Presentado Por

(Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images)

Lakers despiden a Wade con triunfo en noche memorable

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Sacado de un cuento de hadas.

Así fue el final del partido que los Lakers lograron ganar el lunes por la noche, en la que fue la última visita de Dwyane Wade a STAPLES Center y último enfrentamiento de su carrera contra LeBron James.

Los astros, que llegaron a la NBA juntos en 2003, y que ganaron un par de títulos en Miami y una medalla dorada en Beijing, quedaron emparejados en el último minuto y se defendieron de manera excelente, demostrando que la categoría sigue intacta para los dos incluso en su decimosexta temporada.

Los laguneros se llevaron la victoria, pero el resultado final quedó eclipsado por el protagonismo de dos de los jugadores más importantes de las últimas dos décadas.

“Es increíble que todavía estén jugando, ambos, a un nivel tan alto”, confesó Luke Walton, quien también llegó a la NBA en la Clase de 2003. “Cuando juegas en la NBA, eso se va realmente rápido. Ellos aprovecharon al máximo sus carreras. Obviamente todavía no terminaron, pero ganaron campeonatos, juntos y separados, y se convirtieron en dos de los mejores jugadores de todos los tiempos. Cuando llegaron a la liga, todos eran tan jóvenes. Y en un abrir y cerrar de ojos, ellos jugaron en la cancha por última vez contra el otro. Fue una noche especial por eso”.

Wade dijo que intuía lo que le esperaba.

“Le dije a los muchachos esta mañana que la energía sería increíble esta noche”, contó tras el partido. “Les dije, ‘estos son los partidos que quieren jugar’. La atmósfera, y si ves, esto es L.A., y todas las celebridades están ahí. Solo quería que disfrutaran el momento”.

El recibimiento del público en STAPLES Center fue uno de esos que solamente está reservado para aquellos que dejaron una huella imborrable en la historia del deporte.

Los Lakers además le regalaron al escolta un video homenaje:

El aprecio mostrado a un jugador que nunca vistió la túnica púrpura y dorada no pasó desapercibido para King James.

“Solo hay un estadio que podría haber acogido ese momento, y ese es STAPLES Center”, aseguró. “Todos tuvimos premio esta noche. No solo nosotros dos como competidores, sino todos los que estuvieron aquí esta noche. Fue un juego fantástico, y lo que es más importante, la atmósfera fue increíble”.

LeBron intentó poner lo vivido en contexto. Y en cancha, los equipos ofrecieron un partido electrizante – uno que Wade podría haber enviado al tiempo suplementario Su triple no encontró la red, y los Lakers se llevaron su sexta victoria en siete juegos, mejorando su récord a 17-10.

“Terminó como se suponía que tenía que terminar”, resumió James. “Ni siquiera hablo del ganador, o de la victoria o derrota. Nosotros emparejados en las últimas dos posesiones, él marcándome de un lado y yo marcándolo del otro”.

Los angelinos sacaron adelante un partido en el que no mostraron su mejor versión, sobre todo en el costado defensivo. Sin embargo, la combinación de 14 triples propios, y apenas 12 pérdidas y 10 faltas cometidas fue suficiente para seguir de racha.

“Fue otra victoria esta noche que no hubiéramos tenido al comienzo de la temporada”, avisó Luke Walton. “Les dije a los muchachos que no se siente tan bien, pero que eso es lo que queremos. No queremos estar satisfechos, pero es definitivamente una en la que tuvimos que raspar y encontrar la forma de ganarlo. Para mi, eso continúa mostrando crecimiento por parte de nuestros muchachos, y la confianza de que podemos encontrar la forma sin importar qué tipo de juego sea”.

James fue instrumental, cerrando la noche con 28 puntos, nueve rebotes y 12 asistencias.

Pero al igual que en los últimos partidos, la victoria tuvo varios padres.

Cuatro de los cinco titulares tuvieron un +/- positivo de dobles dígitos. Lonzo Ball rebalsó la planilla con 10 puntos, siete rebotes, cuatro asistencias, tres robos y dos tapones.

Josh Hart y Kentavious Caldwell-Pope volvieron a aportar tiro exterior (5/12 combinado en triples), mientras que JaVale McGee y Tyson Chandler se fajaron ante un rival que cuenta con jugadores que suelen complicarles la vida.

Sin embargo, este nuevo triunfo no hubiera sido posible sin un Kyle Kuzma que continúa poseído. El ala-pivot sigue en estado de gracia:

En total fueron 33 puntos en 14/22 de cancha, incluyendo un 3/7 en triples que denota que va de a poco reencontrándose también con el tiro de larga distancia. El de Flint (Michigan) también aportó siete rebotes y sigue mostrando aristas de un arsenal variado y profundo.

“Le digo a Kuz todo el tiempo que una de mis cosas favoritas suyas es su espíritu competitivo”, resaltó Walton, destacando sus mejoras recientes en todas las facetas de su juego.

Y así los Lakers extendieron su buen momento, dándole de paso una merecida despedida a uno de los grandes escoltas de la historia del básquet.

Una noche mágica que sigue alimentando un sueño.

Artículos Recientes

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter