Presentado Por

Julius Randle continúa evolucionando en ambos lados de la cancha.
(Rocky Widner/NBAE/Getty Images)

Repasando la evolución en toda la cancha de Julius Randle

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

EL SEGUNDO – El desarrollo de Julius Randle continúa siendo una de las aristas más fascinantes de la temporada de los Lakers.

Ya en su cuarta temporada profesional, el talentoso ala-pivot suma cada vez más consistencia, consolidando regularmente la variedad de herramientas en su repertorio.

Luke Walton, quien pese a su buena pretemporada ha escogido utilizarlo desde la banca, le va dando cada vez más libertad y responsabilidad. El mejor ejemplo fue el miércoles ante los Golden State Warriors, cuando el texano se mantuvo en cancha sin descanso durante 21:22, un pasaje que fue desde mediados del tercer cuarto hasta los últimos segundos del tiempo suplementario.

La extrema metamorfosis de Randle el último verano hizo que esto fuera posible.

“Creo que (fue) el compromiso con lo que hizo esta última temporada baja”, opinó Walton. “El cambio en su cuerpo que tuvo. Es mucho más rápido, salta más alto, y puede hacerlo durante periodos de tiempo más largos ahora que lo que podía hacer el año pasado”.

La apuesta del entrenador de los Lakers por Randle como pivot suplente está pagando dividendos. Las tres mejores alineaciones del equipo esta temporada, en cuanto a diferencial positivo, tienen como punto en común al producto de Kentucky como el pivot nominal.

Por ejemplo, en 68 minutos junto a Jordan Clarkson, Corey Brewer, Josh Hart y Kyle Kuzma, los Lakers anotaron a razón de 106.7 puntos por cada 100 posesiones y permitieron 106.0, para una diferencia de +0.7.

Esos números crecen significativamente cuando comparte cancha con los titulares. En 52 minutos junto a Lonzo Ball, Kentavious Caldwell-Pope, Brandon Ingram y Kyle Kuzma, el equipo anotó 110.1 puntos por cada 100 posesiones y permitió 81.7, para un impresionante +28.4. Una alineación similar, con Clarkson en lugar de Kuzma y Randle aún como pivot tiene eficiencia neta de +18.0 en 24 minutos.

Esto ha llevado a Walton a sacarle minutos en los últimos partidos a Brook Lopez, sabiendo que Randle tiene el repertorio necesario de un pivot moderno en las alineaciones bajas que son cada vez más frecuentes en la NBA de hoy. Para poner en contexto, ambos jugadores ofrecen el mismo nivel de protección del canasto, ya que a los dos les disparan 58.6% en el aro, según NBA.com/Stats. La diferencia es la movilidad que ofrece Randle marcando en el perímetro antes jugadores más rápidos y ágiles.

Ante los Warriors, Randle brilló a la hora de intercambiar marcajes, luciéndose en jugadas fundamentales ante Stephen Curry y Kevin Durant en los instantes finales del cuarto periodo:

Walton quedó gratamente impresionado.

“Cumplió 23 años ayer”, señaló el entrenador, con la intención de no mostrar sorpresa ante la evolución de su pupilo. “Sigue mejorando en eso, al menos en el tiempo que yo lo he conocido, y quiere seguir mejorando. ¿Sigue cometiendo errores? Absolutamente, pero está al tanto de ellos e intenta jugar de la manera que le pedimos que juegue”.

Tanto aquí contra Jordan Bell, como en la jugada a continuación ante Bobby Portis de los Bulls, Randle se ubica como última línea de defensa, pero también con la capacidad para recuperarse desde el lado débil para proteger el aro:

Ni siquiera regreso de Larry Nance, Jr. ha afectado su importancia en la rotación. Al contrario, Randle promedia 29.0 minutos en sus últimos cinco partidos, en los que aportó 15.8 puntos, 6.2 rebotes y 2.4 asistencias, disparando un 58.2 por ciento en tiros de cancha.

“Sé que físicamente no hubiera sido capaz de jugar a ese nivel, pero sí tuvo pasajes el año pasado en los que tuvo esos juegos o esos momentos en los que estaba en toda la cancha”, explicó Walton. “Creo que está sucediendo más a menudo esta temporada por la condición (física) en la que está. La manera que empieza a ver el juego, a entender coberturas un poco más, y cosas de esa naturaleza, te hacen el juego más fácil para que no tengas que gastar energía tratando de descifrar todo eso”.

Defendiendo aclarados, a Randle le disparan 14/46 – con la segunda mayor cantidad de intentos tras Ryan Anderson. Ese 30.4 por ciento de efectividad permitido es el mejor en la NBA entre jugadores que han defendido al menos 30 de esos tiros.

En términos generales en defensa, los oponentes de Randle disparan un 40.9 por ciento en tiros de cancha (4.8 por ciento por debajo de sus promedios). Como punto de comparación, la temporada pasada la disparaban 50.0 por ciento (2.9 por ciento por encima de los promedios de sus rivales).

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

La última pieza del rompecabezas es la evolución emocional de Randle, un área en la que ha crecido considerablemente en los últimos tiempos. Ante los Warriors, el ala-pivot ingresó al final del primer cuarto y tuvo un comienzo auspicioso, con canastas consecutivas. Sin embargo, un par de pobres decisiones en tiros de media y larga distancia obligaron a Walton a sentarlo rápidamente en el segundo cuarto.

“Me encantó la manera que respondió”, reconoció Walton. “Me encantó la manera que comenzó. Lo que no me gustó fue como estaba jugando en esos minutos antes de que lo sacara. Sé que metió algunos puntos tempraneros y que se estaba sintiendo bien, pero tomar tiros en suspensión, sin pases en la posesión ante los Warriors, es la receta de un desastre. Incluso si mete el tiro, no es un buen tiro ante ciertos equipos, y ese era uno de ellos. Se lo dejé saber y cuando volvió fue fantástico”.

El resto de la noche fue historia. Randle terminó con 20 puntos en 9/13 en tiros de cancha, y lo más importante es que en los 31:10 con él sobre la pista los Lakers terminaron +11. Su reacción positiva al ‘castigo’ resultó un gran paso adelante.

“El año pasado no me hubiera hablado durante un par de semanas”, bromeó Walton. “Estaba enojado, algo que está totalmente bien. Animo a mis jugadores a jugar con pasión y emoción, y tienen permiso para estar enojados siempre y cuando lo mantengan bajo control y estén listos para jugar cuando regresen (a la cancha). Él lo estuvo, y recibe mucho crédito por eso”.

Artículos Recientes