featured-image

Análisis del Día 4 de la Liga de Verano: Heat 84, Magic Blue 68

Por John DentonTraducido y Editado por Adly Santiago
5 de julio del 2016

ORLANDO – El Heat de Miami se mantuvo invicto en la Liga Profesional de Verano en Orlando presentada por Southwest Airlines tras borrar un déficit en el primer parcial y dejándose guiar por el juego fuerte de Josh Richardson en una derrota de 84-68 al equipo de Orlando Magic Blue el martes.

  Richardson, quien se convirtió en una pieza clave en la rotación para el Heat durante la pasada temporada a pesar de ser una selección de segunda ronda, consiguió tres triples y anotó 22 puntos para ir con sus seis asistencias para Miami (3-0). En dos partidos de la liga de verano, Richardson lidera al Heat en anotaciones con 19.5 puntos por partido.

“Me encanta la confianza de Josh y cómo es de competidor, dijo el entrenador de liga de verano del Heat Juwan Howard. “Si quieres ser un competidor a un nivel alto, tienes que traer esa ventaja y él tiene eso”.

Orlando Blue (0-3) lideraba 26-24 después del primer parcial, pero vio a Miami tomar el control del partido en el segundo (24-16) y tercer (19-14) parciales. Briante Weber hizo un poco de todo para el Heat, contribuyendo con nueve puntos, 10 rebotes, seis asistencias y seis robos en 29 minutos.

Justise Winslow, otro jugador de rotación del Heat, anotó 15 puntos a pesar de un mal juego anotando. Logró sólo cinco de 15 tiros y falló en sus tres primeros tiros de 3 puntos antes de que finalmente conectó uno en el cuarto parcial. Winslow lanzó un pase contra el tablero en el cuarto parcial a Weber, quien recibió una falta técnica por colgar en el aro después de su clavada.

“Quiero que Justise sea un tipo que no está pensando y quien sólo juega baloncesto”, dijo Howard. “Confío en cualquier disparo que él está tomando y me siento bien de ello. Sé que ha trabajado muy duro no sólo en su tiro en salto, pero en todo su juego. Él está tratando de encontrar maneras de ser un mejor jugador de baloncesto y estoy muy feliz por su desarrollo”.

La selección de segunda ronda de Orlando Stephen Zimmerman se recuperó de un mal desempaño el lunes con un gran esfuerzo. El centro de 6-pies-11-pulgadas y 234 libras, quien fue la selección número 41 en el draft de junio de la NBA, le dio al Magic 10 puntos, 10 rebotes y dos tiros bloqueados antes de salir del juego con dos dedos lastimados.

El mejor destaque de Zimmerman del día llegó al final del tercer parcial, cuando se elevó y golpeó con fuerza el intento de tiro de bandeja de Weber en el cristal. Esa jugada mantuvo el déficit de Orlando en 67-56 entrando al cuarto parcial.

“Fue muy importante (el recuperarse del mal juego del lunes), pero no de una manera en la que me agobie demasiado mentalmente al respecto”, dijo Zimmerman. Así que traté de jugar mi tipo de juego”.

Nick Johnson aportó 10 puntos, ocho asistencias y tres robos para Orlando. Tyler Harvey anotó tres triples y anotó nueve puntos saliendo de la banca. Devyn Marble (dos puntos, dos rebotes y dos asistencias) salió el partido con una contusión en la rodilla y no regresó.

Orlando se recuperó de una desventaja de 10 puntos temprano para tomar una ventaja en el primer parcial 26-24, pero el Heat tomó el control en el segundo parcial detrás de Richardson y lideró 48-42 al medio tiempo. Miami disparó un 48.4 por ciento y logró seis de 11 triples en los dos primeros parciales.

Cuando Richardson no estaba perforando los puentes desde el perímetro (dos triples y un tercer intento al canasto con el pie en el arco), penetraba fuertemente hacia la canasta para llegar a la línea de tiros libres. Hizo cinco de sus seis intentos desde la línea y tuvo 15 puntos entrando al medio tiempo.

Johnson, Harvey y Zimmerman mantuvieron al Magic a corta distancia desde el principio con su juego sólido desde el exterior y el interior. Johnson (10 puntos en la primera mitad) y Harvey (seis puntos en la primera mitad) cada uno tuvo dos triples temprano en el partido, mientras que Zimmerman le dio al Magic seis puntos, seis rebotes y un tiro bloqueado en los primeros 20 minutos del partido.