Presentado Por

(Sean M. Haffey/Getty Images North America)

Lakers entonan el mea culpa: "Debemos ser mejores"

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – “Como grupo, debemos ser mejores”.

Luke Walton en conferencia, y un rato más tarde Kyle Kuzma en el vestuario, se hicieron cargo del mal momento el equipo – algo que quedó reflejado en la derrota dominical ante unos Cavaliers que llegaban tras 12 derrotas consecutivas.

El entrenador trató de balancear un mensaje de confianza con la frustración normal de un resultado adverso que hizo que los laguneros tengan marca de 3-7 desde el 25 de diciembre – el fatídico día de las lesiones de Rajon Rondo y LeBron James.

“Debemos jugar mejor”, aseguró Walton. “Debemos meter tiros. Debemos meter los tiros libres. Pero como dije, confío en que este grupo jugará mejor y empezará a ganar partidos. Como equipo, tenemos que agrandarnos y quedarnos con algunos de estos partidos. Tuvimos suficientes chances esta noche para tratar de superar la adversidad, pero no lo hicimos”.

Los Lakers dispararon 20.6 por ciento en triples y 59.3 en la línea de tiros libres, quedándose en 95 puntos ante un conjunto que llegaba con la peor defensa de la NBA.

La falta de puntería se notó desde el salto inicial, y eso rápidamente contaminó el esfuerzo y la energía del equipo.

“Hay un ritmo en el juego, y si empiezas a pasar buenos tiros, los equipos van a recargar la defensa y vas a terminar penetrando en tráfico”, explicó Walton. “Creo que (los tiros) que tomamos fueron buenos. Solo tenemos que agrandarnos, y no bajar la cabeza. Somos todos profesionales. Si fallas tiros (deberíamos tener) esa mentalidad de que ‘la próxima va adentro’. Tenemos que ser mejores en eso”.

Tanto en la línea como en el arco, los angelinos confirman partido a partido una tendencia preocupante. El mayor retrato fue la sequía de Josh Hart y Kentavious Caldwell-Pope. Ambos escoltas, de los mejores francotiradores del plantel, se combinaron para disparar 1/14 en triples.

Mientras tanto, Kyle Kuzma anotó lideró a los Lakers con 29 puntos en 11/23 en cancha, pero no se fue para nada conforme.

“Como equipo, debemos estar más metidos, en el sentido de tener más esfuerzo, comenzando por mí”, opinó. “Jugué como (basura)”.

Lonzo Ball y el propio Kuzma dijeron que el equipo no dio por sentada la victoria ante un rival que venía golpeado, pero el ala-pivot recalcó que deben elevar su esfuerzo.

“Necesitamos jugar duro, así de simple”, dijo Kuzma. “Jugar duro en el lado defensivo, jugar duro en el lado defensivo, cortar fuerte, superar las cortinas fuerte, hacer todo fuerte, estén entrando los tiros o no. No podemos dejar que nada afecte nuestro esfuerzo”.

Los Lakers cayeron a un pozo de 15 puntos en el primer cuarto – otra historia que se ha repetido en las últimas semanas. Eventualmente los laguneros se acercaron a un punto en el tercer cuarto, pero un parcial de 10-0 le devolvió el control del partido a Cleveland.

Y en el parcial final, un triple de Kuzma llegó a acercar a los Lakers a tres puntos, pero los Cavaliers aseguraron el marcador en la línea de tiros libres.

“Quizás tengamos que hacer algo con la alineación titular ahora mismo”, señaló Walton.

Todos los miembros del quinteto inicial terminaron con un +/- en los dobles dígitos negativos, mientras que Caldwell-Pope y Michael Beasley, entre otros, tuvieron una mejor labor desde la banca.

El silencio del vestidor delató un equipo golpeado, pero no hundido. Y Walton, por su parte, se mostró confiado de poder cambiarle el rumbo a la situación.

“Los veo todos los días”, aseguró. “Veo la manera que trabajan. He visto lo que podemos ser. Tuvimos dos grandes victorias la semana pasada, y cuando estuvimos saludables fuimos a la carretera y le ganamos a los campeones defensores. Por momentos, sé de lo que este grupo es capaz. Ves eso, y crees en eso. Lo ves una vez, y sabes que se puede repetir”.

Artículos Recientes

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter