Presentado Por

Brandon Ingram mostró ante los Spurs sus dotes de creador y anotador.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Brandon Ingram es cosa seria

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – Brandon Ingram es cosa seria.

Generalmente a la hora de analizar los rendimientos de jugadores jóvenes en la NBA, el énfasis pasa por una mezcla de producción y proyección, en la que los resultados tienen menos peso que las herramientas mismas.

Es por eso que cuando un jugador de 20 años tiene una noche como la que tuvo el alero el jueves ante los San Antonio Spurs, en la que el potencial se tradujo de forma maravillosa y dominante en hechos tangibles, la conversación toma otro tipo de tono y relevancia.

Y es que Ingram fue mucho más que lo numérico. Su ficha arroja cifras de 26 puntos en 11/21 en tiros de cancha, con un puñado de rebotes, asistencias, y robos como adorno – pero lo más destacable fue la manera que los consiguió.

Desde el último tramo de la temporada pasada hasta los primeros meses de la actual, pasando por un singular encuentro en la Liga de Verano en Las Vegas, Ingram viene mostrando un cúmulo de cualidades que confirman las esperanzas que los Lakers depositaron en él cuando lo escogieron con la selección No. 2 del Draft de 2016.

Poco a poco el producto de Duke fue poniendo en evidencia sus distintos talentos, esos que llevan a Luke Walton a evitar ponerle un rótulo específico, y simplemente llamándolo un “jugador de baloncesto”.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Chispazos de sus dotes creativos se han visto a lo largo de la campaña (de 2.1 a 3.3 asistencias por noche). El mejorado control de su cuerpo para emerger como una pieza clave en el rebote también va dando mayores frutos (5.4 rebotes contra 4.0 el año pasado). Su anticipación en las líneas de pase y como última línea de defensa llegando a bloquear desde el lado débil también han crecido paulatinamente.

Sin embargo, su evolución más marcada ha sido en el goleo – en todos sus aspectos. Ingram promedia siete puntos más que la temporada pasada (16.4 contra 9.4), y sus porcentajes en tiro de cancha han subido de 40.2 a 45.9 (y de 29.4 a 35.8 en triples).

Todo esto con un leve aumento en minutos, de 28.8 a 34.7.

El partido ante los Spurs fue la plataforma perfecta para mostrarle al mundo – más aún en un encuentro televisado a todo el país por TNT – su nueva versión.

Esto es Ingram en modo asesino – categoría poste bajo:

La NBA ha cambiado en los últimos años, favoreciendo más el flujo de la pelota y alejándose de los aclarados y mano a mano en el poste. Hoy por hoy el poste y los codos son zonas para generar juego que para atacar uno contra uno.

Sin embargo, los anotadores más letales de la liga siguen siendo los que pueden crear su propio tiro en estas situaciones, ya que acaban generando una reacción en cadena que obliga al rival a entrar en pánico y enviar segundos y terceros marcajes que terminan con triplistas abiertos en toda la cancha.

En estas tres jugadas Ingram muestra creatividad, velocidad, juego de pies, tiro y definición.

En la primera, un primer paso explosivo deja a contrapié a Danny Green, uno de los mejores defensores perimetrales del último lustro en la NBA. La segunda, ante un marcador más inexperto como Dejounte Murray, muestra un gran uso del amague y mucho control corporal para una definición poco ortodoxa pero sumamente efectiva. En la tercera, Ingram sacó a relucir esas incontables horas junto a Brian Keefe en el verano perfeccionando el tiro de media y larga distancia.

Precisamente el tiro ha sido la llave que abrió el resto de su juego. O quizás fue al revés, con sus penetraciones y canastas con contacto obligando a las defensas a darle más espacio. La realidad es que Ingram se siente igual de cómodo yendo al canasto como tirando del freno de mano y elevándose en una baldosa.

Estas dos jugadas muestran que a Ingram las defensas todavía apuestan a darle lugar para tirar, algo que podría cambiar pronto si sus porcentajes continúan en estos niveles. La primera, además, muestra el potencial de Ingram en situaciones de final de cuarto o partido, cuando la atención de toda la defensa está sobre él.

Después de todo, sus atacas al canasto ya son una de las armas principales del esquema de Walton.

“Él es la ofensiva”, dijo Lonzo Ball tras el concierto que dio B.I. antes los Spurs. “Le dimos la pelota y nos salimos del medio, y sabíamos que iba a ser una canasta. Anota muy fácilmente y ese es su juego”.

Absorbiendo la falta de Manu Ginobili en la primera y encontrando a Ball abierto para el triple en la segunda, Ingram volvió a demostrar que es más que un anotador.

“Queremos que Brandon deje que el partido vaya a él”, dijo Walton. “Hay algunos que son directamente anotadores, (y) Brandon no es uno de ellos. Es un jugador que puede anotar mucho, pero también es un muy buen creador de juego. La manera que maneja los pick and roll, (y con) su visión en la cancha, queremos que tome lo que la defensa le da. Si obviamente en algunos partidos continúa creciendo como un jugador joven, y eso requiere que se agrande anotando, entonces hará eso”.

Todoterreno. Versátil. O simplemente, un jugador de baloncesto.

Artículos Recientes