Shaquille O'Neal and Kobe Bryant
Kobe Bryant and Shaquille O'Neal greet each other before the Lakers play Golden State on Nov. 16, 2014.
(Andrew D. Bernstein/Getty Images)

Kobe y Shaq charlaron de su época juntos en Lakers

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

Ya han pasado 11 once años desde que Kobe Bryant y Shaquille O’Neal defendieran juntos por última vez la camiseta de los Lakers, y mucho ha sucedido entre ellos desde entonces. Pese a los encontronazos, ambos mantienen que se han mantenido en buenos términos.

Un claro indicio de esto es que Bryant se sumó al podcast del ex-centro "The Big Podcast With Shaq" el lunes para recordar aquella época y aclarar cualquier malentendido que tuvieron en su momento.

A continuación les dejamos algunas de las mejores frases de ambos:

O’Neal: [Presentando a su invitado de honor] Señoras y señores, el mejor Laker de todos los tiempos: el Sr. Kobe Bryant.

O’Neal: Creo que es buen momento para aclarar las cosas, porque como he dicho muchas veces, somos el dúo más enigmático, controversial, charlado y dominante. Solo quiero que la gente sepa que no odio. Hoy lo llamé una “pelea de trabajo”, eso es lo que tuvimos. Yo era joven, tú eras joven, pero de la manera que lo veo, ganamos tres de cuatro (campeonatos), así que no creo que mucho haya salido mal…tuvimos muchos desacuerdos. Tuvimos muchas discusiones, pero creo que nos impulsó. El otro día estaba pensando por qué Phil Jackson nunca se entrometió: él sabía que cuando tú decías algo de mí, yo me enojaría. Que cuando yo decía algo sobre ti, tú te enojarías. Nuevamente, funcionó”.

Bryant: Nuestros desacuerdos eran especiales porque nos decíamos las cosas a la cara. No íbamos por la espalda y teníamos que susurrárselo a los compañeros. Eso solo hubiera creado fricción y hubiera sido cancerígeno para el equipo. Cuando dices las cosas enfrente del otro, dices lo que piensas – uno acuerda en estar en desacuerdo, sigue adelante y de repente la integridad del equipo se preserva. Uno sale mejor de eso, porque te da envión, y pienso que eso nos catapultó, sobre todo para el segundo campeonato.

O’Neal: ¿Saben qué es gracioso? La última vez que jugamos fue en 2004. Estamos en 2015. Once años y siguen hablando de eso. Es gracioso, pero estoy aquí para decirte que no te odio.

O’Neal: Pasaste a Michael Jordan en puntos. Me dijiste (que lo harías) cuando tenías 18 años. Te dije “lo que digas, hermanito”. Pero lograste todo lo que dijiste que lograrías.

Bryant: Estoy entrenando y preparándome para la temporada. Estoy realmente emocionado. Esta es mi No. 20, y estoy cerca del final. Veinte años, es una locura. No podía imaginarme jugar 20 años en su momento.

Bryant: Solíamos literalmente alternar quién dominaría cada serie.

O’Neal: El (equipo) más divertido para mí fue el del primer campeonato (contra) Indiana en las Finales. Recuerdo que un partido me fui expulsado por faltas. Lo miré a Kobe y me dijo “No te preocupes, yo me encargo”. Salió, encestó un triple, cuatro tiros seguidos. Luego de ese partido fue cuando dije: “Este tipo es el mejor jugador del mundo”. Me dijo exactamente lo que iba a hacer. Pensé “Me expulsaron. Vamos a perder. Será mi culpa nuevamente”. Pero Kobe me miró y me dijo: “No te preocupes, yo me encargo”.

Bryant: Me acuerdo de un momento que fue importante para Shaq y para mí, cuando él tuvo un mal partido en Dallas y falló varios tiros libres al final. La mayoría de los jugadores se esconderían de eso. Buscarían culpar a alguien más. Lo que hizo Shaq fue loco. Entró al camerino y lo destrozó, porque estaba enojado con él mismo, y aceptó el hecho de que nos hizo perder el partido. No se escondió, y lo usó como motivación para ser mejor y llevarnos a ganar campeonatos. Eso es algo que me quedó grabado, porque pensé: “Ok, realmente le importa el equipo. No va a sentarse y esconderse”.

O’Neal: [Sobre el momento de la separación] El negocio se entrometió. Yo estaba envejeciendo y la gerencia me dijo: “Hey, te estás poniendo viejo. Sabemos que quieres esto, pero queremos darte esto otro”. Yo pensaba: “No estoy envejeciendo. No quiero eso”. Solo querían ir en una nueva dirección. Lo bueno del Dr. (Jerry) Buss es que te lo decía a la cara. El Dr. Buss me llamó y me dijo: “Esto es lo que vamos a hacer. Si no lo vas a aceptar, te vamos a canjear”. Siempre respeté al Dr. Buss por eso. No tengo problemas con la familia, porque así se hacen los negocios.

