Presentado Por

(Erica Martin/Lakers.com)

Lakers logran nuevo récord con lluvia de triples ante Celtics

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

Algo tenía que cambiar.

Tras ver su récord caer a .500 por primera vez desde comienzos de noviembre, los Lakers llegaban al TD Garden el jueves por la noche cansados de los rumores de canje, tocados por un sinfín de lesiones, y sobre todo, jugando sin sus refuerzos.

Del otro lado estaba un equipo que había ganado 13 de sus últimos 14 partidos en casa, y que se relamía por la chance de agrandar su paternidad en el mano a mano histórico entre las dos franquicias más ganadoras de la NBA.

Era obvio que los Lakers iban a necesitar una actuación superlativa de LeBron James, y el Rey respondió, pero fueron los actores de reparto – particularmente los tan criticados tiradores – los que hicieron posible dar el batacazo en la victoria por 129-128 en Boston.

Después de llegar al partido en el puesto No. 29 en porcentaje de triples (33.4 por ciento) en la NBA, y de convertir un poquito más de 10 por noche, los de púrpura y dorado explotaron con 22 para establecer un nuevo récord de la franquicia, disparando a un 53.7 por ciento.

James, Kyle Kuzma, y Kentavious Caldwell-Pope tuvieron cinco cada uno. Rajon Rondo y Lance Stephenson aportaron tres por cabeza, y Brandon Ingram agregó uno clave desde la esquina izquierda en el cuarto periodo.

Esa puntería le permitió al equipo terminar el partido con 35 asistencias – su segunda mayor producción de la temporada.

Un rápido análisis nos permite saber que 19 de esos 22 triples fueron asistidos, con la excepción de un par de bombazos de James y otro de Rondo.

Los Lakers encontraron sus tiros a lo ancho del arco, y casi sin preferencias. Esta es la distribución de tiros ante los Celtics:

Ellos también los generaron de varias formas, o mejor dicho, James y Rondo se los generaron a sus compañeros.

Las penetraciones y pases de James para conseguir triples desmarcados fue una constante en la segunda mitad – y una que podría beneficiar a jugadores como Reggie Bullock y Mike Muscala una vez que ellos puedan hacer su debut el domingo ante los Sixers.

LeBron lideró al equipo con 12 asistencias, y su pase al lado opuesto de la cancha para el triple abierto de Ingram fue solo una muestra de su visión de juego.

Rondo también repartió en dobles dígitos (10) y estuvo enchufado desde el comienzo, conectando un par de triples en la primera mitad.

Él también se dio cuenta desde el principio que Stephenson tenía la mano caliente, y “Born Ready” no lo decepcionó.

Vale la pena prestarle atención extra en esta secuencia a la cortina de Tyson Chandler para liberar al ex jugador de los Indiana Pacers.

Los nueve triples en el tercer cuarto le permitieron a los Lakers borrar completamente un déficit de 18 puntos y tomar la ventaja. Más tarde, los bombazos consecutivos de Caldwell-Pope y James empataron el partido a 1:24 del final. Y el tiro de Kuzma desde el ala derecha le dio a los Lakers la ventaja a 19 segundos de la finalización del encuentro.

El destino depararía que el doble de Rondo sobre la bocina fuera la canasta ganadora, pero los Lakers no se hubieran podido llevar esa victoria en carretera sin una letal performance desde larga distancia.

Y con Bullock y Muscala en camino, eso podría haber sido solo un adelanto de lo que está por venir.

Artículos Recientes

Related Content

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter