Presentado Por

(Joe Murphy/NBAE/Getty Images)

Lakers arrollan a Memphis con defensa, lluvia de triples

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – Una victoria que demuestra muestra personalidad.

Eso es lo que lograron los Lakers el sábado por la noche en Memphis ante los Grizzlies, dejando atrás la desazón de lo sucedido 24 horas ante en San Antonio y venciendo de forma rutilante a uno de los mejores equipos de la Conferencia Oeste.

La tropa de Luke Walton sin dudas mandó un mensaje, entrando al partido enfocados y listos a primero demostrarle a los Grizzlies que su defensa también está a la altura, y luego dejar bien en claro la brecha que hay entre sus ofensivas.

Ni el cansancio (cuatro titulares jugaron 36 minutos o más el viernes) ni las ausencias (Michael Beasley se sumó a las bajas de Brandon Ingram y Rajon Rondo) fueron excusa, y los laguneros saltaron a un 27-16 que presagiaría el rumbo de la tarde.

Y es que los Lakers golpearon primero y siguieron golpeando, nunca dejando que la veteranía ni el público de los locales les interrumpieran el envión. La pauta se marcó en el rebote (57-36), con Tyson Chandler (14) y JaVale McGee (10) como abanderados.

Con eso, los Lakers aprovecharon la sequía inicial de Mike Conley y compañía, y a medida que corrían los minutos empezaron a dictar los términos del partido. Acto seguido los triples aparecieron, y el resto fue historia – terminando en una de las mejores victorias de la temporada.

Los Lakers acabaron conectando 16 triples (mejor marca en la temporada 2018-19), 10 más que su rival, y esos 30 puntos de diferencia solidificaron la distancia entre uno y otro.

Instrumental fue Josh Hart, que clavó tres seguidos en una ráfaga de 53 segundos en el segundo cuarto. El escolta disparó 4/7 de larga distancia y terminó con 16 puntos, anotando en dobles dígitos por segunda vez en sus últimos 11 juegos.

Kyle Kuzma (4/8), Kentavious Caldwell-Pope (4/9) y Svi Mykhailiuk (3/6) se sumaron al vendaval, y los Grizzlies no tuvieron respuestas.

El producto de Utah redondeó otro gran partido, cerrando la noche con 20 tantos, nueve rebotes y seis asistencias. Kuzma ha alcanzado la barrera de los 20 puntos en seis ocasiones en sus últimos ocho juegos. El resto de su juego también estuvo a la altura de las circunstancias:

LeBron James tuvo otra actuación típica, con 20 puntos, nueve asistencias y ocho rebotes. Y a diferencia de otros partidos, el astro vio los últimos 3:32 de partido descansando en la banca, con el partido definido.

Allí se dio el ingreso de Isaac Bonga, que había hecho su debut en la NBA el viernes en San Antonio, convirtiéndose así en el jugador más joven de la liga.

En esta ocasión, el adolescente alemán se dio el gusto de sumar su primer punto, encestando un tiro libre técnico a 2:32 del final.

La banca lo celebró igual o más fuerte que el primero de Moe Wagner hace algunos días, y la alegría se extenderá al vuelo de regreso, ya que los Lakers suman 16 victorias en la temporada.

Un triunfo que vale doble por el rival, el cansancio, y las circunstancias.

Artículos Recientes

Related Content