Los Sixers no pueden con los Celtics en Philly

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Los Sixers debutaron en casa ante el eterno rival de división, de conferencia y de toda la NBA… los Celtics. Si cualquier partido ante Boston es un partido especial, si además se trata del debut en la temporada de los Sixers en casa, todo adquiere un carácter aun más especial si cabe. 

Fue un partido lleno de nervios y de un bajo promedio de acierto en tiros de campo, quizás por querer la victoria los Sixers en casa, quizás porque los Celtics querían lograr por fin la primera victoria de la temporada, después de todo lo pasado en el comienzo de campaña. 

Prueba de ello fue el 37.7 por ciento de acierto en tiros de campo para los Sixers en los tres primeros cuartos, además de un 34.6 por ciento de acierto en triples y un 78.6 por ciento de acierto en tiros libres. Mientras que los Celtics llegaron al último cuarto de partido con 36.4 por ciento en tiros de campo, 28.6 por ciento en triples y 62.5 por ciento en tiros libres. 

Esto, junto con hecho de no poder aprovechar las oportunidades que tuvieron ambos equipos para romper el partido, cuando ambos tuvieron ventajas cercanas a los 10 puntos, dejaron el partido muy abierto, de cara a afrontar el último cuarto (tan solo tres puntos de ventaja para Philadelphia, con 12 minutos para jugar). 

Sin embargo, los Celtics estuvieron muy acertados en el tiro en el último cuarto y eso les terminó danto la victoria a los de verde (102-92), llegando a anotar más de 30 puntos en el momento decisivo, algo que no había logrado hacer en ninguno de los primeros tres periodos (24 puntos en primer periodo, 22 en el segundo. 23 en el tercero y 33 puntos en el último cuarto). 

Todo lo contrario a los Sixers, que en el último cuarto se dejaron la ventaja que llevaban desde buena parte del segundo periodo, hasta el inicio del último parcial y anotando en el momento decisivo menos que el cualquier otro cuarto del partido (21 puntos en el primer periodo, 29 en el segundo, 22 en el tercero y tan solo 20 puntos en el último). 

Otros factores que terminaron resultando decisivo fueron los rebotes que obtuvieron unos y otros. Mientras que los Celtics capturando un total de 55 rebotes, por los 47 de los Sixers, llegando a ser la diferencia entre ambos equipos, mayor de la que fue al final del partido. También destacar la agresividad en defensa de los Sixers, a la hora de tratar de puntear los tiros exteriores de los Celtics, que provocaron bastantes faltas. Aunque Boston no estuvo demasiado fino desde la línea de tiros libres, lo cierto es que obtuvieron bastantes oportunidades de anotar por ello.    

Otra vez la inexperiencia se hizo notar y le dio el triunfo a los más veteranos y a priori más favoritos, en detrimento de los Sixers (como ocurriese en la capital federal). 

El máximo anotador del partido fue J.J. Redick. El escolta de los Sixers se acercó a la veintena de puntos, terminando el partido con 19 puntos, gracias a un 7-16 en tiros de campo y en donde destacó el 4-7 en triples que tuvo en el partido. Completó su actuación con cuatro asistencias. Sigue demostrando que el más sólido revulsivo del equipo en el tiro exterior.  

También estuvo acertado en el tiro Jerryd Bayless, que terminó el encuentro con 18 puntos y un 7-12 en tiros de campo, incluyendo un 4-6 en triples, que ayudó al equipo a mantener las opciones de victoria, buena parte del partido. 

Ben Simmons terminó el encuentro 11 puntos (4-16 en tiros de campo, con un 3-6 en tiros libres), además de haber logrado 10 rebotes, por lo que logró de nuevo un doble-doble y se convirtió en el primer rookie de la historia de los Sixers en lograr un doble-doble, en el sus dos primeros partidos de profesional en la NBA. 

Por su parte, Joel Embiid no estuvo demasiado acertado en los casi treinta minutos que estuvo en pista frente a los Celtics. El center camerunés apenas pudo superar la decena de puntos (11 en total), gracias a un 4-16 en tiros de campo (y un 0-6 en triples), aunque si pudo ayudar al equipo en los rebotes defensivos, con un total de 12. Pero no pudo capturar ni un solo rebote ofensivo y eso también lo notó el equipo. Sumó 2 tapones, para terminar de completar su estadística. 

Tampoco estuvieron acertados en el tiros ni Dario Saric (9 puntos con un 4-10 en tiros de campo y un 0-4 en triples), ni Markelle Fultz (6 puntos con un 2-9 en tiros de campo). Aunque quien si pudo superar la decena de puntos anotados fue Roberto Covington, aunque no estuvo tan acertado con el debut en la temporada de los Sixers, en la capital federal. Se marchó del Wells Fargo Center con 12 puntos, en un 5-10 en tiros de campo y 2-6 en triples. 

Hay que esperar para lograr el primer triunfo del año. Esperemos que llegue mañana, ante los Raptors en Toronto. 

Hasta pronto desde España.