Presentado Por

Isaiah Thomas debutó con la camiseta de los Lakers y anotó 22 puntos en la derrota ante los Mavericks.
(Ron Jenkins/Getty Images)

Lakers caen en Dallas pese al buen debut de Thomas

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Lakers no pudieron ser toreros en rodeo ajeno.

Los dirigidos por Luke Walton no solo afrontaron un duelo de visitante ante un equipo siempre difícil, sino que fallaron en establecer el tipo de juego que los tenía en una gran racha triunfal.

En un partido de ida y vuelta en el que ambas ofensivas tuvieron rendimientos sensacionales, los locales hicieron las cosas un poquito mejor y se llevaron la victoria.

A la postre no alcanzó ni un fenomenal debut de Isaiah Thomas, ni una puntería electrizante en triples ni el superar al rival en porcentaje de tiros de cancha.

Los Mavericks cuidaron más la pelota (11 pérdidas contra 17 de los laguneros), tuvieron más pulso en la línea de tiros libres y, sorprendentemente, se impusieron en la pintura – quizás el factor que inclinó la balanza a su favor. Pese a no ser una escuadra que se destaque por eso, los pupilos de Rick Carlisle tuvieron ventaja de 52-44 en ese rubro.

Sin dudas, fue una oportunidad perdida. Pese al pobre desempeño defensivo, los Lakers tuvieron chances suficientes para volverse al sur de California con otro halago en su haber.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Thomas, con la mano caliente en su debut, había puesto a los angelinos arriba por 118-117 a poco menos de cinco minutos para el final, pero los texanos lograron cerrar mejor, haciendo mejores ajustes con el correr del partido.

El base, adquirido desde Cleveland Cavaliers el jueves, tuvo 22 puntos desde la banca, producto de un 7/12 de cancha que incluyó cuatro triples. Thomas sumó seis asistencias, pero también fue responsable de seis pérdidas en 31 minutos.

Y es que la ofensiva carburó toda la noche. A Julius Randle no lo pudieron parar, y terminó con 28 puntos, ocho rebotes y siete asistencias, con un 10/14 en tiros de cancha. Lamentablemente, él también colaboró al nerviosismo del equipo, terminando con cinco pérdidas.

Brandon Ingram continuó candente con su tiro de media y larga distancia, anotando cuatro triples por primera vez en su carrera camino a 22 puntos.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Kyle Kuzma fue otro de los que se lució en el canasto rival (12 puntos), pero también aportó en los tableros (15, máxima de su carrera) y otras facetas (tres asistencias, dos robos). Un triple suyo apuntaló la mejor racha de los Lakers en el cuarto periodo, antes que los Mavericks volvieran a imponer su estilo.

Ahí estuvo la clave. Los Lakers, que han ganado últimamente anulando a cual ofensiva se les plante enfrente, no le encontraron respuesta a Dallas. El concepto de intercambiar marcajes sufrió cortocircuitos con una rotación nueva que extrañó la familiaridad que aportaban Larry Nance, Jr. y Jordan Clarkson. Además, Walton utilizó esencialmente una rotación de ocho jugadores, con un puñado de segundos de Alex Caruso e Ivica Zubac que pasaron desapercibidos.

¿Nueva realidad o un simple traspié? Eso es lo que deberá descifrar Walton, que ahora tiene la tarea de construir una nueva rotación con un par de jugadores que aportan mucho más en ofensiva, pero que carecen de las herramientas físicas y tácticas que tenían los jugadores a los que reemplazarán.

He ahí la cuestión, con el aliciente de que habrá tiempo para trabajar, ya que los de púrpura y dorado no vuelven a jugar hasta el miércoles – de visitante en Nueva Orleans.

Artículos Recientes