Presentado Por

Lonzo Ball lideró la victoria de los Lakers con cinco puntos, 11 rebotes, 11 asistencias y cinco robos.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers sentencian a los Kings en una actuación irregular

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Importante mirar el vaso medio lleno…y vacío.

Los Lakers vencieron a los Sacramento Kings el jueves por la noche en un encuentro cambiante, en el que las emociones se mezclaron con las imprecisiones, y en el que los laguneros consiguieron superar sus propios demonios para acabar festejando.

De una ventaja de 18 puntos a un déficit en 13:38 de juego, así de extrema fue la metamorfosis de un conjunto que alcanzó picos muy altos de la mano de Brandon Ingram, pero que se desmoronó una vez que el alero debió enfilar hacia la banca tras cargarse de faltas.

“Construimos esa ventaja de 18 puntos y desde ahí mentalmente nos empezamos a relajar”, se lamentó Luke Walton. “Igual pienso que dimos un esfuerzo increíble durante la mayoría de la noche, pero una vez que nos relajamos, ellos se volvieron a meter al juego y desde ahí (el juego) puede ir para un lado o para el otro, y esa es una de las cosas de las que hablamos. Si tienes la chance de mantener a un equipo abajo, mantenlos abajo”.

Walton trató de encontrar un tono intermedio entre las muchas virtudes del equipo y los temas para corregir.

“Tuvimos 26 pérdidas y tiramos (61.9) por ciento en la línea, y eso (es basura) para mí”, apuntó. “Tuvimos la chance de definir el juego y nos estábamos divirtiendo – algo que apoyo cuando juegas – pero (debe ser) diversión de una manera seria. Es estar enfocados y respetando el juego. Creo que dimos un esfuerzo esta noche que fue increíble…es uno de esos triunfos, que obviamente hemos estado sufriendo y aceptaremos un triunfo cuando lo consigamos, pero que no se siente igual que cuando juegas de la manera correcta”.

El entrenador hizo hincapié en que el equipo se volvió egoísta en el segundo cuarto, y ahí fue cuando sufrió sus bajón más pronunciado. Sin embargo, resaltó el temple de los suyos para reinsertarse en el partido.

“No hicimos un gran trabajo pero estoy feliz con la manera que recuperamos la compostura en la segunda mitad, volvimos a encender la defensa, y los dejamos en 12 puntos en el cuarto periodo”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Allí estuvo la clave. Los Lakers apretaron las tuercas, las rotaciones defensivas volvieron a ser intensas y eficientes, y a los Kings se les cerraron los caminos al aro. Al final, los visitantes dispararon 34.5 por ciento de cancha – la mejor marca defensiva para los angelinos en la temporada.

“Estamos volviendo a nuestros principios en el lado defensivo”, dijo un Julius Randle que fue vital para la remontada. “Todavía podemos ser mucho mejores, sé que tuve seis pérdidas, esas son demasiadas”.

El ala-pivot se mostró incontenible, y terminó con 22 puntos, 14 rebotes y seis asistencias, alternando momentos de grandeza con otros menos lúcidos. Walton habló de cómo le piden coberturas diferentes ahora que está en el quinteto titular, pero alabó su desarrollo.

“Ha sido fantástico para nosotros y continúa mejorando”, avisó el entrenador.

Con Ingram complicado por faltas toda la noche, la tarea de reorganizar al equipo cayó sobre los hombros de Lonzo Ball, y este no decepcionó. El base tuvo apenas cinco puntos, pero dominó el resto del juego con 11 rebotes, 11 asistencias, cinco robos y solo una pérdida.

Él estuvo bien complementado por los veteranos de la primera unidad. Kentavious Caldwell-Pope tuvo otra sólida actuación (16 puntos en 5/11 en tiros de cancha) y Brook Lopez fulminó a los Kings con su puntería exterior.

El bombardero de North Hollywood anotó 18 puntos con un excelente 5/8 en triples – incluyendo tres en un lapso de menos de dos minutos de juego.

“Estoy tratando de disparar cuando estoy abierto y tengo un buen tiro”, contó. “Uno debe estar confiado, así que siempre pienso que va adentro”.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Más allá de las falencias del rival y las miserias propias, los Lakers fueron muy efectivos en algunas facetas clave. Tras igualar el récord de la franquicia con 42 puntos en contragolpe el domingo, los laguneros consiguieron 35 el martes (contra ocho de Sacramento).

Las 30 asistencias en 37 canastas también son para destacar, al igual que la ventaja en el rebote (56-43) ante una alineación conocida por su talla.

En cuanto a lo individual, Ingram aportó 15 puntos, cinco rebotes y tres asistencias, mientras que Kyle Kuzma tuvo una actuación superior a lo que su ficha (nueve puntos y cinco rebotes) indicaría. El novato batalló en defensa, tuvo tres robos y una tapa, y se destacó con algunos pases de gran calibre.

Larry Nance también aportó 10 puntos y ocho rebotes para conseguir la decimotercera victoria de la temporada y segunda al hilo.

Artículos Recientes