Presentado Por

Brandon Ingram lideró a los Lakers con 26 puntos y fue fundamental para sumar un nuevo triunfo.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers confirman su buen momento con triunfo ante Spurs

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – “Respondimos como un equipo ha fracasado mucho y se cansó de hacerlo”.

Así explicó Luke Walton la fortitud mental de los Lakers para sacar el partido adelante ante uno de los rivales más disciplinados de la NBA, y de esa forma sumar su tercera victoria consecutiva – la racha más larga de la temporada.

Los Lakers tuvieron uno de sus mejores rendimientos defensivos del año, y a eso le agregaron el temple suficiente para sobrevivir un par de momentos de adversidad puntuales en los que los visitantes amenazaron con revertir el curso del partido.

La defensa fue clave, con el equipo rotando en unísono y apegándose al plan de juego de manera minuciosa.

“La comunicación ha continuado mejorando”, aseguró el entrenador de los laguneros. “Creo que la comprensión de los distintos esquemas a los que podemos recurrir a lo largo del partido, los muchachos están empezando a captarlas un poquito mejor. Ejecutamos los planes de juego más eficientemente. Creo que el esfuerzo defensivo de nuestros jugadores fue gigante esta noche, y fue finalmente por lo que ganamos el juego”.

Larry Nance, Jr., con 14 puntos, 10 rebotes y un par de robos y tapones se llevó todos los halagos como el gran responsable de un sistema que prácticamente anuló a Pau Gasol y LaMarcus Aldridge.

“Larry quizás haya sido nuestro jugador más valioso esta noche”, dijo Walton. “Creo que Brandon (Ingram) obviamente fue importantísimo al final (y Lonzo Ball) fue fantástico todo el juego. Diferentes jugadores en diferentes momentos hicieron jugadas gigantes para nosotros, pero creo que fue el juego de Larry, desde el primer momento que ingresó, hasta dejarlo en cancha el resto de la segunda mitad…él apagó fuegos en defensa, marcó a jugadores mas grandes, y estuvo en todos lados”.

El ala-pivot le dio también una inyección anímica al equipo con una volcada de antología tras un alley-oop un tanto errático de Kentavious Caldwell-Pope.

Esa emoción se tradujo en un equipo incontenible, que utilizó una ráfaga de 13-0 sobre el final de la noche para definir el partido.

“Ahí es adonde queremos llegar”, confesó Walton. “No nos imaginé comenzando la temporada así. Me encantaría jugar de esa forma cada vez que salgamos a la cancha, pero esa no es la realidad del juego, pero la manera que fuimos capaces de frenarlos y correr, ponerles presión, ir a las líneas de pase – tuvimos 15 robos ante un equipo muy disciplinado – fue el equipo que necesitamos. Y es el equipo que estamos tratando de ser. Fuimos generosos, el estadio tuvo energía por la manera que estábamos compitiendo, y eso es hacia donde estamos construyendo”.

Los robos fueron clave, ya que los Lakers produjeron 32 puntos de las 21 pérdidas de los Spurs.

“Estábamos todos atados juntos”, apuntó Ingram. “Creo que cuando a uno lo vencieron, el siguiente jugador apareció. Tuvimos manos activas esta noche, así que conseguimos muchos desvíos. KCP estuvo en la línea de pase, Larry Nance estuvo en la línea de pase, Josh Hart hizo un gran trabajo en su hombre, y Lonzo siempre tiene la anticipación para conseguir robos. Eso ha sido realmente bueno”.

Ball, quien se quedó en la puerta de un nuevo triple doble con 18 puntos, 10 rebotes, seis asistencias y cuatro robos (con 4/7 en triples), agregó que la clave del renacimiento defensivo ha pasado por controlar el ritmo.

“Es así de simple”, explicó. “Cuando hacemos eso tenemos una buena chance de ganar”.

Ingram fue el goleador del equipo con 26 puntos (11/21 en tiros de cancha) en otra actuación sobresaliente, y sus compañeros se aseguraron de aprovecharlo.

“Él fue la ofensiva”, dijo Ball, halagando las proezas del alero en la media cancha. “Le dimos la pelota y nos salimos del medio, y sabíamos que iba a ser una canasta. Anota muy fácilmente y ese es su juego”.

Nance, Jr. agregó que él le facilita la vida a todos.

“Cuando hace eso, somos difíciles de defender”, indicó. “Si lo atacas, la saca (a los tiradores) así que debes salir, y luego yo estoy ahí abajo todo el tiempo para volcarla y la gente se olvida de mí. Hay muchas armas diferentes”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Con 22 asistencias y 16 pérdidas, la ofensiva no tuvo una noche perfecta, pero la defensa (que dejó a los Spurs en un 40.8 por ciento en tiros de cancha) se encargó también de aportar su granito de arena hacia esa faceta.

Al final, el esfuerzo colectivo impulsó al equipo al triunfo.

“Fue una performance patética de nuestro equipo”, se lamentó Gregg Popovich. “Mucha de la razón de eso fue la manera que jugaron los Lakers. Fueron muy físicos, mucho más físicos que nosotros, (y) su deseo estuvo a un nivel totalmente diferente del nuestro. Sostuvieron ese esfuerzo…durante todo el partido”.

Artículos Recientes