Gran actuación de Joel Embiid en el All-Star

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

El partido de las Estrellas de la NBA, que se ha disputado en Los Angeles en esta edición, ha vuelto a ser un partido de intensidad, en el que los dos equipos han buscado el triunfo con ahínco. Finalmente, el equipo de LeBron James se alzó con la victoria por 148-145 ante el equipo de Stephen Curry.

Joel Embiid, que debutaba en un All-Star, ha tenido una sensacional actuación, tras completar un magnífico fin de semana, en el que participó en el partido de las jóvenes promesas y en el concurso de habilidades, además de en el All-Star Game.

El pívot africano de los Sixers brilló con luz propia en el equipo de Stephen Curry, terminando su actuación con un total de 20 minutos en pista, en los que logró anotar 19 puntos, capturar 8 rebotes, repartir una asistencia, colocar un tapón y robar 2 balones.

Una sensacional estadística que es la mejor de un jugador de Philadelphia, desde que lo hiciera Allen Iverson en 2003 con 35 puntos anotados. Y todo ello, en el All-Star de su debut, por lo que Joel Embiid y los Sixers de esta generación, siguen haciendo historia.

Por tanto, Joel Embiid fue uno de los grandes protagonistas de un partido en el que LeBron James se coronó como mejor jugador en esta edición, lo que supone su tercer premio de MVP de su carrera, en el Partido de las Estrellas.

Acabó con 29 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias en 31 minutos, mientras que su compañero Kevin Durant aportó 19 tantos. Destacando en el conjunto rival, además de Joel Embiid, Damian Lillard con 21 puntos en 21 minutos, en tanto que DeMar DeRozan añadió otros 21 tantos.

Mención aparte mereció Anthony Davis, que salió a pista con el uniforme de DeMarcus Cousins, su compañero lesionado para toda la temporada.

Al descanso se llegó con gran igualdad en el marcador (76-78) y una sensación de esfuerzo sobre el parqué, como el mostrado por Klay Thompson con sus cinco triples. Tanto fue así que en la primera parte ya se habían lanzado más tiros libres que en los partidos de las últimas dos ediciones.

Hubo grandes jugadas y un recital de triples a cargo de Curry y Bradley Beal, y el equipo de la estrella de los Warriors se fue con una ligera ventaja a falta de un cuarto (109-112), logrando así uno de los objetivos de la NBA… tener un final emocionante.

Casi se dinamita el partido, gracias al tiro exterior de Lillard (120-133), pero el final apretado estaba escrito y James e Irving, lideraron a los suyos y señalaban el camino hacia un epílogo explosivo (139-140) a falta de dos minutos.

James empató el duelo con un triple (144-144) y cada posesión pasó a lucharse de forma descomunal. Al final, un triple de James Harden no entró y Westbrook al contraataque no perdonó.

Así acabó un gran partido y una tremenda experiencia para Joel Embiid, que seguro no olvidará jamás. Su presencia en el Juego de las Estrellas deja claro, que el futuro de los Sixers es prometedor. De momento a devuelto la sonrisa a los fans y ha devuelto el protagonismo de los Sixers en esta gran cita.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol