Grandes números de Ben Simmons en el inicio de temporada

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Una de las grandes noticias que los Sixers han tenido en este comienzo de temporada, han sido los sensacionales números que Ben Simmons ha mostrado en los cinco primeros partidos de la temporada. 

La presencia de Simmons en el equipo ha causado un gran impacto y la sensación en los fans, de que el proceso de reconstrucción va por buen camino. 

Los Sixers tienen una buena tradición de jugadores que aspiran al galardón de novato del año. No hay que olvidar que el año pasado Joel Embiid y Dario Saric acapararon casi todos los premios de novato del mes, aunque finalmente el premio de novato del año viajase a Milwaukee. Ahora Simmons encara la temporada como uno de los máximos candidatos a novato del año, ya que ha tenido un comienzo de temporada plagado de dobles-dobles y con un triple-doble ya en su carrera, aseguran un comienzo de temporada, en la que Ben Simmons se ha convertido en el novato más destacado de este curso. 

Ya en el primer partido, ante los Wizards terminó con su primer doble-doble, al lograr terminar el partido con 18 puntos anotados (7-14 en tiros de campo) y capturar 10 rebotes, además de repartir 5 asistencias. 

Cuando los Sixers debutaron en casa ante los Celtics y Simmons terminó con 11 puntos anotados (4-11 en tiros de campo) y con 11 rebotes capturados, se convirtió en el primer jugador novato de los Sixers en lograr un doble-doble en sus dos primeros partidos como profesionales. Todo un hito para un jugador que pretende lograr hacer época en los Sixers. 

Un hito que no solo quedó ahí, ya que en Toronto siguió su magnífica racha y alcanzó de nuevo un doble-doble, al conseguir un 7-16 en tiros de campo, que le permitieron anotar 18 puntos, además de capturar 10 puntos y 8 asistencias. Un logro importante para Simmons, que además quedó muy cerca de atesorar su primer triple-doble en su carrera. 

Algo que si lograría en Detroit, al conseguir un sensacional partido, sumando 21 puntos ante los Pistons, lo que hasta el momento es la mejor marca anotadora de su carrera, con un 8-11 en tiros de campo, a los que sumó 12 rebotes (su mejor marca personal) y 10 asistencias (otra mejor marca personal en su carrera). 

Una racha que no se pudo continuar ante los Rockets, donde también estuvo cerca de lograr otro doble-doble, pero lo cierto es que su comienzo de temporada le ha deparado grandes alegrías a los fans de los Sixers, que ven en Ben Simmons la confirmación de que el proceso de reconstrucción. 

De momento, el alero de los Sixers tiene una media en puntos, rebotes y asistencias, que promedio un doble-doble y cerca de un triple-doble. Un gran comienzo de temporada con 16.4 puntos por partido, 10 rebotes y 7.4 asistencias de media, que unido a su capacidad de creación de juego, le convierte en un jugador cada vez más completo y el complemento adecuado a Joel Embiid, para lograr dar el paso hacia adelante que los Sixers necesitan, para seguir creciendo este proyecto. 

Un comienzo de temporada esperanzador, por la presencia de Ben Simmons en el equipo, en donde hay que sacar conclusiones, para tratar de enmendar el 1-4, que actualmente tiene el equipo. Y es que la inexperiencia está pasando factura en el tramo final de algunos partidos, pero eso es algo de lo que se aprende y es mucho mejor pasar este trago ahora, que pasarlo cuando llegue el tramo final de la temporada regular, en donde todos esperamos que los Sixers estén con opciones de entrar en playoffs. 

Lo cierto es que las señales son buenas, a pesar de reconocer que el 1-4 que tenemos en la clasificación, tras los primeros partidos de la temporada está siendo un poco difícil de digerir, pero hasta eso es algo que ha cambiado en la organización, ya que lo cierto es que hasta hace muy poco, estábamos acostumbrados a pensar que el primer triunfo llegaría mucho más tarde de lo que ha llegado este año. 

Pero sin duda hay que aprender de los errores cometidos en este arranque de temporada y lograr enmendar el rendimiento del equipo en los últimos instantes de los partidos, que está siendo la diferencia entre estar teniendo un buen inicio de temporada, plagado de victorias, a no tenerlo. El juego y el rendimiento parecen buenos, así como las sensaciones que el equipo transmite, pero hay que mejorar el cómo se gestionan los últimos minutos de cada partido, para poder seguir manteniendo el nivel en esos momentos decisivos. 

Un nivel que es bueno, en lo que hemos podido ver en los primeros partidos de la temporada, sobre todo gracias a lo que Ben Simmons está aportando al equipo en este comienzo de año.  

Todo es esperanza y buenas sensaciones, pero hay que seguir creciendo y mejorando para lograr los objetivos marcados. 

Hasta pronto desde España.