Los Sixers asaltan Cleveland y se llevan la victoria

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

Los Sixers llegaban a Cleveland tras haber perdido dos partidos consecutivos. La racha de siete triunfos seguidos se vio truncada en Washington y Miami, por lo que triunfar ante los Cavs se hacía mucho más necesario tras las derrotas ante Wizards y Heat.

Con esa responsabilidad llegaron los chicos de Brett Brown al Quicken Loans Arena, y se llevaron un excelente triunfo (108-97), frente a los Cavs del gran LeBron James, lo que deja a los Sixers con un balance de 33-27, sextos de la conferencia Este, a tan solo medio partido de los Pacers (quintos clasificados), a dos triunfos de los Wizards (cuartos clasificados) y a tan solo dos partidos y medio de los Cavs (terceros clasificados).

El partido fue un encuentro emocionante hasta el final, donde los Sixers siempre controlaron el tempo del juego y siempre llevaron la iniciativa en el marcador. No lograron distanciarse de una manera significativa, como para romper el partido y que no se decidiese en los últimos instantes, pero desde luego los Cavs siempre fueron a remolque de lo que ofrecía Philadelphia.

Y sin embargo la pauta general fue de un equilibrio general que hacía presagiar que el final sería apretado. Al final del primer cuarto, los Sixers lograron un corta renta de tres puntos (32-29), la misma renta con la que llegaron al descanso (59-56). Entremedias los primeros intentos de romper el partido, por parte de los Sixers, cuando se colocaron con 8 puntos de ventaja a falta de 4:26 para el final del primer cuarto (28-20) y con 10 puntos de ventaja sobre Cleveland (57-47), a tan solo 2:11 para el final de la primera parte.

Ya en la segunda parte, la tendencia del partido no varió y los Sixers pronto volvieron a intentar romper el partido logrando ventajas que podrían haber sentenciado el partido de haberse consolidado (73-64 a falta de 6:01 para el final del tercer periodo y 82-71 a falta de 9:07 para el final del partido).

Sin embargo, Cleveland supo rehacerse y no permitió que los Sixers se marchasen en el marcador, logrando igualar el encuentro a 85, cuando tan solo quedaban 5:22 para el final del partido. Pero los Sixers no se derrumbaron y volvieron a tomar la iniciativa en el marcador, jugando mejor en los momentos decisivos del partido, dejando que los Cavs tan solo pudieron anotar tres puntos en los dos últimos minutos y medio, haciendo un parcial de 13-3 en ese periodo de tiempo.

Cuando analizamos la estadística de ambos equipos vemos como en los Sixers destacó el esfuerzo en conjunto, que los chicos de Brett Brown realizaron en Cleveland, mientras que al ver las estadísticas de los Sixers, vemos como LeBron James llevó la batuta de su equipo, llegando a anotar 30 puntos (12-24 en tiros de campo), logrando 9 rebotes y 8 asistencias (muy cerca del triple-doble).

El máximo anotador de los Sixers, ante los Cavs, fue J.J. Redick. Con sus 22 puntos (7-11 en tiros de campo y 4-7 en triples), se sacó la espina de haber fallado el triple sobre la bocina, que podría haber cambiado el signo del partido anterior en Miami. En Cleveland tuvo una excelente actuación y acabó por encima de la veintena de puntos, además de haber acumulado 2 rebotes y 2 asistencias.

Ben Simmons trató de emular a su ídolo LeBron James y se también se quedó muy cerca del triple-doble, al anotar 18 puntos (8-14 en tiros de campo), capturar 9 rebotes y repartir 8 asistencias, eso sin contar que también logró 2 recuperaciones de balón. Un excelente

partido de Ben Simmons, que de este modo celebra un nuevo galardón de rookie del mes (lo que le acerca más al sueño de terminar la temporada, como el mejor novato de este curso).

Joel Embiid también destacó en el partido en Cleveland, al terminar el choque con 17 puntos (7-18 en tiros de campo) y sumando 14 rebotes, al tiempo que repartió 6 asistencias. Un gran partido del camerunés, al igual que gran partido del croata Dario Saric, que terminó el partido con 16 puntos (5-13 en tiros de campo y 2-5 en triples), sumando 9 rebotes y quedándose muy cerca del doble-doble, que si logró Embiid.

Los otros dos jugadores de los Sixers que terminaron el partido con dobles dígitos en anotación, fueron Robert Covington, que sumó 10 puntos (gracias a un promedio de acierto de 4-11 en tiros de campo y 2-8 en triples), y Marco Belinelli, que sumó 11 puntos (4-9 en tiros de campo y 1-4 en triples).

Destacar también que debutó Ersan Ilyasova, en su nueva etapa con los Sixers. En los 18 minutos que estuvo en pista sumó 6 puntos, en un 2-5 en tiros de campo.

La siguiente cita para los Sixers será en casa ante los Hornets, en un partido en el que Philadelphia tratará de mantener intacta su buena racha de resultados en casa en 2018 y de paso, lograr que la victoria sirva para afianzar al equipo en los puestos de arriba, de la conferencia Este.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol