Presentado Por

Kyle Kuzma fue una de las grandes razones de la victoria de los Lakers en Charlotte.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers y un sólido triunfo para seguir invictos en la gira

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Solidez.

Eso fue lo que los Lakers destilaron el sábado por la tarde en Charlotte al lograr su segundo triunfo en forma consecutiva.

Los pupilos de Luke Walton no tuvieron valles ni dependieron de ninguna ráfaga específica para deshacerse de un rival tan disciplinado como complicado. La realidad fue se defendió bien – particularmente en la segunda mitad – y prácticamente todos los integrantes de la orquesta cumplieron su rol a la perfección.

La primera mitad fue territorio de Brook Lopez y Lonzo Ball, y en la segunda explotó la banca, con sus artífices ya conocidos.

Lopez se reencontró con su puntería exterior, conectando tres triples camino a sus 13 puntos. Ball, por su parte, le dio ritmo a la ofensiva y terminó con nueve asistencias además de sus cinco puntos y cinco rebotes.

Del resto se encargaron Jordan Clarkson y Julius Randle, esa vieja dupla del Draft de 2014 que cada vez juega mejor cuando comparten cancha. Jugando casi de memoria, esos dos texanos destruyeron a los Hornets en el cuarto periodo con una serie imparable de pick and rolls altos.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

El tiro de Clarkson fue lo que les abrió los caminos, y los embates de Randle fueron demasiado hasta para el mismísimo Dwight Howard. El francotirador cerró su noche con 22 puntos, seis asistencias y cinco rebotes, además de aportar el triple que representó la daga en los minutos finales.

De esta forma, el producto de Missouri se consolida en su rol desde la banca y sigue presentando sus credenciales al premio al Mejor Sexto Hombre del año. Clarkson ha anotado en dobles dígitos en 21 de sus 25 partidos.

Randle, por su parte, fue amo y señor de la zona pintada, y sus visitas a la pintura (donde los Lakers se impusieron por 56-50) fueron clave. El ala-pivot terminó con 12 puntos, seis rebotes, tres asistencias, un robo y dos tapones, dejando su huella en los dos lados de la cancha.

En total los Lakers tuvieron a seis jugadores en dobles dígitos y dispararon 50.6 por ciento en tiros de cancha, y con un excelente 28-12 en puntos en transición. Las pérdidas (14) estuvieron bajo control nuevamente.

La figura de la noche, entre varios buenos rendimientos, quedará para Kyle Kuzma, quien se va reencontrando con su nivel tras algunas actuaciones irregulares. El novato terminó con 12 puntos y 14 rebotes (mejor marca de su carrera), registrando su octavo doble-doble de la campaña.

Artículos Recientes