Presentado Por

(Ty Nowell/Lakers.com)

Beasley celebró su cumpleaños a lo grande ante Pistons

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – Los Lakers realmente extrañaron a Michael Beasley.

Perdido entre las cirugías de Rajon Rondo, la lesión en la ingle de LeBron James, y la suspensión de Brandon Ingram, puede haber pasado desapercibido que el equipo disputó gran parte de la primera mitad de la temporada sin uno de sus refuerzos importantes del verano pasado.

Y no solo hablamos de su caudal ofensivo. Luke Walton ha repetido en numerosas ocasiones esta campaña que los compañeros lo aman y respetan, y ha hablado de lo rápido que el ala-pivot se integró al seno del plantel.

El aprecio es mutuo, y se notó cuando Beasley se sumó a la banca de los Lakers en la segunda mitad del partido ante los Wizards en Washington el 16 de diciembre. Esa noche, el producto de Kansas State llevó a su madre enferma a ver al equipo en persona. Una semana después, ella falleció.

Beasley se sumó de vuelta al equipo el 4 de enero, jugando 12 minutos esa misma noche ante los Knicks.

“Lo estábamos extrañando”, dijo JaVale McGee. “Lo necesitábamos. Nos faltaban jugadores y siempre supimos lo que Mike puede hacer. Originalmente no tenía muchos minutos, pero se mantuvo listo…estuvo fuera durante un mes y volvió y jugó de inmediato, y realmente jugó bien y pareció estar en buena forma. Eso habla de lo profesional que es”.

En los últimos tres juegos, él promedio 14.3 puntos en poco más de 16 minutos – incluyendo 19 en 19 minutos en la victoria del miércoles ante los Pistons.

Beasley hizo todo eso (triples esquineros, anotar en aclarados ante su amigo Andre Drummond, etc.) en su cumpleaños No.30. Sus compañeros, generosos, le regalaron además la victoria.

Hay que aclarar que anotar 19 puntos no es algo muy sorprendente para alguien que promedió 26.2 puntos en su única temporada colegial, y que una vez anotó 63 en el Juego de Estrellas de la Liga de China (CBA). La mejor marca de Beasley en la NBA es de 42 puntos (contra Sacramento en 2010).

“Solo juego duro”, aseguró. “Muevo la bola. Fui uno de los mayores anotadores esta noche. (Kyle Kuzma) tuvo una noche bastante buena. Solo jugamos y nos divertimos. Empezó en el lado defensivo y todo lo demás cayó en su lugar”.

Beasley también repartió cuatro asistencias, mostrando una química excelente con Kentavious Caldwell-Pope & Ivica Zubac.

“En casi todas las prácticas estamos en la misma unidad, y él siempre me dice, ‘si estás en cancha, te voy a conseguir canastas fáciles, y me vas a dar asistencias’”, dijo Zubac. “Eso es lo que pasa cada vez que estamos en cancha juntos. Sabemos cómo jugar juntos. Me contagio de él, es un jugador inteligente, es talentoso, y puede anotar un montón de puntos, y cuando le sacan eso, entonces es un tiro fácil para mí”.

No es una coincidencia que el equipo haya vivido una repuntada a medida que la presencia y el rol de Beasley se hayan estabilizado en la última semana. El equipo lo necesita, y él se siente en casa.

“Significa todo para mí”, dijo Beasley tras el duelo con los Pistons. “Amo a estos muchachos. Me hacen la vida mucho más fácil”.

Artículos Recientes

Related Content