del tercer periodo. Los Sixers empezaron de manera contundente, encontrando muy fácil la canasta rival y logrando un parcial de 27-8 en los seis primeros minutos de juego, dejando el marcador en 78-60, lo que marcó el mejor momento de los Sixers en el partido, con Joel Embiid, Dario Saric y J.J. Redick, como mejores exponentes del momento. 

Pero aunque a partir de ahí, los locales empezaron a reaccionar, no sería hasta el último periodo, cuando los Blazers reducirían drásticamente la diferencia en el marcador, ya que al finalizar el tercer parcial, los Sixers seguían por delante en el marcador por 85-72. 

Trece puntos que no servirían de nada, ante el tremendo parcial que Portland infringiría a los Sixers, ya que falta de 7:32 para el final, la ventaja de los Sixers ya no existía y Portland dominaba el marcador por un punto (89-88). Una ventaja que crecería hasta el 97-90, a falta de 5:38 para el final y que dejaba ya claro, que la iniciativa la tenían ellos y que la tendencia se mantendría hasta el final. 

Aunque la máxima ventaja para los Blazers llegó a falta de 3:09 para el final, con un resultado de 103-93, lo cierto es que los Sixers no se rindieron. Poco a poco fueron reduciendo la ventaja de los locales y lograron y se colocaron a tres puntos gracias a triples de Saric y Embiid, pero pérdidas de balón y ataques que fueron muy largos, cuando la ventaja era todavía amplia, impidieron que los Sixers tuvieran opciones reales de remontar el partido, a última hora. 

Para los Sixers, el mejor volvió a ser Joel Embiid, que terminó el partido con 29 puntos en 35 minutos jugados. Su promedio de acierto fue de 9-21 en tiros de campo, con 6-12 en triples (una mágica noche para el center de los Sixers, en lo que a triples se refiere). Además terminó con 9 rebotes y 3 asistencias. 

Otro que también destacó en el partido fue Dario Saric, que terminó con 25 puntos (10-12 en tiros de campo y 5-6 en triples), además de capturar 9 rebotes y repartir 4 asistencias. Un excelente partido, que lamentablemente no pudo traducirse en victoria. 

J.J. Redick terminó rozando la veintena de puntos, al terminar el encuentro con 19 puntos (7-18 en tiros de campo y 4-9 en triples), mientas que Ben Simmons, terminó com 17 puntos (7-17 en tiros de campo) y 8 asistencias en su haber. 

Por parte del banquillo de los Sixers, tan solo T.J. McConnell pudo alcanzar la decena de puntos, con un 5-9 en tiros de campo, habiendo repartido 6 asistencias, todo ello en 34 minutos disputados. 

Los mejores de los Blazers fueron C.J. McCollum con 34 puntos (9-20 en tiros de campo y 2-5 en triples), Shabazz Napier con 23 puntos (7-14 en tiros de campo y 2-6 en triples) y Jusuf Nurkic con 21 puntos (5-13 en tiros de campo y 12 rebotes). 

Las últimas citas del año para los Sixers serán en el fin de semana, con los Denver Nuggets y los Phoenix Suns como protagonistas. Una última oportunidad de poder enderezar este horrible mes de diciembre y poder cerrar el año un poco más cerca del objetivo del equipo, que sigue siendo poder luchar hasta el final, para entrar en los próximos playoffs. 

Hasta pronto desde España.