Presentado Por

Lonzo Ball regresará el miércoles a las canchas tras una ausencia de casi 200 días.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Se acabó la espera: Lonzo Ball regresa el miércoles

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – “Jugaré mañana”.

En un puñado de palabras, Lonzo Ball confirmó que está de regreso.

El base, que jugó por última vez el 28 de marzo ante los Dallas Mavericks, volverá a pisar el parquet el miércoles por la noche en Las Vegas.

El duelo ante los Warriors interrumpirá una ausencia de 195 días, por lejos el periodo de inactividad más largo de su carrera en el baloncesto organizado.

“Es frustrante cuando juegas al básquet toda tu vida y te lo sacan un poquito”, ilustró.

Se espera, además, una mejor versión del oriundo de Chino Hills, quien reconoció que sumó entre 15 y 20 libras de masa muscular este verano, subiendo de las 195 de la temporada pasada a 210-15 en la actualidad.

Sin embargo, su regreso – a corto plazo, al menos – será desde la banca, un rol que el ex UCLA acepta sin inconvenientes.

“He estado viendo, y tenemos una merma cuando entra el segundo equipo”, dijo Ball. “Ojalá pueda ayudar con eso”.

Luke Walton resaltó la importancia de eso: tener disponibles a Ball y Rajon Rondo en cancha durante la gran mayoría del partido.

“Es bueno, porque ambos son bases generosos y generadores de juego, que hacen mejores a sus compañeros”, dijo el entrenador. “Esos son los tipos de jugadores que queremos en cancha. La mayoría del tiempo, el tener al menos a uno de ellos en la base será una gran fortaleza para nosotros”.

Walton avisó, con su estilo risueño, que Ball jugará “entre 10 y 30 minutos” ante Golden State, y con eso finalmente se podrá empezar a ver un boceto del equipo que se medirá a Portland en el debut – el próximo 18 de octubre.

Eso significa ver, entre otras cosas, a Ball y LeBron James juntos. El astro, quien le dedicó palabras de aliento el lunes en un posteo en su cuenta de Instagram, volvió a elogiar su recuperación el martes.

“Desde que ha estado en el parquet, no pareciera que le hicieron nada a su rodilla en la temporada baja”, recalcó James.

Ball, quien creció idolatrando a King James, no ocultó su entusiasmo por poder compartir cancha con él.

“Jugaremos rápido, así que le daré bastante la bola”, aseguró. “Él puede hacer lo mismo. Solo bajar el rebote e impulsar (el ritmo). Será una dinámica interesante”.

Ese es, sin dudas, el consenso en el mundo de la NBA, que pondrá sus ojos sobre el duelo del miércoles a la noche.

Artículos Recientes