Presentado Por

(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers sufren derrota en Minnesota en la previa del receso

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – El Juego de las Estrellas llega en buen momento.

Los Lakers perdieron por tercer partido consecutivo y pese a ciertas mejorías en algunas facetas, continuaron presentando el mismo tipo de problemas que vienen evidenciando desde el traspaso con Cleveland.

Luke Walton había pedido un mejor comienzo tras la derrota abultada del miércoles en New Orleans, y el equipo le respondió.

Fue así que los Lakers llegaron a ganar por 15 puntos en la primera mitad y por 12 en el tercer cuarto, pero ambas ventajas resultaron ser efímeras una vez que los titulares de Minnesota se establecieron, particularmente en el caso de Jimmy Butler y Taj Gibson, que tuvieron un cierre demoledor.

El problema pasó por un tema de identidad. Por tercera noche seguida, los Lakers hicieron lo suficiente en ofensiva, con algunas picos de rendimiento muy altos en el canasto rival. Sin embargo, la defensa – mejor que ante Dallas y Pelicans – volvió a quedarse corta, y eso quedó en evidencia en la segunda mitad.

La merma ofensiva fue pronunciada, sobre todo desde larga distancia. Los laguneros tiraron 1/13 en triples tras un gran comienzo en el que Brook Lopez, Kentavious Caldwell-Pope, y Kyle Kuzma parecían tener la mano caliente.

Así los Lakers fueron quedando rezagados y los Timberwolves, un equipo más veterano en la cancha y el banquillo, lo aprovecharon. Una ráfaga de Jamal Crawford y la aparición – tardía pero certera – de Karl-Anthony Towns fue suficiente para cerrar mejor y llevarse la victoria.

Los locales jugaron su juego, y quizás el mejor reflejo fue el 29/31 que dispararon en la línea de tiros libres.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Los angelinos, por contrapartida, se alejaron del suyo. En total se repartieron 19 asistencias en 46 canastas.

Es por eso que no alcanzó lo hecho por Ivica Zubac, la gran revelación de la noche. El joven croata terminó con 19 puntos y 11 rebotes (ambas sus mejores marcas de la temporada) en 20 minutos, e hizo buena dupla con Julius Randle (23 puntos y nueve rebotes).

En el perímetro se desperdició una gran noche de Caldwell-Pope, quien cerró con 17 puntos, 11 rebotes (mejor marca del año), seis asistencias y dos robos. Brandon Ingram también tuvo otra sólida performance, con 17 puntos, cuatro rebotes y cinco asistencias.

Se mejoraron ciertas facetas y la defensa lució más sólida y coordinada – sobre todo en la segunda mitad – pero a la postre no fue suficiente.

Ahora el equipo emprenderá una necesarias mini-vacaciones antes de regresar a los entrenamientos el miércoles a la noche de cara al duelo del viernes ante Dallas Mavericks.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Artículos Recientes