Kobe Bryant no pudo evitar la derrota ante Phoenix Suns.
Los 31 puntos de Kobe Bryant no alcanzaron para evitar la derrota de los Lakers, que cayeron por 119-99 el miércoles ante Phoenix Suns.
(Christian Petersen/Getty Images)

Lakers sufren el ritmo y precisión exterior de los Suns

by Rodrigo Azurmendi
Reportero en español

LOS ÁNGELES – A diferencia del cruce de pretemporada, los Phoenix Suns sacaron a relucir todo su repertorio y derrotaron abultadamente a Los Angeles Lakers.

El marcador de 109-99 reflejó la diferencia que se vio en la cancha, y la supremacía fue absoluta a excepción de una buena parte del segundo cuarto.

La realidad es que los Lakers no pudieron eliminar ninguna de las dos armas de los Suns: los triples y los ataques furibundos en transición.

Los dirigidos por Jeff Hornacek encestaron 16 triples a ritmo de 50 por ciento. Sin embargo, lo más preocupante fue que muchos de ellos llegaron sin marca, y con la defensa desordenada y desbalanceada. Los principios defensivos de Scott, los que deberían ser el ADN del equipo, brillaron por su ausencia durante la mayoría de la duela y los Lakers lo pagaron caro.

Por contrapartida, los Lakers solo intentaron 13 triples y encestaron cuatro.

“No tenemos tiradores de triples además de Wayne Ellington”, señaló el entrenador. “Jeremy [Lin] un poquito, pero no tenemos muchos tiradores. Ryan [Kelly] es uno de esos muchachos pero está afuera y Nick Young es otro. No tenemos una abundancia de tiradores”.

Algo similar sucedió en transición. Los Lakers fallaron demasiado en ataque, y cada tiro fallado le daba la oportunidad a Goran Dragic, Eric Bledsoe y compañía para correr, generar y anotar. Con los tiradores siempre abiertos, y la defensa de los Lakers mal parada, la diferencia comenzó a acrecentarse. Al final Phoenix acumuló 19 puntos de contragolpe, una marca que pudo haber sido mayor si no hubieran jugado a la mayoría del último parcial con mayoría de suplentes.

“Nuestra falta de falta de comunicación…estamos un paso lentos en todo”, reconoció Scott. “No estamos siendo lo suficientemente agresivos por periodos de tiempo. Lo hacemos por pasajes y luego regresamos a ser lánguidos y a estar contra las cuerdas. Debemos encontrar la forma de ser agresivos durante 48 minutos”.

Por el lado de los Lakers, los puntos para rescatar fueron pocos, pero existieron. Kobe Bryant mantuvo al equipo a flote durante la primera mitad, y cuando recibió un poco de ayuda en el segundo cuarto el partido se tornó parejo y entretenido.

El escolta finalizó con 31 puntos, su marca más alta desde que sufriera la lesión en el tendón de Aquiles. Además, disputó solo 28 minutos y perdió apenas dos balones, números alentadores ya que lo mantendrán fresco para los juegos del fin de semana. Las pérdidas son importantes porque reflejan que el astro está en buen nivel, a pesar de tener que llevar a cuestas una parte importante de la ofensiva.

“Creo que muestra que está bastante cerca de donde quiere estar”, opinó Scott.

Sus laderos el miércoles fueron Wayne Ellington y Ed Davis. Los dos partieron desde la banca, y Ellington aportó 13 puntos, seis de ellos en la remontada durante el segundo cuarto. Scott luego lo apartó, seguramente para llevarlo de a poco luego de la conmoción cerebral que sufrió en Las Vegas. Sin embargo, su tiro lo convierte en un arma útil, sobre todo para generar el espacio necesario para que otros de sus compañeros se luzcan.

Uno de ellos fue el mencionado Davis, que finalizó con 14 puntos y nueve rebotes, y volvió a mostrarse efectivo en ambos lados de la cancha. El ala-pivot disputó 33 minutos (lideró a los Lakers) y tuvo un +/- de +3.

Los Lakers ahora tienen marca de 0-2 y buscarán su primer triunfo cuando reciban a Los Angeles Clippers el viernes en STAPLES Center.

Recent Stories on Lakers.com

Recent Videos

Related Content

NEXT UP:

  • Facebook
  • Twitter