La Temporada 2018-19 en el Recuerdo: Joel Embiid

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

La temporada 2018-2019 ya es historia para los Sixers, y pasó a la historia por unas importantes marcas, que muestran que el equipo está en el buen camino para lograr el sueño de alcanzar el anillo de campeón de la NBA.

Y en buena parte el responsable de este buen momento histórico que está travesando Philadelphia ha sido Joel Embiid. El center africano sigue consolidándose como uno de los mejores jugadores de toda la competición y en la piedra angular de este proyecto ganador, que quiere llevar a los Sixers a lo más alto en la NBA.

Embiid ha terminado la temporada con unos sensacionales números que le convierten en uno de los grandes atractivos de la competición. Su media de 27.5 puntos por partido (cuarto mejor de la NBA), 13.6 rebotes de media (segundo mejor en la NBA), además de 3.7 asistencias, son inequívocamente un salto de calidad respecto de números en temporadas anteriores, que consolidad su progresión en la mejor liga del mundo.

Ya en la postemporada, Embiid tuvo sensacionales actuaciones ante Nets y Raptors, con partidos por encima de la treintena de puntos, acumulando además una gran cantidad de minutos en pista, lo que denota la importancia para el equipo de su presencia en el juego. Promedió 20.2 puntos de media, además de 10.5 rebotes por partid y 3.4 asistencias.

Sus mejores actuaciones en playoffs fueron los 33 puntos anotados en casa ante los Raptors en el tercer juego de la serie y que podría haber sido decisivo para la suerte de la misma y los 31 puntos anotados en Brooklyn, ante los Nets en el cuarto juego de la serie (y que sí resultó ser decisivo para la victoria de los Sixers ante los Nets, en la primera ronda de playoffs).

Ya en la temporada regular, fueron numerosas las ocasiones en las que Embiid superó la treintena de puntos, pero también se prodigaron los partidos en los que superó los 40 puntos. Como en casa ante los Hornets en el mes de noviembre (42 puntos), o en la derrota en casa ante los Pacers en diciembre (40 puntos), en el triunfo en Phoenix ante los Suns (42 puntos), o ante los Bucks en Miwaukee justo antes de acabar la temporada regular (40 puntos).

Pero no solo sus números destacaron para denotar que Embiid evoluciona como uno de los grandes de la NBA y como piedra angular del proyecto de los Sixers. También destacó logrando su segunda titularidad para un Juego de las Estrellas, no siendo el único protagonista de los Sixers en el gran evento de la NBA, de mitad de temporada.

En el partido de las Estrellas, la nota para Simmons y Embiid fue de 10. Y es que diez fueron los puntos anotados por ambos jugadores de los Sixers, rivales en este duelo de las Estrellas, y que terminó con la victoria del equipo de LeBron James por 178-164, remontando 20 puntos de desventaja que tenía el equipo de Antetokoumpo, en la primera parte (de un 89-109 para el equipo de Giannis en el tercer cuarto, se llegó a un 124-124, a base de triples de Damian Lillard y Klay Thompson).

Además, Joel Embiid registro un nuevo doble-doble, ya que a sus 10 puntos en un 4-12 en tiros de campo, sumó además un total de 12 rebotes (6 en ataque y 6 más en defensa), haciendo que (al igual que Simmons), su fin de semana terminase con un 10 de nota.

Embiid también fue elegido Jugador del Mes de la Conferencia Este en el mes de enero. Era la primera vez que Embiid recibía el honor y se convertía en el primer jugador de los Sixers, en ganar este galardón, desde que lo hiciera el mítico Allen Iverson en abril de 2005. Se une a Iverson (cuatro veces) junto el otro mítico jugador de los Sixers Charles Barkley (dos veces), y los jugadores que fueron cruciales para que Philaldephia lograse el último anillo que los Sixers han logrado, Julius Erving (tres veces) y Moses Malone (dos veces). Estos han sido los únicos jugadores de los 76ers que en la historia de la franquicia, han recibido este honor, desde su creación en 1979-80.

Embiid llevó a los 76ers a un mes con un balance de 11-4, incluyendo seis victorias sobre equipos cuyos registros son actualmente de .500 o más, cuatro de los cuales llegaron lejos de Philadelphia. En el mes de enero, Embiid obtuvo un promedio de 29.2 puntos, 13.8 rebotes, 3.8 asistencias y 2.0 tapones por juego, y un promedio de acierto en tiros de campo de .488 y .804 desde la línea de tiros libres.

Todo ello como muestra de la increíble importancia que tiene el jugador en los Sixers, a lo que sumar el hecho de ser nombrado en el segundo mejor equipo defensivo del año, redondeando una gran temporada que tiene que ser la base para lograr grandes gestas en el futuro, para unos Sixers liderados por él y demostrando que todas las grandes esperanzas que existen en Embiid terminaran culminándose con un anillo para Philadelphia y para los 76ers.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter