Presentado Por

Lonzo Ball terminó con 10 puntos y 11 asistencias pero no pudo evitar la derrota de los Lakers.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers dejaron escapar el triunfo ante los Blazers

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Otra oportunidad perdida.

Así vio Luke Walton la derrota del sábado ante Portland Trail Blazers tras un partido en el que los Lakers lideraron a lo largo de la noche.

Pese a una primera mitad errática y a la ausencia de su estrella – Damian Lillard – los visitantes encontraron la forma de asentarse en el tercer cuarto y cerraron la noche con más precisión, aprovechándose de una pronunciada sequía de los laguneros y una serie de errores puntuales.

“Podríamos haber ganado”, lamentó el estratega. “No ganamos, pero podríamos haber ganado…siento que estaban listos para darnos ese juego, y no estuvimos dispuestos o preparados para tomarlo. Al menos hacer las cosas que se requieren para ganar partidos de NBA”.

El final del tercer cuarto fue el punto de inflexión, y Walton señaló que en una jugada específica – tras una buena secuencia de Alex Caruso – perdieron todo el envión. Un rebote ofensivo de Maurice Harkless cambió lo que era una ventaja de ocho puntos y el balón a una de seis, que se esfumó rápidamente en los segundos finales.

A partir de allí los Lakers se tensionaron, recurriendo demasiado a los aclarados y a lo que les pudiera dar Jordan Clarkson. El regreso de Kyle Kuzma y Lonzo Ball para los minutos finales pareció poner un poco de orden, pero los fantasmas del comienzo de la temporada volvieron a aparecer y el resto fue historia.

Walton hizo referencia nuevamente a las pérdidas – 17 contra 11 de los Blazers – y a los tiros libres fallados: ocho en un juego que se definió por tres puntos.

“La misma historia con esas cosas”, volvió a lamentar.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Y así, pese a disparar mejor de cancha y a superar al rival en los rebotes, eso desencadenó en la vigésima derrota de la temporada.

El entrenador mostró su frustración porque cree que su equipo está para dar el salto.

“Al principio del año les decía a los muchachos que no importaba si ganaban o perdían, que (se trataba) de cómo jugábamos y nuestros hábitos”, explicó. “Pero les dije hoy que han puesto las expectativas y un estándar para ellos en el que ahora creo que están listos para ganar partidos. Creo que esta noche fue uno que dejamos que se escape. Es frustrante, pero veremos cómo reaccionamos en Navidad”.

En cuanto a lo positivo, los novatos volvieron a dar la nota.

Lonzo Ball sumó un nuevo doble-doble (10 puntos y 11 asistencias), pero las cinco pérdidas y el 4/13 de cancha empañaron un tanto su rendimiento.

Kyle Kuzma lideró al equipo con 18 puntos y siete rebotes, aunque disparando 6/19 de cancha. El ala-pivot nunca pudo encontrar su ritmo y los Lakers tampoco pudieron abrirle un hueco en las últimas posesiones cuando el equipo necesitaba desesperadamente una de sus obras de arte.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Josh Hart quizás fue la grata sorpresa – aprovechando la titularidad por la lesión de Brandon Ingram y aportando 11 puntos y 10 rebotes en 34 minutos. El escolta disparó 5/11 de cancha y también agregó tres asistencias, un robo, una tapa, y muy buena defensa, particularmente en el poste bajo.

“Estoy confiado – ofensivamente, defensivamente”, reconoció. “Me estoy sintiendo bien y la confianza está creciendo cada juego”.

Por último, Thomas Bryant hizo su debut profesional. En 4:03 en cancha el pivot terminó con un punto, disparando 1/2 en la línea de tiros libres.

Artículos Recientes