La victoria se escapó en Memphis

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Los Sixers no pudieron prolongar la buena racha de resultados, en su visita a Memphis, donde los Grizzlies terminaron alzándose con la victoria por 105-101, en un partido en el que Philadelphia volvió a contar con una considerable ventaja, muy cerca del final del partido. Pero una vez más, un último parcial pésimo, condujo a la derrota a los Sixers, que continúan con un balance positivo (22-21), en la temporada regular. 

Desde el comienzo del partido, los Sixers llevaron la iniciativa en el marcador, llegando a terminar el primer cuarto con una ventaja de once puntos (19-30), que parecía augurar una nueva victoria para Philadelphia, en este magnífico mes de enero. Pero las cosas se igualarían un poco en el segunda parcial, que terminaría llevándose Memphis (30-25), devolviendo la emoción al partido (49-55 al descanso, favorable a Philadelphia). 

Fue en el tercer cuarto, cuando el partido se pudo romper a favor de Philadelphia. Las ventajas de los visitantes fueron poco a poco creciendo, hasta lograr un marcador de 68-83, a falta tan solo de 59 segundos para el final del tercer periodo. Una situación que parecía controlada por parte de los hombres de Brett Brown, pero que terminó siendo un espejismo. 

La ventaja se empezó a diluir en ese último minuto del tercer parcial, cuando Memphis anotó seis puntos, para dejar en nueve la ventaja al término de los tres primeros parciales. A partir de ahí, los locales metieron presión en el marcador y fueron desgranando la ventaja de los Sixers, hasta reducirla a la nada, a falta de 7:17 para el final (91-91). 

En los últimos minutos del partido, quien se manejó mejor fue Memphis, y aunque los Sixers tuvieron en su mano poder prolongar el partido hasta la prórroga, finalmente los Grizzlies lograron alzarse con el triunfo, por 105-101, sumando los Sixers la derrota número 21 de la temporada regular. 

En Memphis, el máximo anotador de los Sixers fue el croata Dario Saric, que terminó el partido con 22 puntos en su cuenta particular (gracias a un 7-11 en tiros de campo, 3-4 en triples y 5-5 en tiros libres). Además de su aportación anotadora, el croata terminó el partido con un doble-doble, gracias a los 10 rebotes que capturó (6 rebotes defensivos y 4 rebotes ofensivos).  

A la gran actuación de Saric, se unió la excelente aportación que tuvo Timothe Luwawu-Cabarrot, que terminó el partido con 20 puntos y un 6-9 en tiros de campo (6-8 en triples) y 2-2 en tiros libres, sumando además 2 asistencias, a su estadística. 

Robert Covington también rozó la veintena de puntos, terminando el partido con 18 puntos (5-14 en tiros de campo y 4-11 en triples), además de sumar 6 rebotes y 3 asistencias. 

Quienes estuvieron un poco por debajo de lo que de ellos se puede esperar (y que demuestran partido a partido), fueron Joel Embiid y Ben Simmons. El pívot africano se quedó en  15 puntos para su cuenta particular (5-13 en tiros e campo y 5-9 en tiros libres), además de sumar 14 rebotes (por lo que también él logró un doble-doble en Memphis). Las faltas personales, terminaron pesando en él. 

También pesaron las faltas personales en Ben Simmons, que tan solo pudo anotar 6 puntos ante los Grizzlies, terminando con un promedio de acierto de 3-8 en tiros de campo, sumando además 7 asistencias y 3 rebotes. 

De los hombres de banquillo, cabe destacar los 8 puntos anotados por Justin Anderson (4-7 en tiros de campo) y los 7 puntos anotados por T.J. McConnell, en los 28 minutos que estuvo en pista (2-7 en tiros de campo), sumando además 6 rebotes y 3 asistencias.  

En los Grizzlies destacaron los 19 puntos anotados por Marc Gasol (6-14 en tiros de campo), los 18 puntos anotados por Tureke Evans (6-16 en tiros de campo, además de 8 asistencias) y los 17 puntos anotados por Mario Chalmers (5-9 en tiros de campo), siendo el mejor del banquillo de Memphis. 

La siguiente cita será en Philadelphia ante los Bulls de Chicago, en un nuevo intento de lograr terminar muy bien el mes de enero y afrontar la recta final de la temporada regular, con el optimismo que da el saber que se tienen grandes opciones de alcanzar la postemporada, muchas temporadas después. 

Hasta pronto desde España.