Presentado Por

Una explosión ofensiva de Kentavious Caldwell-Pope permitió a los Lakers dar vuelta el partido en Sacramento.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Caldwell-Pope se vistió de héroe y Lakers siguen ganando

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Los nombres hicieron la diferencia.

En un partido virtualmente igualado desde lo estadístico, los Lakers se impusieron en una noche magistral de Kentavious Caldwell-Pope y un puñado más de arrestos individuales de sus mejores valores.

Los Sacramento Kings lideraron cómodamente en la primera mitad y podrían haberse escapado aún más lejos, pero sus propias limitaciones y algunas jugadas puntuales de los miembros del quinteto titular de los Lakers hicieron lo suficiente como para mantener el partido parejo.

Del resto se encargó KCP, que con una lluvia de meteoritos remontó casi por cuenta propia un encuentro que traía un trámite complicado debido a lo que sufrieron los Lakers para seguir el libreto necesario – o evitar caer en la trampa del rival.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Y es que los pupilos de Luke Walton intentaron aplicar la misma fórmula (exitosa) que ante Dallas ante un oponente con una composición muy diferente. Los Kings se hicieron fuertes en la pintura, apretaron las clavijas en los rebotes e identificaron a Julius Randle como la figura a neutralizar, y con eso contuvieron efectivamente a los laguneros durante todo el primer tiempo.

La segunda mitad tenía una tónica bastante parecida, y el ingreso de la segunda unidad no pudo rescatar a los Lakers de un envión que se vislumbraba negativo. Sin embargo, Walton abortó el plan y volvió a su pan y mantequilla – Randle, Brandon Ingram y la mayoría del quinteto titular al que viene recurriendo en las últimas semanas.

Eso vino de la mano con la aparición de un Caldwell-Pope que había mostrado su puntería en el primer cuarto, pero que se destapó de una forma inesperada en el tercer periodo.

El aro se le abrió de par en par, y en un lapso de cuatro minutos este conectó cinco triples para generar 17 puntos más para su cuenta personal.

Eso le dio comienzo a un partido nuevo, en el que los dos equipos intercambiaron canastas casi hasta el final, pero ya con los Lakers mucho más enfocados y con viento a favor.

En total fueron 34 puntos para Caldwell-Pope, con ocho triples que no solo igualaron la mejor marca de su carrera, sino que también le permitieron escalar hasta la segunda ubicación en la lista de triples en un partido con la camiseta de Lakers. El escolta ahora acompaña a Nick Van Exel, Jordan Clarkson, Jordan Farmar, Nick Young, Glen Rice y D’Angelo Russell, solo por detrás de Kobe Bryant, quien tuvo nueve en tres ocasiones y 12 una vez.

Los Lakers, con 17, también tuvieron su mejor cosecha de triples de la temporada, y además Caldwell-Pope logró superar los 100 por cuarta campaña consecutiva.

El cierre del partido fue para alquilar balcones, con varios turnándose a la hora de vestirse de héroes y algunas desatenciones que extendieron el sufrimiento.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Isaiah Thomas (17 puntos desde la banca) encestó cuatro tiros libres fundamentales cuando los Kings buscaban acercarse, y Josh Hart e Ingram también mostraron sangre fría para sellar el resultado.

Ingram volvió a brillar en la conducción, liderando al equipo con ocho asistencias. Julius Randle sumó otro doble-doble, esta vez con 12 puntos y 13 rebotes (más seis asistencias) pese a la marca férrea de Willie Cauley-Stein. En total los Lakers tuvieron a siete jugadores distintos en dobles dígitos.

El resto de las estadísticas de equipo marcaron una paridad extrema. Bogdan Bogdanovic hizo hasta lo imposible por darle una alegría al público local, pero los Lakers con Caldwell-Pope, Randle y compañía tuvieron la última palabra.

Artículos Recientes