Kobe Bryant y LeBron James se miden en Los Ángeles
Kobe Bryant y LeBron James reeditaron su histórica batalla y ambos brillaron en la victoria de Cleveland Cavaliers sobre los Lakers.
(Andrew D. Bernstein/NBAE/Getty Images)

Lakers caen ante Cleveland a pesar de un Kobe histórico

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – Kobe Bryant y LeBron James tuvieron una nueva edición de su rivalidad, y ambos empujaron a sus equipos a lo que terminó siendo un auténtico partidazo.

El resultado final dirá que fue victoria de los Cleveland Cavaliers, pero los ganadores fueron los aficionados que tuvieron la chance de ver a dos de los mejores jugadores de la historia no solo compartiendo cancha, sino que a un nivel superlativo.

Bryant terminó con 19 puntos y 17 asistencias, estableciendo de esta forma una nueva marca histórica en su carrera NBA. El récord previo era de 15 asistencias, y lo había logrado en 2002, precisamente ante otro coloso del baloncesto mundial: Michael Jordan.

“Tiene un nivel extra y se concentra aún más cuando es contra alguien como LeBron”, aseguró Byron Scott. “Su propósito se va hasta las nubes”.

El problema para los Lakers fue que James también estuvo a la altura de la situación, y sus 32 puntos fueron vitales para provocarles una nueva derrota a los angelinos.

“Fue muy difícil”, explicó Scott. “Es probablemente el mejor en esta liga. Es un talento tremendo”.

Su dominio fue tal que incluso Bryant intentó marcarlo sobre el final del partido. Ese mano a mano fue apasionante, pero el tamaño y la agilidad de James (seis años menor) marcaron la diferencia. El astro estuvo además bien flanqueado por Kyrie Irving y Kevin Love, el segundo con una actuación memorable a pesar de jugar con fuertes dolores en la espalda. Al final, el peso de las estrellas de los visitantes inclinó la balanza a su favor.

Esto no quiere decir que no haya sido una noche positiva para los Lakers.

El equipo defendió aceptablemente, sobre todo en el perímetro. Cleveland disparó 9/31 en triples (29.0 por ciento) y solo consiguió 40 puntos en la pintura, básicamente el mismo número que acumuló Miami Heat en solo dos cuartos el martes por la noche.

Los Lakers además cuidaron el balón y lo movieron efectivamente, muchas veces demostrando un nivel muy alto de sofisticación en la ofensiva. Las 26 asistencias fueron un reflejo de la generosidad del equipo, apuntalada por un Bryant que se dedicó toda la noche a buscar los mejores tiros para sus compañeros.

Quizás el más beneficiado fue Jordan Hill, quien se ganó ese derecho con una noche descomunal con su tiro de media distancia. El centro estuvo imparable desde 18 pies y terminó la noche con 20 puntos.

Sin embargo, los Lakers se quedaron cortos por una de las mayores virtudes de los Cavaliers: las faltas. Cleveland solo cometió 15 faltas toda la noche, mientras que los Lakers cometieron 26 y les entregaron a sus oponentes la friolera de 36 tiros libres.

“El área que diría es que dispararon 36 tiros libres e hicimos demasiadas faltas defensivamente”, apuntó Scott.

Eso, y el talento de LeBron James, alcanzaron para arruinarle una noche especial a L.A.

Recent Stories on Lakers.com

Recent Videos

Related Content

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter