Presentado Por

Brandon Ingram fue vital en un pasaje adverso del tercer cuarto y lideró a los Lakers a un nuevo triunfo en Atlanta.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Ingram, Lakers continúan de racha tras paliza en Atlanta

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – Una victoria profesional.

Eso fue lo que lograron los Lakers el lunes en Atlanta, deshaciéndose del equipo con el peor récord de la NBA y alzándose con su tercer triunfo de forma consecutiva – y el No. 26 de la temporada.

La diferencia entre un conjunto y el otro fue abismal y se notó prácticamente desde el salto inicial, pero el momento más significativo de la noche no se dio hasta mediados del tercer cuarto.

Por entonces los Lakers habían conseguido una brecha de 25 puntos y se encaminaban hacia un cuarto periodo irrelevante, pero la tropa de Mike Budenholzer sacó el orgullo y con una ráfaga enceguecedora lograron ponerle pimienta al desarrollo del encuentro.

Una bandeja del alemán Dennis Shroeder había acercado a Atlanta a 12 tantos a 5:54 del final del tercer cuarto cuando apareció Brandon Ingram, el héroe sin capa de la noche para, en un abrir y cerrar de ojos, devolverle la tranquilidad a Luke Walton y encaminar un nuevo triunfo.

Fueron seis puntos en 47 segundos, y el alero terminaría con 15 de sus 21 puntos en un brillante tercer capítulo. Al final, el producto de Duke también terminó con 10 rebotes, seis asistencias, un robo y tres tapones en 29 minutos de acción, disparando 10/16 de cancha. Con eso, él se convirtió en el cuarto jugador – junto a Shaquille O’Neal, Kobe Bryant y Pau Gasol – en sumar 21+ puntos, 10+rebotes, 6+ asistencias y 3+ tapones con la camiseta de los Lakers.

Vale aclarar que Ingram estuvo bien acompañado, y que los Lakers tuvieron a nueve jugadores distintos en dobles dígitos – los cinco titulares y cuatro suplentes – por primera vez desde el 7 de enero de 1987 ante Denver Nuggets.

La lista es larga y productiva, y cada uno tuvo su momento.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Julius Randle tuvo un primer cuarto memorable, con 12 de sus 19 puntos en 11 minutos, y terminó además con 10 rebotes, dos asistencias, un robo y una tapa en 30 minutos.

Kyle Kuzma se reencontró con su tiro y aportó 10 puntos y nueve rebotes. Isaiah Thomas (13 puntos y cinco asistencias) e Ivica Zubac (10 puntos) también fueron importantes para que Atlanta no volviera a acercarse.

Y la mención especial queda para Lonzo Ball, quien rápidamente se ha podido sacar el óxido de una inactividad de casi seis semanas. El base fue certero y efectivo, terminando la noche con 13 puntos (4/4 de cancha, 3/3 en triples), siete rebotes, cinco asistencias y tres robos en 24 minutos.

Los Lakers además repartieron 28 asistencias y dispararon 52.2 por ciento en tiros de cancha. Los 15 triples se quedaron a dos de la mejor cosecha de la temporada, y con lo logrado el lunes los Lakers ahora disparan 40.1 en triples en 10 juegos en febrero.

En cuanto a lo defensivo, los laguneros se encargaron de neutralizar al rival, dejando a los Hawks en un 37.5 por ciento de cancha y ganándoles por 59-41 la batalla en los tableros.

En líneas generales, los angelinos confirmaron su buen momento ante un arquetipo de rival que le ha dado problemas esta campaña, y llevan ganados 15 de sus últimos 22 partidos.

El jueves, en Miami, será la próxima ocasión para seguir sumando.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Artículos Recientes

Related Content