DENVER, CO - DECEMBER 26: The Denver Nuggets celebrate during the game against the Utah Jazz on December 26, 2017 at the Pepsi Center in Denver, Colorado.
Bart Young/NBAE via Getty Images

Dempsey: La senda de Lyles hacia el protagonismo sigue los pasos de su compañero Gary Harris

by Christopher Dempsey
Nuggets Insider
@chrisadempsey

Oportunidad.

Es una de las palabras más trilladas y menospreciadas en los deportes. Los jugadores siempre hablan de que necesitan una. Los entrenadores y los ejecutivos poseen esos boletos dorados, que pueden crear o destruir la carrera de un jugador.

Apenas asumió como el entrenador de los Nuggets en el 2015, Michael Malone le dio uno de estos boletos dorados a Gary Harris. No había jugado mucho como novato. La gente se preguntaba qué tan bueno resultaría ser. Pero Harris tomó ese boleto, corrió y nunca miró atrás. No solo se convirtió en uno de los mejores jugadores del equipo, sino también en uno de los mejores jugadores ofensivos y defensivos de la liga. Y no solo lo reconocen en su equipo.

El entrenador de Sacramento Kings Dave Joerger habla con entusiasmo cuando le preguntan sobre Harris.

"Creo que es un tipo sobrehumano", comentó Joerger. "Tiene mucha personalidad. Creo que es el tipo de persona con la que puedes crear una marca entorno a él. Es un buen tipo, se esfuerza y juega como se debería jugar. Siempre he sido su fanático. Sencillamente estoy muy impresionado".

Hoy, Trey Lyles ha comenzado a transitar la misma senda.

Desde el 1 de diciembre, Lyles es el cuarto del equipo en puntos (15.7), tercero en porcentaje de tiros de campo (54.5), primero en porcentaje de anotaciones de tres puntos (48.8), segundo en triples por juego y cuarto en rebotes (7.0).

¿Su tiro en suspensión? Nunca ha sido tan automático como en las últimas seis semanas.

"Sí, va bien", respondió Lyles con una sonrisa. "He estado jugando bastante bien y me siento muy cómodo cuando tengo el balón. Eso solo se debe al constante esfuerzo en las prácticas, los entrenamientos y otras cosas por el estilo".

Si se está remontando al origen de todo esto, nos lleva directamente hasta el draft de la NBA del año pasado.

Esa noche, los Nuggets traspasaron su 13.º seleccionado por el 24.º seleccionado de Utah, y Lyles. Desde entonces, los Nuggets no han ocultado su afinidad por el estilo de juego de Lyles, que desearon contratarlo cuando lo declararon disponible para el draft de la NBA del 2015 y que, desde más allá de las Rocky Mountains mientras jugaba para los Jazz, seguían pensando en que sería una adición excelente en su sistema.

"Cuando me traspasaron, y llegue aquí estaba muy feliz, porque creo que esta ofensiva es compatible con jugadores como yo", dijo Lyles. "Creo que hasta ahora ha sido así. Sencillamente estoy feliz y entusiasmado de ser parte de esto".

El sentimiento es mutuo.

Lyles actualmente tiene una racha de 11 partidos seguidos con más de 10 puntos. Los Nuggets van 6-4 en los partidos en los que anota más de 15 puntos. Lyles, al igual que Harris, ha aprovechado al máximo la oportunidad.

Y eso nos lleva nuevamente a la palabra. Se usa con tanta facilidad en conversaciones y en entrevistas. Pero cuando se es el jugador, esas 11 letras pesan lo mismo que 10 toneladas métricas. Una oportunidad puede aumentar la confianza o destruirla. Una oportunidad puede llevar la carrera de un jugador al siguiente nivel. La ausencia de una puede terminarla.

En términos humanos, la oportunidad que Malone y los Nuggets le brindaron a Lyles le cambió la vida.

"Significa mucho", comentó Lyles. "Me ha dado la oportunidad de jugar, jugar con libertad y jugar mucho pese a los errores y otras cosas similares en un equipo en el que el entrenador nos permite equivocarnos y jugar sin restricciones. Así que, para mí, es un alivio poder salir a la cancha sin tener que mirar siempre a la banca y, sencillamente, dedicarme a jugar. Significa mucho para mí".

Durante el primer mes y medio de la temporada se escuchaban risitas desde Salt Lake City. Donovan Mitchell, quien fue seleccionado por los Jazz con la selección de los Nuggets, aparecía cada noche en lo más destacado de los programas deportivos. Lyles, mientras tanto, siempre aparecía en los calentamientos mientras esperaba y esperaba para jugar.

Ahora él es quien ríe mejor.

"Creo que fue un cambio radical para mí en comparación con mis primeros dos años", explicó Lyles. "Hace mucho tiempo que no me sentía tan confiado. Y se siente bien, tanto como en la cancha como fuera de esta, en la vida en general. Siento que a muchos les llama la atención, que muchas personas están sorprendidas, y está bien. Pero yo lo esperaba de mí y me siento feliz de que esté sucediendo ahora".

Christopher Dempsey: christopher.dempsey@altitude.tv y @chrisadempsey en Twitter.