El Rey conquista Philly

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Los Sixers no pudieron lograr en casa la victoria ante los Cavaliers de Lebron James, quienes dominaron el partido de principio a fin (113-91), anotándose todos los cuartos y demostrando su buen estado de forma, al vencer su octavo partido consecutivo. 

LeBron James fue el auténtico protagonista del partido, al liderar a Cleveland en los minutos que estuvo en chanca, anotando 30 puntos, capturando 13 rebotes y repartiendo 6 asistencias. Sigue siendo el Rey de la NBA. 

A pesar de la victoria, Lebron James tuvo buenas palabras para el equipo de Philly, dejando claro que son un equipo a tener a cuenta: “Estos chicos están empezando a funcionar. Han conseguido grandes victorias esta temporada y teníamos que mentalizarnos que no eran los Sixers de hace tres o cuatro años. Han empezado a doblar la esquina y te obligan a estar concentrado", aseguró el alero tras el choque. 

También estuvo acertado Dwyane Wade, quien secundó a la perfección la labor del líder de los Cavs, y terminó el partido con 15 puntos, mientras que Jeff Green llegó hasta los 14 y Kevin Love se fue hasta los 13. Por su parte Kyle Korver anotó tres de los cinco triples que intentó y se convirtió en el quinto jugador de la historia en alcanzar los 2.100 lanzamientos de tres en su carrera. 

Por parte de los Sixers, quien demostró estar en un estado casi mágico fue nuevamente Joel Embiid, quien terminó el partido con 30 puntos (11-24 en tiros de campo y 8-9 en tiros libres), además de capturar 11 rebotes (5 de ellos en ataque y 6 en defensa), en los 33 minutos que estuvo en pista. Un nuevo gran partido de la estrella africana de los Sixers, que no pudo refrendar con triunfo, ante uno de los grandes equipos de la competición. 

El resto no estuvo a la altura de lo que mostró Embiid y por eso es que los Sixers no llegaron a anotar más de 100 puntos, siendo el siguiente jugador que más anotó en el bando de Philly, Timothe Luwawu-Cabarrot, que terminó el partido con 12 puntos en su cuenta particular, gracias a un 4-8 en tiros de campo, además de capturar 5 rebotes. Fue el jugador de los Sixers más destacados del banquillo de Brett Brown. 

Respecto de los titulares, apenas si entre todos sumaron 61 puntos (algo inusual en los últimos partidos de los Sixers) y teniendo en cuenta que Embiid anotó el solo 30 puntos, nos hacemos una idea de que no salieron las cosas como se tenía previstas. 

Uno de los pilares de los Sixers, Ben Simmons, no tuvo uno de sus noches más inspiradas y terminó el encuentro con tan solo 10 puntos (5-11 en tiros de campo), sumando 8 rebotes, por lo que estuvo muy cerca de terminar el partido ante su ídolo LeBron James, con un doble-doble. 

J.J. Redick, que había liderado al equipo en la anterior victoria ante los Magic, se tuvo que conformar con 11 puntos y un 4-16 en tiros de campo, mientras que el otro gran protagonista en el partido ante Orlando, Dario Saric, tan solo anotó 8 puntos con un 4-9 en tiros de campo. 

Peor le fue Robert Covington, que tan solo tuvo acierto en uno de sus lanzamientos a canasta, para terminar el partido con 2 puntos y un 1-11 en tiros de campo, mientras que T.J. McConnell si aportó lo que de él se espera, terminando el partido con 11 puntos y un 5-8 en tiros de campo, además de 6 rebotes y 3 asistencias. 

Hay que reponerse a esta derrota y seguir mirando al frente. El balance sigue siendo muy bueno (11-8) y el siguiente rival es un rival directo por estar en los puestos de privilegio de la conferencia Este. Los Wizards visitarán el miércoles el Wells Fargo Center, para terminar una serie de seis partidos seguidos en casa. Esperemos que se recupere la senda de la victoria y las buenas sensaciones. 

Hasta pronto desde España. 

Tags