Ante los Hawks llegó la primera victoria en casa

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com 

Los Sixers habían acabado el mes de Octubre con buenas sensaciones, pero quedaba una asignatura pendiente y era ganar en casa. Tras una gira victoriosa en Texas, llegaba una buena oportunidad de continuar la racha ante los Hawks y los Sixers no la desaprovecharon, logrando de paso dar la primera alegría en casa, a los fans de los Sixers. 

Finalmente Philadelphia alcanzó el triunfo por 119-109, ante unos Hawks que llegaban con un balance de 1-6. Pero la victoria costó más de lo que se podría presumir en un principio, ante unos Hawks que no se rindieron. 

Y es que nada más empezar el encuentro, los Sixers impusieron un ritmo muy elevado, que dejaba un parcial favorable de Philadelphia de 25-8. Pero los 17 puntos de ventaja se fueron diluyendo poco a poco, hasta dejar el partido igualado en el segundo periodo. 

Nuevamente los Sixers intentaron romper el partido para tener un triunfo cómodo, cuando llegaron a tener una ventaja de nueve puntos cerca del segundo parcial, pero otra reacción de los Hawks dejó la ventaja al descanso en tan solo dos puntos. 

Estaba claro que Atlanta no se iba a dejar avasallar y que tratarían de no caer en un balance de 1-7. Tanto fue así que salieron en tromba en el tercer cuarto, para llegar a disponer de las únicas ventajas de las que dispusieron en el partido (siete puntos de máxima ventaja cerca del ecuador del tercer periodo).  

Pero los Sixers llegaron con firmeza al final del partido, imponiéndose en el último cuarto por diez puntos, que resultó ser la ventaja final de la que dispusieron los Sixers en el resultado final. Un último cuarto en el que Atlanta no pudo anotar ningún punto hasta que faltaban menos de siete minutos para el final y que logró su primer tiro de campo en el último periodo, después de haber fallado más de sus 10 lanzamientos previos. 

Una de las figuras destacadas de los Sixers fue Robert Covington. Terminó siendo el máximo anotador del equipo con 22 puntos anotados, en un promedio de acierto en tiros de campo de 7-15, con un 6-11 en triples, además de haber capturado 3 rebotes, repartido 3 asistencias y robado 3 balones. 

Su figura fue clave para los Sixers, ya que su aportación ofensiva sostuvo al equipo en la primera parte, donde fue el gran protagonista en ataque de Philadelphia. Ya en el ecuador del tercer periodo había anotado los 22 puntos que terminó atesorando en el partido, pasando el testigo a Ben Simmons y a Joel Embiid, que también terminarían con sensacionales números y siendo protagonistas de la recta final del partido. 

Precisamente Ben Simmons, que llegaba al ecuador del tercer periodo con 8 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias, terminaría el partido muy cerca del triple doble, ya que terminó firmando una excelente actuación, con 19 puntos (8-16 en tiros de campo, 13 rebotes (4 en ataque y 9 en defensa) y 9 asistencias, además de robar dos balones. Está claro que sus 11 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias en el tramo final del partido, terminaron siendo fundamentales para la victoria final de los Sixers. 

Algo parecido le ocurrió a Joel Embiid que empezó el último cuarto con tan solo 10 puntos, pero que en los momentos finales del partido (en algo más de seis minutos), logró anotar 11 puntos, para terminar con un total de 21 puntos a su favor y un promedio de acierto de 9-16, además de lograr capturar 12 rebotes (10 de ellos en defensa), repartir 6 asistencias, robar 3 balones y colocar 3 tapones. Todo ello en otra magnífica actuación concentrada en 30 minutos de juego. 

Del resto cabe destacar tres jugadores del banquillo que sumaron entre ellos 38 puntos, 16 rebotes, 13 asistencias y 3 robos de balón, demostrando la importancia de los hombres de banquillo en Philadelphia. 

Jerryd Bayless logró terminar el partido con 14 puntos (5-9 en tiros de campo y 2-5 en triples), 2 rebotes, 3 asistencias y 1 robo de balón. T.J. McConnell acabó con 12 puntos (6-10 en tiros de campo) con 6 rebotes, 7 asistencias y 1 robo de balón, en otra magnífica actuación. Amir Johnson acabó con 12 puntos anotados (5-6 en tiros de campo, más 8 rebotes, 3 asistencias y 1 robo de balón. 

J.J. Redick con 8 puntos, Timothe Luwawu-Cabarrot con 6 puntos y Dario Saric con 5 puntos, completaron el plantel de jugadores que tomaron parte en el partido ante los Hawks. 

La próxima cita será el viernes, también casa ante los Indiana Pacers, que llegan a Philadelphia con un balance de 5-3. Otra oportunidad más de seguir por la buena senda, seguir creciendo como equipo y de paso alcanzar más victorias que derrotas en nuestro casillero. 

Hasta pronto desde España.