Bryant:Shaq me enseñó a liderar. Es incredible. Puedes ver ahora cómo es realmente amigable, y querible. Él te pone el brazo en el hombro. Siempre se preocupa por los muchachos y se asegura que estén bien. Eso lo aprendí de él, porque yo no era así.

O’Neal: Lo que aprendí de Kobe es que Kobe es alguien que cuando decía algo, lo iba a hacer. Desde los 18, él lo iba a hacer. Cuando llegamos a Los Ángeles, teníamos un equipo lleno de estrellas en ascenso, pero íbamos a Utah y Utah nos mataba todo el tiempo. Solo una persona quería tomar “el” tiro. Yo no quería tomar el tiro. Nadie quería tomar el tiro. Kobe tomó tres tiros y ni tocó la red. Ahí supe: “Este tipo no tiene miedo. Será el siguiente”. Sabía que cuando estuviera en problemas y no estuviera jugando bien, él se diría a sí mismo: “Shaq no está jugando bien, necesito elevar mi juego”. Es el único, además de Jordan, al que le he visto hacer eso.

Bryant:En el ’99 dos cosas pasaron. Creo que Shaq se dio cuenta que: “Este chico es muy competitivo, y está un poco loco”. Y yo me di cuenta que tenía un par de tornillos sueltos porque casi me pelea, y me iba a pelear con este hombre. Llegué a mi casa y me dije: “Debo ser el chico más tonto o el más corajudo en la faz de la tierra”.

O’Neal: Definitivamente no quería irme de L.A. Pero así debes hablar cuando estás en los negocios, especialmente cuando crees que tienes el control. Definitivamente garantizo que no me acuerdo de un montón de cosas que dije. Mucho se dijo con las emociones del momento.

Bryant: Cuando dices las cosas en el momento, realmente las crees. Pero luego vas creciendo, tienes más perspectiva y piensas: “Era un idiota de chico”. Para mí, lo más importante era tener la boca cerrada. No hacía falta llevar esas cosas a la prensa. Debes mantenerlo internamente. Teníamos nuestras discusiones y nuestros desacuerdos, pero creo que tener esos debates en la prensa fue algo que deberíamos haber evitado. Creo que creó un remolino como equipo, y la prensa le puso mucha presión a la organización. Aprendí muchas lecciones de este tipo, como dije antes, sobre liderazgo, comunidad y camaradería. Shaq era una bestia. Sonríe todo el tiempo. Está en la TV y en TNT y se ve su personalidad, pero este tipo es capaz de arrancarte el corazón. Eso es lo que más admiraba: que pudiera ser igual de cruel que yo en la cancha.

Bryant: [Sobre si piensa si hay otro Kobe en la NBA] No, soy de la vieja escuela. Hay ciertos jugadores con esa agresividad y mentalidad. Es difícil saberlo. Es una gerenación diferente. Yo crecí enfrentando a Michael y (Gary Payton) y todos esos asesinos de sangre fría, como John Stockton y todos ellos. Yo tenía esa mentalidad. Ya no se ve esa mentalidad en la liga en estos tiempos. Todos son amigos.

Bryant: [Sobre si la NBA es hoy una liga más blanda] Cien por ciento. Lo he dicho antes. Cuando jugamos en las Olimpiadas, allí es mucho más físico que en la NBA. La NBA solía ser la liga más dura del mundo, y ya no la es. No sé qué pasó con todos los jugadores de siete pies.

Bryant: Phil siempre se desquitaba con Robert [Horry].

Bryant: [Sobre si sería un buen ejecutivo] No me mires a mí. Despediría a alguien en un segundo. No hay chances.

Bryant: [Sobre su futuro] Voy a seguir construyendo esta compañía. Nuestro primer proyecto fue la película “Muse”, escribirla y producirla. Realmente disfruto de contar una historia que inspire a la gente y que vaya en contra de la línea normal de cómo se piensa que se puede conseguir algo. Cómo ayudarlos a alcanzar su máximo potencial. Eso realmente me intriga. Cómo unir las piezas del rompecabezas.

Bryant: [Sobre si se puso content cuando Shaq ganó el título en Miami] Honestamente sí, porque sabía que me iba a impulsar a ganar más. Siempre quise llegar adonde Magic (Johnson) y Michael estaban. Cuatro no era algo que estuviera en mi radar, pero me impulsó a querer aún más. Cuando llegué a cinco, no pude evitar (hacérselo saber a Shaq).

O’Neal: Kobe, solo quiero decirte que te quiero, hermano, y que te extraño. Disfruté los momentos que jugamos juntos. Ojalá hubieran podido ser siete campeonatos, pero pasó lo que pasó. Todavía somos el dúo más respetado y dominante en la historia de los Lakers, y sabemos que seguirán hablando de esto. Te quiero, hermano, y te extraño. Buena suerte este año.

Bryant: Gracias. Lo aprecio mucho, hermano.

Recent Stories on Lakers.com

Recent Videos

Related Content

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter