Presentado Por

Brandon Ingram fue una de las figuras de los Lakers con 26 puntos, seis rebotes y seis asistencias.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Gran actuación colectiva no bastó ante los Cavaliers

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – “No paran de correr”.

En su entrevista post-partido para las cámaras de TNT, LeBron James resumió de esa forma el esfuerzo incansable de los Lakers de Luke Walton.

Y es que los laguneros, inferiores desde el talento y la experiencia a un entonado equipo de los Cleveland Cavaliers, batallaron toda la noche y llegaron a los minutos finales con una pequeña luz de esperanza.

Eso fue pese a una superlativa actuación de James, quien con su triple-doble igualó a Larry Bird en la tabla histórica de la NBA. Por si fuera poco, Kevin Love aportó 28 puntos y 11 rebotes, y los locales dispararon 15/36 (41.7 por ciento) de larga distancia.

Los angelinos redondearon una muy sólida actuación colectiva, acentuada por puntos muy altos desde lo individual.

Desde el comienzo de la noche, Lonzo Ball marcó el camino, conduciendo a un equipo que buscó mover la bola y identificó correctamente a la pintura rival como territorio fértil. Así fue que Larry Nance, Jr. y Brook Lopez en la primera mitad, y luego Julius Randle y Kyle Kuzma en la segunda lastimaron una y otra vez en la llave de los locales. El equipo terminó con 33 asistencias en 47 canastas.

Ball, quien se quedó a un par de rebotes del tercer triple-doble de su carrera, terminó con 13 puntos, 11 asistencias y ocho rebotes – recibiendo una nueva serie de elogios por parte de James tras el partido. Su intensidad empujó al equipo, y su puntería exterior (3/8) en triples abrió caminos para sus compañeros en una noche en la que el equipo extrañó esa faceta del juego de Kentavious Caldwell-Pope.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Sin embargo, KCP fue reemplazo de gran forma por Josh Hart, que en su primer partido como titular se despachó con 11 puntos y 10 rebotes. El novato se fajó en defensa y compitió en ataque, yendo hacia el canasto con furia y siendo otro de los artífices del 62-48 final en la zona pintada. Hart agregó dos asistencias, un robo y una tapa en 31 minutos cargados de energía.

La otra gran figura fue Brandon Ingram. El alero no solo terminó con 26 puntos, seis rebotes y seis asistencias, sino que volvió a convencer con su forma de lograrlos. El tiro de media distancia estuvo fino, el triple cayó a gran ritmo (3/4), y sus trazos al canasto abrieron espacio y mantuvieron a la ofensiva carburando.

Ingram disparó 10/15 de cancha en una noche en la que los Lakers promediaron 49.5 por ciento, y si bien James hizo de las suyas, el alero alternó algunos buenos pasajes defendiendo al tricampeón de la NBA.

Al final la diferencia se notó en la veteranía y el pulso firme de los locales, que cometieron menos errores sobre el cierre. Los Lakers terminaron con 18 pérdidas para 25 puntos de los locales, tras cometer solo 14 y 11 en sus dos juegos previos.

De todas maneras, el equipo cierra esta mini gira de carretera con marca de 2-2 tras los triunfos en Philadelphia y Charlotte y el revés en Nueva York.

Y con eso, regresan al sur de California sintiéndose un mejor equipo.

“Mostramos cuál va a ser nuestra identidad”, concluyó Walton. “Solo que todavía no terminamos de llegar ahí”.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Artículos Recientes