Presentado Por

Lonzo Ball tuvo un gran cierre de partido y estuvo a punto de darle la victoria a los Lakers en el tiempo suplementario.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers sufren otra derrota ajustada ante Warriors

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Hasta a Luke Walton le tomó unos momentos procesar lo que pasó.

El entrenador de los Lakers intentó poner en palabras una jornada histórica, con una combinación inédita de factores y un partido sobre la cancha que, si bien no era el plato principal, no decepcionó absolutamente a nadie.

“Fue increíble”, resumió. “Los campeones defensores, un juego en casa, una gran oportunidad para nuestros jugadores jóvenes, mezclado con leyendas del baloncesto repartidas por todo el estadio, Kobe viendo retirar sus camisetas, fue un juego realmente bueno. Fue una noche increíble de baloncesto”.

En la noche en la que Kobe Bryant quedó inmortalizado en las vigas del STAPLES Center – por duplicado con sus camisetas No. 8 y No. 24 – los jóvenes Lakers redondearon una actuación llena de coraje, plantándose nuevamente de igual a igual ante los mismísimos Golden State Warriors.

Con mitos vivientes como Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, Allen Iverson y Shaquille O’Neal presentes, los jóvenes de los Lakers estuvieron lejos de amedrentarse.

Todo lo contrario.

Brandon Ingram, Lonzo Ball y Kyle Kuzma se encargaron responder todos y cada uno de los golpes de los visitantes, y el partido se definió recién – en tiempo suplementario por segunda vez en tres semanas – con una genialidad de Kevin Durant, quien terminó con 36 puntos…en 29 tiros.

Walton destacó el trabajo defensivo de los suyos, que dejaron a la mejor ofensiva de la NBA en un 40.2 por ciento en tiros de cancha, y a Durant y Klay Thompson en un 16 de 53 combinado.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Sin embargo, el lamento pasó por las oportunidades perdidas.

“Tiros libres, pérdidas”, enumeró el entrenador angelino. “Esta noche hicimos un muy buen trabajo en cuidar la bola, por nuestros números total. Ahora – tuvimos tres o cuatro oportunidades en transición que les sigo diciendo a los muchachos que no necesitan hacer pases (espectaculares), que hagan pases simples”.

Los Lakers tuvieron 12 pérdidas y 13 tiros libres fallados, arruinando una noche en la que el equipo disparó 40 por ciento (10/25) en triples.

Pese a eso, Walton se fue conforme, sobre todo con algunas actuaciones individuales.

Lonzo Ball terminó con 16 puntos, seis rebotes y seis asistencias, disparando 6/12 en tiros de cancha y 3/6 en triples. El base agregó dos tapas y un robo con apenas dos pérdidas en 39 minutos en cancha y fue el mejor del equipo en el cierre del partido y el tiempo suplementario.

“Hizo un montón de jugadas que nos mantuvieron en el juego”, dijo Walton. “Tuvimos a muchos jugadores que se elevaron, pero fue bueno ver hacerlo al final del partido, en lugar de conducir. Hizo un gran trabajo de liberarse, metiendo grandes tiros cuando los necesitamos, volando en defensa, en los rebotes y cosas de esa naturaleza. Obviamente queremos que esos tiros entren, pero entren o no, esa es la agresividad con la que queremos que juegue, especialmente al final de los partidos”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Julius Randle aportó 15 puntos y 11 rebotes. Kuzma lideró al equipo con 25 en 10/15 de cancha en 40 minutos – igualando la máxima cantidad de su joven carrera. Ingram aportó otros 19, recuperándose de un golpe tras una fuerte caída.

Todos se quedaron masticando bronca, sabiendo que el triunfo se les escapó de las manos.

“Todas las derrotas se sienten igual, honestamente”, dijo Kuzma. “Es difícil tener victorias morales porque estamos perdiendo mucho, y definitivamente apesta perder”.

Walton fue mucho más positivo.

“Les dije a los muchachos: ‘estén muy orgullosos de la manera que jugaron esta noche’”, avisó. “Son los campeones defensores – que tenían algunas lesiones – pero no han perdido desde que Steph (Curry) salió de la alineación. ‘Dejen que les duela, porque debería doler perder, pero estén orgullosos del esfuerzo que dieron, y estén emocionados por el hecho de que son cosas que están dentro de nuestro control las que han sido la diferencia en estas derrotas ajustadas. Son tiros libres fallados. Disparamos (63) por ciento en la línea y fallamos 13 en un juego de dos puntos. Eso está dentro de nuestro control, y deberíamos estar entusiasmados por el hecho de que es algo en lo que podemos mejorar y que no tiene nada que ver con el oponente. Muchas emociones, pero que nuestros muchachos se mostraron bien ante el mundo de la NBA esta noche”.

Artículos Recientes