Presentado Por

Julius Randle marcó el camino con su dominio en la pintura y los Lakers sumaron su séptima victoria al hilo en casa.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers siguen de racha tras opacar nuevamente a los Suns

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Crecimiento.

Esa fue la palabra a la que recurrió Luke Walton en múltiples ocasiones a la hora de explicar no solo la victoria del martes ante los Phoenix Suns, sino que también el gran momento de sus dirigidos.

“En la primera mitad, el reto era que a Phoenix le gusta jugar rápido, a nosotros nos gusta jugar rápido”, explicó el entrenador. “Si dejas que sea un partido de ida y vuelta, cualquiera puede ganar dependiendo de quién se encienda al final. En la primera mitad no estábamos comprometidos con nuestra defensa. Estábamos 57-57 y estaba yendo por un camino de ver quién anotaría más que el otro, y como grupo hicimos un gran trabajo de pasar el foco de la ofensiva a la defensa en la segunda mitad. Ahí fue cuando pudimos empezar a conseguir algo de separación y continuamos sobre eso, pero eso viene de nuestro grupo de jugadores creciendo y madurando con el correr de la temporada”.

Fue así que los Lakers convirtieron un tiroteo en un partido en el que permitieron solo 36 puntos en la segunda mitad, incluyendo apenas tres en los últimos 7:54 de la noche.

Al final alcanzó con esa ráfaga, y con un cúmulo de individualidades que atraviesan momentos superlativos – todos al mismo tiempo.

Julius Randle marcó la pauta, destrozando a Dragan Bender en la pintura con ocho puntos en poco más de tres minutos. El ala-pivot sería una pesadilla a lo largo de todo la noche, terminando con 21 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias, una continuación del que está siendo un 2018 de ensueño en lo personal.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Walton quedó muy complacido.

“Para Julius, la consistencia con la que lo ha estado haciendo ha sido impresionante”, resaltó.

“Eso es gran crecimiento para él porque la consistencia es algo que le he pedido desde que llegué aquí la temporada pasada”.

El entrenador también destacó a Brandon Ingram, quien otra vez demostró sin problemas su capacidad para conducir al equipo. En esta ocasión él también fue el responsable de marcar el camino en la línea de tiros libres, donde los Lakers tiraron 23/26.

“Ha sido impresionante verlo crecer sobre la marcha”, opinó Brook Lopez. “Ha sido fantástico. La transición ha sido sorprendentemente constante y fluida. Es un jugador tan talentoso y tiene una mentalidad muy generosa. Creo que cuando lo vez de esa forma no es tan sorprendente”.

Walton, quien le dio las riendas del equipo tras el partido contra Orlando, explicó el proceso que los llevó a esa decisión.

“Mi visión para él es un jugador que cada vez que tiene la bola le está poniendo presión a la defensa”, dijo el entrenador.

“Sabía que podía hacer este trabajo, pero no sabía que podría hacerlo así de rápido al pedirle esta responsabilidad adicional”.

El tercer mosquetero fue Josh Hart, quien no deja de sorprender a propios y extraños con su producción en toda la cancha, particularmente en el rebote. El escolta sumó su tercer doble-doble con 15 puntos y 11 rebotes, y ya acumula 36 tableros en la actual racha triunfal de tres partidos.

“Bromeamos, lo llamamos Charles Barkley”, dijo Randle. “Es fantástico, especialmente desde la posición de guardia, llegando y ayudando a los internos en los tableros”.

Su puntería exterior (3/4 el martes y 8/13 en sus últimos tres juegos) ha sido otro gran factor que le ha dado al quinteto titular un salto de calidad.

“Es realmente gracioso, porque cuando no estás enfocado en esas cosas, esas tienden a venir a ti, y así es el baloncesto”, dijo Hart. “Te enfocas en los pequeños detalles y en jugar de la manera correcta, y a veces eres recompensado por eso. Es un reflejo de mis compañeros encontrándome cuando estoy abierto”.

Los Lakers volvieron a estar candentes desde el perímetro (11/26), algo que les permitió sacar adelante un partido de bajas asistencias (19) y algunas pérdidas más de lo ideal (14).

Además, se sumó la séptima victoria consecutiva en casa y la No. 22 de la temporada. Vale recordar que los laguneros no alcanzaron esa cifra la temporada pasada hasta el 2 de abril.

La consigna ahora será trasladar muchas de estas mejoras al partido del jueves, una suerte de revancha ante Oklahoma City Thunder, equipo al que vencieron a domicilio el domingo.

Artículos Recientes