Presentado Por

Kentavious Caldwell-Pope fue responsable de cuatro de los 14 triples de los Lakers en la victoria en Arizona.
(Ty Nowell/Lakers.com)

Lakers vuelven al triunfo con lluvia de triples en el desierto

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Un día se tenía que abrir el aro.

Los Lakers, el equipo con peor puntería en triples de la NBA, sacaron adelante un partido sumamente parejo gracias a una explosión ofensiva desde más allá del arco.

Con Kentavious Caldwell-Pope encendiendo la mecha y con Jordan Clarkson, Kyle Kuzma, y hasta Julius Randle sumándose a la fiesta, los laguneros cerraron la noche con 14 triples en 33 intentos, su mejor producción de la temporada en esa faceta.

Esto fue en esencia la diferencia ante unos Phoenix Suns que llevaron la delantera durante gran parte de la noche. Sin embargo, en un partido desprolijo en el que las pérdidas se multiplicaron, los Lakers lograron hacerse fuertes una vez más desde la defensa.

Los aportes de Andrew Bogut y Corey Brewer desde la banca fueron fundamentales, y el equipo logró hacer pie en el canasto propio lo suficiente hasta que sus propios tiros empezaron a caer. Al final, los Suns se quedaron en un 38.9 de cancha, con apenas 38 puntos en la pintura, 15 asistencias repartidas y 20 tiros libres intentados.

A post shared by Los Angeles Lakers (@lakers) on

Mientras tanto, Jordan Clarkson se encargó de mantenerlos a flote en ofensiva. El escolta anotó 25 puntos desde la banca y continúa en una curva ascendente en lo que va de la temporada. Él estuvo bien flanqueado en el ataque por Brook Lopez (tercer doble-doble de la temporada con 15 puntos y 10 rebotes) y el mencionado Caldwell-Pope, quien cerró con 15 tantos.

Kuzma también fue clave en el cuarto periodo, y terminó con 11 puntos y seis rebotes tras un comienzo deslucido. El novato se convirtió además en el quinto novato en la historia de la franquicia en llegar a los 200 puntos dentro de sus primeros 14 juegos.

En cuanto a lo colectivo, los Lakers se quedaron en solo 17 asistencias y sufrieron 16 pérdidas de balón, pero volvieron a demostrar su efectividad defendiendo el perímetro propio, dejando a los Suns en un 26.9 por ciento en triples.

De esta forma, los pupilos de Luke Walton cerraron su gira de carretera con un halago tras comenzarla con tres derrotas al hilo, y volverán a la cancha el miércoles por la noche ante Philadelphia 76ers en STAPLES Center.

A post shared by Lakers Scene (@lakersscene) on

Artículos Recientes