Presentado Por

Lonzo Ball regresó el miércoles ante los Warriors y colaboró en todas las facetas del juego.
(Ty Nowell/Lakers.com)

La vuelta de Lonzo Ball le cambia la fisonomía a los Lakers

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – “Jugadas ganadoras”.

Esa fue la frase de cabecera de Luke Walton a lo largo de la temporada pasada al referirse al impacto de Lonzo Ball en el equipo y sus compañeros.

Y eso fue, precisamente, lo que hizo el armador en su regreso a las canchas tras una ausencia de casi 200 días por una lesión en su rodilla izquierda.

El oriundo de Chino Hills vio 23 minutos de cancha, y pese a la inevitable fatiga dada la inactividad, logró dejar varias pinceladas de lo que lo convierten en un jugador clave para el éxito de los laguneros esta temporada.

A continuación analizaremos siete jugadas puntuales en las que Ball demostró todo su repertorio – y cómo el equipo se beneficia de su presencia.

REBOTE Y A CORRER

El talento de Ball en el rebote ha sido algo que se ha mencionado en incontables ocasiones, y los 6.9 por noche que capturó la temporada pasada son su mejor aval.

Sin embargo, lo que le da un salto de calidad al equipo es su capacidad para salir disparado una vez que atesora el rebote. Y en esta ocasión, los Lakers tardan aproximadamente 4 segundos en sacar un tiro de calidad en el contragolpe. Este equipo jugará a la velocidad de la luz.

“Lo que más me impresionó fue el ritmo al que jugamos”, dijo Walton tras el partido. “Mostró de lo que somos capaces como equipo si corremos como equipo. Sacábamos la bola y no importaba a quién se la tirábamos”.

TRIPLE A PIE PLANTADO

Ball se quedó bastante corto en su primer triple de la noche, pero fue certero en el segundo tras una buena asistencia de Lance Stephenson – con la ayuda de un Quinn Cook que hizo lo correcto desde las probabilidades, desentendiéndose de Ball para reforzar la pintura.

Su 30.5 por ciento en 2017-18 fue causa de preocupación, pero vale recordar que modificó un poco su mecánica – y que con la anterior disparó por encima del 40 por ciento en UCLA.

Si el base consigue llegar al menos al promedio de la liga (36.2 por ciento el año pasado), eso solo agregará otro dolor de cabeza a las defensas rivales.

OJOS ABIERTOS EN TODO MOMENTO

Ball apenas repartió dos asistencias, y con tantos pasadores superdotados, puede que sus registros bajen de las 7.2 de la campaña pasada.

Sin embargo, lo que no desaparecerá es su visión de juego – o la química que desarrolló con compañeros como Kyle Kuzma.

En esta secuencia, desde la línea de fondo, el base aprovechó que Jonas Jerebko se durmió en la marca, y le dejó la canasta en bandeja al ala-pivot de Flint.

ALLEY OOP, CORTESÍA DE LEBRON

Quien mejor que el propio LeBron James para analizar esta jugada en el primer cuarto:

“No toma demasiado”, resaltó. “Requiere ejecución, tomó una gran cortina trasera de Kuz, tomó que Lance hiciera lo que tenía que hacer yendo hacia la esquina fuerte, y cuando tienes un base atlético como él, es mi trabajo ponerla allá arriba para que la vaya a buscar. Él fue capaz de hacerlo”.

Si hay algo que Ball no pudo mostrar demasiado la temporada pasada fue su instinto para cortar hacia el canasto. Además, sus compañeros tampoco pudieron encontrarlo efectivamente las veces que lo intentó.

Eso va a cambiar rápidamente este año con James, Stephenson, Rajon Rondo, y compañía.

MARCACIÓN A THOMPSON Y BALÓN 50/50

Por su tamaño, Ball es de los pocos armadores de la liga que puede marcar efectivamente a un escolta corpulento como lo es Klay Thompson.

En esta ocasión, el base nunca pierde la marca y defiende el tiro efectivamente, generando el fallo. Acto seguido, el ex UCLA mostró sus instintos y manos rápidas para hacerse con el balón dividido, y finalmente evade la trampa de Thompson con un pase de faja para encender el contragolpe.

Sus fundamentos basquetbolísticos, al parecer, siguen intactos.

DEFENSA EN TRANSICIÓN

Aquí, Ball no se regala y le sigue el ritmo a Cook hasta el final de un contragolpe uno contra uno – alterando el tiro del diminutivo base de los Warriors.

Como se sabe, los Lakers correrán mucho este año, por lo que la defensa en transición deberá tener la prolijidad de esta secuencia de manera muy frecuente para poder marcar la diferencia.

ROBO A JEREBKO

LeBron, sobre Ball: “Su habilidad de ver la cancha, su habilidad de impulsar la bola, y su atletismo, que se vio en el pase mío que atrapó. Defensivamente, manos muy, muy rápidas. Es fantástico tenerlo de vuelta en cancha”.

Ball primero interrumpe el pase interior al ala-pivot sueco, y luego, defendiéndolo uno contra uno en la esquina, utiliza su velocidad de manos para arrancarle el balón y salir rápidamente de contragolpe.

El base cerró la noche con cuatro robos y otros cuantos desvíos, solidificando su reputación como una amenaza constante en las líneas de pase.

Artículos Recientes