Presentado Por

LeBron James anotó 29 puntos, incluyendo el tiro libre del triunfo ante los Dallas Mavericks
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers ganan con susto en la noche de Halloween

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – En la noche de Halloween, los Lakers sintieron los escalofríos antes de irse victoriosos contra los Dallas Mavericks.

Los laguneros vieron cómo se les esfumó la ventaja de 19 puntos que habían conseguido en el tercer cuarto cuando el novato Luka Doncic empató el partido a falta de 7.2 segundos. Sin embargo, LeBron James se hizo cargo de la última bola, generando una falta y encestando el tiro libre del triunfo – el tercero de los Lakers en lo que va de la temporada.

“Es una liga de victorias, me gusta la manera como jugamos”, opinó James. “No me gustó la manera como cerramos el juego, pero durante la mayoría del partido jugamos bien”.

Los Lakers, al igual que en otras ocasiones esta campaña, tuvieron picos muy altos y valles igual de profundos. Si bien Dallas no estuvo por delante en ningún momento de la noche, los angelinos también desperdiciaron casi en su totalidad una ventaja de 18 puntos en el primer cuarto.

James, que terminó con 29 puntos, cinco rebotes y seis asistencias, resaltó que el equipo tuvo mermas en los cierres del segundo y cuarto periodo – algo que emparejó el resultado final.

El equipo disparó 51.2 por ciento en tiros de cancha (incluyendo un 10/17 en triples), con supremacía de 21-18 en puntos de contragolpe. Sin embargo, los Mavericks fueron igual de potentes, y los Lakers estuvieron a punto de pagarlo caro.

“La ofensiva nunca va a ser nuestro problema, es la defensa la que tenemos que mejorar, mejorar y mejorar”, sentenció James.

Los cinco titulares anotaron en dobles dígitos, y cada uno tuvo su momento.

El primer cuarto fue de Kyle Kuzma, que acabaría con 18 puntos y ocho rebotes en 7/11 de cancha. El cuarto periodo fue de Brandon Ingram, que terminaría con 17 en una noche de poca puntería.

Y durante todo el partido, Lonzo Ball (12 puntos y siete asistencias en 3/3 en triples) y JaVale McGee (16 puntos) aportaron su granito de arena.

“(Los titulares) fueron realmente buenos esta noche, estaban metidos, consiguiendo paradas, saliendo a correr y moviendo la bola”, analizó Luke Walton.

En defensa, y pese a algunos desajustes, los de púrpura y dorado dieron algunos pasos hacia delante – especialmente en el rebote.

McGee capturó 15 de los 40 del equipo, que superó a Dallas por uno en los tableros. El pivot además sumó cinco tapones en 35 minutos, y tuvo su primer doble-doble en más de un año. Por último, con él en cancha los Lakers terminaron +18.

“Hemos estado hablando de los rebotes y de enorgullecerse de eso, y él fue y tuvo 15 para nosotros”, mencionó Walton. “(También) ayudó con mucho de los desaciertos en defensa. Hablamos de eso. Habrán desajustes y necesitamos apagar esos fuegos. Apagarlos, e ir y hacerlo y estar orgullosos de hacerlo. Tenemos que bajar la cantidad de errores, (pero) él fue obviamente importantísimo para nosotros con su actuación individual”.

La segunda unidad fue otra historia, con Rajon Rondo terminando -21. Josh Hart y Kentavious Caldwell-Pope tampoco pudieron encontrar mucho éxito en ambos lados de la cancha.

Sin embargo, Walton lo identificó y volvió con los titulares para un cierre que, si bien no fue el mejor ejecutado, hizo lo suficiente para conseguir la victoria.

La moreleja, entonces, fue la importancia de conseguir un resultado positivo bajo estas circunstancias, tras derrotas agónicas ante Minnesota y San Antonio.

“Estoy extremadamente feliz de que estemos pasando por esto”, confesó James. “Podemos hablarlo, podemos predicarlo, podemos ver video, pero el mejor maestro en la vida es la experiencia. Es fantástico que estos jóvenes estén teniendo esta experiencia en estos partidos cerrados, y esta noche lo superamos. Perdimos un par, fue la misma situación ante San Antonio y perdimos, misma situación esta noche y ganamos. Fue bueno aprender eso”.

Artículos Recientes

Related Content