NBA 2022 Playoffs - Miami Heat v Philadelphia 76ers
David Dow/NBAE via Getty Images

Adios al Sueño en 2022

Por Miguel Ángel Martín, Columnista de Sixers.com

@BerkutMartin

Se acabó el sueño del anillo en 2022, se acabó esta aventura de un modo doloroso, y con la impresión de que los Sixers podrían haber logrado llegar más lejos de lo que se ha logrado. Pero las circunstancias y la dificultad de conquistar el anillo de la NBA, han hecho mella en el equipo.

La promesa de un gran año se vio refrendada con la temporada excepcional de Joel Embidd, que lograba la que en opinión de muchos, ha sido su mejor temporada desde que está en la NBA, en modo MVP, aunque no haya sido reconocido de tal forma por la NBA.

Después, las ilusiones crecieron mucho, cuando desde los despachos se logró desenquistar la situación provocada por la negativa a jugar de Ben Simmons, propiciando la llegada de James Harden al equipo. Quizás a la larga, se ha demostrado que el precio pudo ser un poco alto, ya que la pérdida Seth Curry y de André Drummond, le hicieron perder mucha profundidad de banquillo a los Sixers, pero la ilusion por la Barba, quedó patente.

Incluso en los playoffs, quedó bastante claro que los Sixers podrían romper la barrera de las semifinales de conferencia, después de demostrar que el equipo estaba bien equilibrado, a pesar de que el juego de Harden no fuese el mostrado en su etapa de Houston, y con la pérdida de Curry y Drummond.

Quizás el nivel excepcional de Embiid y la explosión de juego de Tyrese Maxey, dieron esas alas a las esperanzas de los fans, al ver además la complicidad creada en pista por Harden y Maxey.

Pero llegaron las circuntancias a las que no están ajeno ningún equipo. La lesión de Embiid en su pulgar, en primer lugar, y más aún con la fractura de un hueso en su órbita ocular, sellaron un destino cruel para Philadelphia.

Embiid ( y sobre todo su ausencia) dejó patente que en casi todo en el equipo y que sin él, los Sixers se sienten huérfanos. Se necesitó un poco más del resto, para paliar su tremenda ausencia en los dos primeros juegos, que dejaron una pesada losa en la elimitaria.

Una eliminatoria que se pudo igualar, pero que tuvo un nuevo punto de inflexión, como punto de infleción fueron las lesiones de Embiid en Toronto. En el quinto y decisivo juego, todo iba bien hasta que un desafortunado lance del juego, provocó un nuevo impacto en el rosto de Embiid, que le dejó casi fuera de juego, a pesar de seguir en pista como el guerrero que es.

Otro palo más en la rueda de los Sixers, al caer en ese decisivo quinto juego, y con un Jimmy Butler excepcional, los Heat terminaron de ejercer su favoritismo en el sexto y último juego de la temporada para los Sixers.

Lo cierto es que las ilusiones eran grandes y que el equipo podría haber logrado algo más, pero las lesiones también pusieron su granito de arena para el desastre final, en forma de eliminación… otra vez en semifinales de conferencia.

No hubo MVP para Embiid, aunque creo que hay unanimidad en que su temporada había sido digna de todo un MVO y hubiese sido un trofeo muy meritorio para el center africano. Tampoco ha habido final ni de la NBA, ni tampoco de conferencia para los Sixers (quizás faltaba alguna que otra pieza más en el puzzle para dar el salto), pero están sentadas las bases para (una vez más), darlo todo con tal de tener un equipo que si puede finalmente traer el anillo a la ciudad del Amor Fraterno… cuarenta años después del último campeonato de la NBA para Philadelphia.

Muchas gracias por la aventura en 2022, pero el sueño sigue vivo para 2023.

Hasta pronto desde España.

@Sixers_Espanol

Tags
NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter